X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la empresa de la familia cebrián busca reducir tamaño para ser rentable

¿El 'socio' textil de Hawkers le marca el camino? El Ganso recompra la empresa y cierra tiendas

5/02/2019 - 

ALICANTE. La empresa ilicitana de gafas de sol Hawkers, nacida en internet y que creció exponencialmente en sus dos primeros años de vida (entre 2014 y 2015), se ha lanzado con denuedo a su conversión en una enseña de moda 'física', con casi medio centenar de aperturas de tiendas en el último año. El objetivo, como contó este diario en noviembre, es alcanzar un 50% de ventas físicas en el horizonte 2022. El crecimiento de Hawkers, sin embargo, ha ido acompañado de una alarmante pérdida de la rentabilidad inicial.

En 2016, la firma fundada por los hermanos Álex y David Moreno (el primero la ha abandonado para crear Neon Coco) junto a sus compañeros de universidad Iñaki Soriano (también fuera, ahora al frente de un equipo de eSports) y Pablo Sánchez dio el siguiente paso de toda startup de manual que empieza a dar beneficios: una fuerte ronda de financiación para crecer más rápido. El fondo que protagonizó la mayor ronda de financiación europea de una startup hasta la fecha fue O'Hara Financial, liderado por el empresario venezolano afincado en España Alejandro Betancourt, hoy accionista de referencia y presidente del grupo. A los 50 millones iniciales se añadieron otros 20 hace un año.

El veloz crecimiento de Hawkers ha llevado por contra a la empresa a números rojos, dada la importante inversión que se ha realizado en la apertura de las citadas tiendas (al margen de su habitual inversión publicitaria en las redes sociales). En 2015 ganó un millón con una facturación de 21,5 millones, pero en 2016, pese a elevar las ventas hasta 31 millones, entró en pérdidas de 4 millones. Las cuentas de 2017 aún no se conocen, pero dos de sus fundadores admitían en noviembre en conversación con Alicante Plaza que volverían a dar números rojos. "Estamos realizando una inversión brutal para abrir 46 tiendas en solo un año, es un salto enorme".

La apuesta de Hawkers, pese a todo, sigue siendo crecer y abrir. Para ello han fichado como CEO (para relevar a Álex Moreno) al experto en retail Nacho Puig, quien prevé ahondar en la apuesta por aperturas internacionales, según explicó la empresa al anunciar el nombramiento. Sin embargo, otras empresas que han realizado el mismo camino que Hawkers con unos años de antelación están ahora recorriendo el camino inverso: es el caso de El Ganso, la firma madrileña de moda fundada por la familia Cebrián que en 2015 vendió la mitad de la empresa al fondo de Louis Vuitton para financiar su crecimiento.

Pablo Sánchez y David Moreno, con el abogado de Hawkers en el centro, en ULab el pasado noviembre

l Ganso, curiosamente, es el 'socio' textil de Hawkers para determinadas colecciones, y quizá podría estar marcándole el camino a seguir: tras años en números rojos, la familia fundadora ha optado por recomprar el 49% de la empresa en manos del fondo L Catterton (actualmente, máximo accionista de la cadena de hamburgueserías gourmet Goiko Grill) y, ahora, se dipone a reducir su tamaño para volver a la rentabilidad. Para ello, ha buscado el asesoramiento de Ernst & Young (EY) para diseñar un plan de optimización de costes. La firma, que tiene más de 170 puntos de venta, apostará por cerrar los menos rentables.

La firma de moda tiene a sus espaldas un camino similar al de Hawkers, aunque nació con varios años de antelación. El crecimiento exponencial llegó a partir de 2010, con crecimientos de dos dígitos anuales en la facturación. Hasta que en 2015 entró L Catterton, y al año siguiente arrojaron unos números rojos similares a los de la firma ilicitana en su primer ejercicio como propiedad de O'Hara: 4 millones de pérdidas. Tras estancarse en las ventas hace un año, la familia Cebrián optó por recuperar el control de la empresa y adelgazar: de momento ha cerrado sus tiendas en Amberes, Ámsterdam, Niza y Toulouse, y va a hacer lo mismo en Milán.

La empresa de gafas de sol, al menos de momento, sigue el camino contrario: acaba de abrir su segunda tienda en Italia (en Fidenza) tras inaugurar su presencia con una flagship en Roma; y ha hecho lo propio en Portugal con un punto de venta en un centro comercial de Oporto, tras la flagship de Lisboa inaugurada en julio del pasado año. En España, la última apertura ha sido la de una pop up store en el centro comercial Río Shopping, en Valladolid. ¿Se acerca el momento de que Hawkers empiece a mirarse en el espejo de El Ganso?

Noticias relacionadas

next
x