X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

SALVA MOLL, VOZ Y GUITARRA DE OLIVIA

"En el disco los oyentes se van a encontrar con nosotros, pero más niños de lo que somos"

26/04/2019 - 

ALICANTE. La silueta de una mujer, un universo que brilla a través de puntos iluminados, peces que se adentran en él como raspas, un planeta azul e incluso un gato espacial. Aunque puedan parecer inconexos estos son los elementos que bucean en la portada de Principio de incertidumbre, el primer disco de los alicantinos Olivia (producido por Sonorama), un título que puede sonar "presuntuoso de más", opina el cantante y guitarrista del grupo, Salva Moll, "porque al fin y al cabo es creer que puede pasar cualquier cosa". Pese a que este trabajo constituye su primer LP (un álbum con mayor duración y mayor número de temas) la banda no es nueva en esto de crear contenido musical, ya que tres EP (una muestra breve de canciones) la respaldan. El grupo presentó el disco de manera oficial el jueves, 25 de abril, en el Soda Bar de Alicante, un proyecto por el que, a medida que se va acercando, se sienten "más nerviosos, más que nada por lo que opine la gente cercana, la gente que nos ha escuchado", confiesa Moll.

"Nosotros creemos mucho en este disco, es nuestro pequeño hijito", promete el alicantino, "y estamos emocionados de empezar a sentir ya lo que siente la gente". Unos sentimientos que exterioriza con la fecha del primer concierto y, por tanto, de presentación del disco casi agarrándoles las manos, ya que Murcia vivirá el 10 de mayo el arranque de una gira que afrontan con ilusión y con "muchas ganas de tocar las canciones nuevas, que todavía no se han preparado en un directo como tal", expresa el cantante. Corre, grita... ríe es el primer mordisco que los oyentes han podido saborear del nuevo trabajo de Olivia, un disco "muy completo, en el que hemos abierto el abanico", comenta. Y revela que no se trata de "una historia completa pero sí que existe una especie de retroceso, de mirada al pasado, sobre todo en historias que cuentan cómo empezó esto, porque somos amigos desde hace mucho tiempo y hemos vivido mucho juntos".

Es precisamente esta faceta de compañeros de vida la que el grupo pretende plasmar a través de algunas de las canciones, ya que "en el disco hay muchas historias que hemos vivido juntos", subraya el componente. Y es que parece que la variedad no va a faltar dentro del álbum y que el público "va a escuchar canciones muy diversas, muy sentimentales, muy nuestras, que tratan sobre nosotros y otras hablan sobre cosas más particulares", garantiza Moll. Un popurrí que desemboca en Principio de Incertidumbre, donde los oyentes "se van a encontrar con nosotros, pero un poco más niños de lo que somos ahora", revela.

La incertidumbre se ha instaurado como el eje rotatorio que da sentido al disco, pero esta sensación dubitativa ha traspasado las fronteras musicales para convertirse en el leitmotiv del proyecto completo: "A nosotros nos flipa lo que hacemos, pero tenemos esa ligera incertidumbre de cuando sacas un disco", explica el cantante, "porque a la gente le puede gustar mucho o no le puede gustar nada; no sabemos lo que puede ocurrir". Pero como la esperanza es el combustible de cualquier proyecto, "creemos que el álbum nos puede llevar a muchos sitios y nos gustaría que así fuese. Si llega, esa incertidumbre se resolverá de forma muy positiva y si no llega seguiremos haciendo discos", considera. Y añade que "la intención es seguir evolucionando".

Pero si la esperanza es el combustible, el trabajo constituye el vehículo para recorrer la autopista creativa. El trayecto de gestación del disco ha durado alrededor de seis o siete meses, según revela Moll, un tiempo récord "que refuerza muchísimo al grupo, sobre todo para el futuro, por haber sido capaces de sacarlo adelante en ese intervalo", se enorgullece el cantante y guitarrista. Si nos dan un mes más sacamos otro disco", bromea. Un proceso de creación que el músico tilda de "convulso, emotivo y duro", en el cual desarrollaron "unas 20 ideas para un LP que incluye la mitad de canciones", desvela. Pero, aunque intenso, el grupo también ha disfrutado de estos meses de composición: "nos encanta ese momento en el que sale una idea, que te entra el gusanillo por ese riff tan increíble, por esa melodía de voz tan genial o por esa secuencia de acordes tan bonita", recuerda.

Pese al estreno del disco en mayo, no será la primera vez en lo que va de año que Oliva salte en un escenario, porque ya actuaron en festivales sonados como el Elche Live Music Festival o en la fiesta de presentación del Spring Festival. "Hacer canciones es genial, supone un momento idílico, pero somos una banda de directo, de disfrutar y mostrar lo que somos encima de un escenario", considera el artista. Y apunta sobre el cada vez más numeroso panorama de festivales de la provincia de Alicante que "todo lo que se pueda promocionar nuestra tierra a nosotros nos encanta y los festivales lo consiguen".

Noticias relacionadas

MATERIAL FUNGIBLE

Todo lo que Ale-Hop ha borrado de nuestro mundo

Leila Guerriero comienza a conversar con el pianista en su departamento de Once, un barrio popular del centro de Buenos Aires. Y entre esas conversaciones, budines y pasteles, confidencias y maldades, se yergue un personaje fascinante, un geniecito de la música atrapado en el piso 12 de un edificio modernista, a espaldas de los teatros de la avenida Corrientes

next