se podría permitir según el caso, pero se priorizará al peatón

Elche perfila la ordenanza para la Corredora: plantea dejar las terrazas para calles adyacentes

16/01/2021 - 

ELCHE. A pesar de que la covid-19 vuelve a hacer acto de presencia en primera línea de la política local por la preocupante situación, sigue habiendo otros ámbitos pendientes que abordar por el Ejecutivo local. Entre ellos, el de la ordenación de la Corredora, ya peatonal, que ha sumado un nuevo comercio —Uniagua Gallego— y que en ciernes inaugurará otra Boutique de Café, el primero de hostelería, además de tener ya algún local en marcha para otro proyecto. En ese sentido, el bipartito está perfilando la ordenanza, que podría suponer desplazar las terrazas a calles adyacentes.

El departamento de Urbanismo y el de Aperturas están trabajando en un nuevo borrador de la ordenanza, algo que precisamente planteaban desde el seno del propio Ayuntamiento diversos técnicos, además de otros colectivos: pedían que se preservara la Corredora como espacio para peatones y que se cambie la ordenanza para asegurar que las terrazas no conviertan la céntrica vía en una calle Castaños de Alicante. 

Terrazas en vías que cruzan o plazas, aunque sin vetarlas en la propia Corredora

Sobre esta cuestión, el portavoz Héctor Díez apunta que se tendrá que buscar ese equilibrio, porque "no es lo mismo un local que pueda dar a la Plaça de Baix o a dos calles que uno que solo dé a la Corredora", es decir, dependerá de cada caso según el negocio interesado en instalarse, el qué encaje puedan tener nuevos locales en esta calle. Se está buscando una fórmula "para que no sea un atasco de terrazas, por lo que nos tendremos que apoyar en las calles trasversales, en las plazas a las que da la Corredora para favorecer esa actividad de cafetería, restauración u hostelería", relata el concejal. 

Se da la coyuntura de que hay puntos muy estrechos en los que instalar una terraza puede suponer problemas como los que se generan en la calle Hospital o Troneta, advierte el edil, por lo que la Corredora "tiene que ser el eje que distribuya a la ciudadanía en sus paseos al centro y que las zonas de hostelería se instalen en esas calles trasversales y plazas cercanas". No obstante, apunta que esto no tiene por qué significar que una determinada terraza no pueda instalarse en la misma calle, "pero según la idoneidad del local, de forma que no impida el tránsito peatonal".

Así que aunque el borrador no es definitivo, en principio se van a limitar las terrazas de la hostelería en la Corredora, que no prohibir, y en la medida de lo posible se destinarán a las calles transversales que la atraviesan. Desde el equipo de gobierno se ha estado tratando el tema desde la vuelta de la vacaciones para encajar la promoción de actividad económica y la ordenación del espacio público. Sobre todo visto el éxito de los paseos durante las fiestas los fines de semana, cosa que habrá que ver si sigue tras la Navidad. En cualquier caso, "lo que queremos es hacer compatibles ambas cuestiones", explica el portavoz, quien añade que "desde luego lo que no puede ser es que la Corredora se convierta en un eje saturado de terrazas que impida ese tránsito peatonal que hemos visto en los últimos días". 

Inconveniente: son la restauración o franquicias importantes las que pueden asumir los alquileres

Además hay que tener en cuenta un hándicap que apuntaba el edil; es complicado que los negocios que se abran no estén relacionados con la hostelería o la restauración, ya que salvo que se hable de comercios franquicia, son quienes mejor pueden soportar los elevados alquileres de la calle. Al tiempo, se tiene que cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo de la distancia con las fachadas para favorecer la accesibilidad, guardando una distancia de 1,8 metros al menos entre edificio y mesa de terraza.

Noticias relacionadas

next
x