X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Las listas empiezan a quedar claras en el PP

García-Egea en Orihuela: Bascuñana, alcaldable y Aparicio a Diputación (pero no hay nada firmado)

5/03/2019 - 

ORIHUELA. Poco parece haber durado el órdago del PP de Orihuela, que el pasado viernes lanzó a Dámaso Aparicio como candidato a la Alcaldía frente al actual alcalde. El fin de semana de por medio al anuncio y la visita, este lunes, del secretario general del PP, Teodoro García-Egea, ha dejado claro que Emilio Bascuñana es el candidato a la Alcaldía y que Aparicio podría desempeñar un papel en la política provincial. Pero podría, porque nadie ha firmado nada. Lo único que ha reclamado García-Egea es unidad, unidad entorno a Bascuñana, y al PP. El resto está por ver.  

Ahora bien, García-Egea ha querido ser respetuoso con las formas y también ha dejado que es el comité regional quien debe ratificar a Bascuñana y la inclusión de Aparicio en la candidatura local. 

Si algo se dejó ver durante la visita de García-Egea a Orihuela fue la escenificación de una hipotética unión del partido. Hacía mucho tiempo que no aparecían juntos Bascuñana y Aparicio. Más bien al contrario, siempre intentaban huir de la foto uno cerca del otro, pero, en esta ocasión, el pegamento del PP a nivel nacional y la necesidad de concurrir con un partido fuerte a las elecciones ha propiciado y forzado la escena. Precisamente, "unión" fue una de las palabras más recurrentes tanto en la comparecencia a los medios en la sede del PP oriolano como en los actos posteriores, en el Casino de Orihuela, donde se produjo una reunión con el sector empresarial oriolano y, después, una comida con miembros del partido a nivel local, provincial y autonómico. 

El número dos de Pablo Casado, eso si, no quiso descuidar en ningún momento al sector de Aparicio y alabó su labor como presidente del PP local y su presencia en actos públicos, reuniones y eventos relacionados con Orihuela. Destacó su preocupación y trabajo por la ciudad en varias ocasiones. 

Y es que, la unión en Orihuela ha de trabajarse desde los cimientos y esperar que no se resquebraje por ningún lado. Parece que, a partir de ahora, ambos sectores están condenados a entenderse para llegar hasta mayo de manera fuerte. Al menos, deberán firmar una tregua temporal. 

Nunca coincidieron juntos Bascuñana ni Aparicio. En el acto del Casino de Orihuela, García-Egea se sentó al lado de Emilio Bascuñana, y Dámaso Aparicio tuvo a su derecha a César Sánchez, presidente de la Diputación, el que posiblemente sea su nuevo destino, y una persona alineada con Bascuñana y que le brindó apoyo explícito. En la sede del PP, también estuvieron alejados.

Una vez dentro del Casino, los representantes del sector empresarial realizaron varias preguntas a los líderes del PP local, provincial y nacional. Allí, surgieron, entre otras, cuestiones sobre los planes hidrológicos o la protección del sector agroalimentario y sus regantes. Por supuesto, también hubo espacio para que los presentes preguntaran por el futuro de la candidatura oriolana. Y allí García-Egea volvió a mostrar el respaldo a Bascuñana asegurando que, a pesar de que la práctica ideal del partido un candidato local debía cambiar tras cuatro años de mandato, el de Orihuela "es un caso diferente". 

Si bien Bascuñana se mostró algo serio y contenido durante los actos de bienvenida en la sala del Oriol y en el de la sede del PP, tras recibir varios espaldarazos públicos del número dos de Pablo Casado, se relajó y estuvo mucho más animado y públicamente contento. De hecho, las charlas entre García-Egea y Bascuñana eran constantes y las felicitaciones y saludos entusiastas de gran parte del sector empresarial, y, luego, de compañeros de partido, también. Desde el sector de Bascuñana, la alegría también era notable entre los ediles Rafael Almagro, Sabina Galindo o Mariola Rocamora. 

Algo más contenido estaba el sector de Dámaso Aparicio que, aunque presente en todos los actos y recibiendo también saludos de sus compañeros de partido, estuvo más al margen. Así lo dejó ver el propio Aparicio en el acto con el empresariado, donde estuvo menos participativo y las ediles Sofía Álvarez y Begoña Cuartero, algo separadas del núcleo protagonista del día.  Todo fue según lo previsto. Todos escucharon lo que quería escuchar, pero no hay nada firmado.

Noticias relacionadas

next