X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

división en el partido popular

Hartazgo del sector de Aparicio en el PP: rifirrafe de Cuartero y Bascuñana y adiós de Sofía Álvarez

29/03/2019 - 

ORIHUELA. La ciudad oriolana sigue sin candidato claro del Partido Popular para la Alcaldía en las elecciones locales de mayo. La pugna abierta para elegir candidato en Orihuela continúa a la espera de que el PP regional dé su veredicto y aclare si bien decide seguir la línea impuesta desde Génova y los casadistas, que apostarían por un nuevo mandato de Emilio Bascuñana, o bien siguen el criterio de Isabel Bonig y Eva Ortiz que estarían más cómodas con el candidato aupado por el PP provincial, Dámaso Aparicio

Las consecuencias de esta dilación en la elección del candidato a la Alcaldía intensifican los conflictos abiertos en el seno del PP oriolano. Es cierto que no es ninguna novedad, pero sí lo es la intensidad de las decisiones y de las discusiones en los últimos días entre los miembros populares de Orihuela. Tanto es así que la edil Sofía Álvarez anunció que no iría en las próximas listas de municipales mientras continúen las peleas en el PP. Aseguró que "mientras se mantengan estas luchas internas, mi decisión es no seguir en la lista local aunque seguiré como militante de mi partido si me lo permiten". No es un no tajante, pero sí probable.

Además, la edil Begoña Cuartero, en el Pleno ordinario de ayer, estalló contra Emilio Bascuñana y Francisco Sáez en uno de los puntos del día, la delegación de competencias para obras del instituto Espeñetas. Así, señaló al área de Contratación como responsable, desde el Ayuntamiento, de que los plazos del Plan Edificant se demoren. Este punto propició un rifirrafe dentro del propio equipo de Gobierno. Las tensiones internas del PP de Orihuela han pasado factura entre la coordinación de este plan y se escenificaron en el Pleno. La edil pidió, sobre todo, coordinación solidaridad y unión en las decisiones. 

Por su parte, la edil Sofía Álvarez, a pesar del malestar que no oculta, siempre ha querido estar al margen de las disputas internas, y en alguna ocasión ha mencionado el "ambiente insostenible" que envolvía su labor en el Ayuntamiento. Álvarez se encarga de las áreas de Turismo y Residentes Internacionales. Es además, vicesecretaria de Relaciones Institucionales del Partido Popular de Orihuela y pasó, en diciembre de 2018, a formar parte de la preparación de la precampaña electoral en el PP provincial como vocal de la comisión de coordinación electoral de este órgano con la dirección regional y el Grupo Popular de la Diputación. Álvarez es la única representante oriolana designada en un cargo tras la última junta directiva del Partido Popular provincial para poner a punto la precampaña electoral de cara a 2019.

Aún así, o precisamente por el desgaste, la edil anunció que no repetirá en las listas del PP oriolano, si supone compartir la lista entre afines a Bascuñana y Aparicio. Y es que, ese malestar ha traspasado el trabajo diario en sus áreas municipales y afirma que no podría soportar esa tensión por otro mandato. 


La edil oriolana asegura sentir "bochorno" por la lucha entre ambos sectores, una pelea que aún no consigue aclarar quién será el candidato a la Alcaldía, a falta de un par de meses para las elecciones locales. Lo único que podría frenar esta decisión, al parecer, es el cese de las pugnas. Algo que, casi probablemente no ocurra con las elecciones a las puertas de casa. 

Begoña Cuartero criticó ayer en el Pleno ordinario, el área de Contratación de Orihuela, de la que se encarga Francisco Sáez y la señalo como freno de los avances del Plan Edificant. El alcalde de Orihuela salió de inmediato a defender a Sáez, afín a Bascuñana, ante estas declaraciones. 

Ayer, en la sesión se debatía la propuesta de resolución para la delegación de competencias de la ampliación del instituto Espeñetas, cuyas obras deberían licitarse este año y acabar en 2021. Una delegación que, afirma pidieron en julio de 2018 y que ha llegado ahora a confirmarse. 

Así, tras las respuestas de los grupos de la oposición, criticando la dilación en el tiempo de estos planes, Cuartero sacó a relucir que el área de Contratación es un feno para este proceso y, literalmente, pidió al alcalde "si quieren delegarme las competencias de Contratación, alcalde, adelante, asumo las competencias para sacar también esto adelante"

Por alusiones, Bascuñana le contestó "tenemos que ser más serios, y muestro mi respeto al área de Contratación", a la vez que responsabilizaba al Consell de los retrasos. Sáez se defendió afirmando que el volumen de trabajo es muy grande en esa área, a la que llegan expedientes de todas las Concejalías "pero si esos expedientes están incompletos, no se pueden abrir, si no tiene toda la información legalmente requerida, no se puede hacer". También negó que "frenemos expedientes de ninguna área". 

Cuartero cerró el cruce de reproches asegurando que entendía el atasco del área de Contratación, pero que ella también ha sufrido ese atasco en Educación, pero han trabajado por sacarlo adelante. E insistió en que el freno llega en Contratación. Aquí reprendió a quienes en el área le contestan que no pueden hacer nada sin coordinación de áreas del Consistorio. "Esa coordinación la he pedido yo desde el principio y no hay unión entre áreas. Si a Contratación le hace falta personal técnico, a Educación también". Y pidió que las áreas sumen "para que los colegios públicos tengan la calidad que merecen. Hay colegios con obras de contratos menos que se podrían estar ejecutando ya. Desde mi área sé que trabajaremos porque así sea". 

Este desencuentro con respecto al Plan Edificant no es nuevo, y de hecho, Bascuñana ya sacó los colores a Cuartero en plena sesión ordinaria en verano de 2018 con respecto a Edificant. La edil se defendió del mismo modo, asegurando que su área trabajaba a pleno rendimiento, dentro de sus posibilidades. En este caso pidió más personal para poder llevar a cabo las labores con más agilidad. Cuartero, además, fue una de las ediles involucradas en el supuesto espionaje de una asesora de alcaldía de Orihuela a una conversación entre la edil popular y la portavoz del PSOE, Carolina Gracia. 

El malestar entre las partes es evidente, y el hartazgo llena el partido en muchos ámbitos. Quedan por ver en las próximas listas populares, cuáles son las consecuencias de este malestar interno y cuántas bajas, finalmente, se cobrará la pugna entre líderes. 

Noticias relacionadas

next