X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

desayuno informativo de century 21

Exclusividad, formación y tecnología, el futuro de un sector inmobiliario que crece al 14%

22/11/2018 - 

ALICANTE. La formación cada vez mayor y más específica de los agentes que intervienen en el mercado, una tendencia a la comercialización en exclusividad y las posibilidades que abre la tecnología para ahondar en las buenas prácticas son las tres grandes variables que definirán el futuro del sector inmobiliario en Alicante en el corto plazo. Así lo aseguran los expertos reunidos este lunes por la inmobiliaria Century 21 en un desayuno de trabajo donde se analizaron las perspectivas de un sector (el de la intermediación inmobiliaria) que, en los seis primeros meses del año, ha crecido un 14% en la provincia en número de transacciones.

En torno a la mesa, en la oficina de Century 21 en la calle Álvarez Sereix que regenta Adrián Barbudo (responsable de expansión e integración de la firma), se sentaban el master franquicia regional de Century 21, Manuel Pertusa (a su vez, director general de Grupo Mahersol), Jesús Martín, formador inmobiliario y presidente de la MLS (Multiple Listing Service o inmobiliarias que comparten información) de Alicante, y Jesualdo Ros, secretario general de la asociación de promotores alicantinos Provia. Los cuatro destacaron el buen momento del sector en Alicante, que crece por encima del 14% (23.256 transacciones en el primer semestre) cuando en España lo hace al 9,9% (datos hasta agosto). "Es el principal sector de la provincia, el turismo residencial mueve 6.000 millones al año", defendió Pertusa citando un estudio de Francisco Llopis, de Ineca, "diez veces más que el valor de las exportaciones del calzado".

A juicio de Pertusa, "la crisis sirvió como criba, y ahora los agentes que quedan se caracterizan por su compromiso, con la voluntad de dotar de valor al sector y apostar por las buenas prácticas. Hay que desestigmatizar la figura del promotor". En este sentido, Jesús Martín destacó que "vuelven a abrir muchas inmobiliarias, pero los que vienen buscando formación son los que llevan más tiempo, gente con más experiencia que tiene la visión cíclica del mercado". Es decir, los que sobrevivieron a la crisis muestran más interés por formarse en técnicas de intermediación que los que acaban de llegar al sector. Martín, cuya escuela está en la calle Ángel Lozano, destacó también que "va aumentando la tendencia a trabajar en exclusiva, aunque despacio". El experto defendió este sistema porque "implica un doble compromiso, del cliente hacia el agente y viceversa". Algo muy apreciado, señaló, por los compradores de segunda residencia que llegan directamente a la notaría desde Madrid o Asturias.

Actualización permanente del profesional

Pertusa, por su parte, recordó que "el 85% de las compraventas se refieren a vivienda de segunda mano", donde los agentes inmobiliarios tienen mayor protagonismo, por lo que "tienen que estar permanentemente actualizados, y formados. Esas inmobiliarias que surgen 'como setas' tienen fecha de caducidad". El responsable de Century 21 apostó también por establecer "una regulación, registros, unas bases mínimas que ayuden a dignificar la profesión", mientras advertía que "si el usuario cambia (en alusión a las nuevas tecnologías), el interlocutor tiene que cambiar con él". Barbudo, por su parte, añadió que "con el Blockchain se acabarán las sorpresas en la notaría: el comprador podrá saber cuántas veces se ha vendido una vivienda y a qué precio, y eso aporta transparencia y profesionalización".

Jesualdo Ros, que cerró la mesa, consideró que "en esencia, el profesional de la promoción inmobiliaria no ha cambiado, pero las formas sí". Sobre todo, porque en lugar de entidades financieras han empezado a trabajar con fondos de inversión, mientras que del otro lado "hay una demanda mucho más formada, que sabe buscar y comparar". Una demanda que, al mismo tiempo, "ha sido expulsada del mercado y mira hacia el alquiler o la compra de vivienda usada, porque en el fondo lo que todo el mundo quiere es comprar casa". Ros consideró que, en este nuevo escenario, los promotores pequeños tienen la opción de aliarse con los grandes players del sector, o especializarse en promociones de pequeño tamaño a las que estos no llegan.

Noticias relacionadas

next