X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

rechazo a la moción de guanyar

El PP de Alicante se enroca frente al mandato del Consell y mantiene las 2.300 casas de Pino y Ruaya

31/01/2019 - 

ALICANTE. El Ayuntamiento de Alicante mantendrá su posición respecto al sector de Pino y Ruaya (la gran bolsa de suelo por desarrollar entre Vistahermosa y Santa Faz), ya aprobada en el pleno de octubre, pese al requerimiento formulado por la Dirección General de Ordenación del Territorio en diciembre y pese a la moción presentada por Guanyar en el pleno ordinario de este jueves, que ha quedado rechazada. 

La iniciativa ha contado con el voto en contra de los 8 ediles del equipo de Gobierno del PP, los 5 concejales de Ciudadanos (Cs) y el de la edil no adscrita Nerea Belmonte. Guanyar y Compromís (8 regidores, en total) han votado a favor, mientras que el PSOE y el segundo edil no adscrito, Fernando Sepulcre, se han abstenido.     

Con la citada propuesta, la plataforma electoral que lidera Esquerra Unida (EU) pretendía forzar al equipo de Gobierno, del PP, a acatar la corrección dictada por la Generalitat, a la vista del informe en el que se advertía de que el Ayuntamiento se había excedido en sus competencias urbanísticas al asignar parámetros urbanísticos concretos a ese sector, no previstos en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJCV) de 1992 a la que, a priori, se pretendía dar cumplimiento. 

En concreto, el acuerdo de la polémica (aprobado en octubre) daba ese fallo por ejecutado al reconocer a las 40 hectáreas de ese sector el carácter de suelo urbanizable no programado. Además, en su ficha urbanística se le asignaba la condición de residencial con una edificabilidad máxima de 50 viviendas por hectárea (es decir un máximo de 2.350 viviendas) en función de los parámetros que rigen en sectores colindantes, como el PAU 3. Entonces, el propio alcalde, Luis Barcala, defendió que esos parámetros tenían solamente un valor orientativo, ya que debían plasmarse, después, a través de una modificación del PGOU. 

En la defensa de la propuesta, el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, ha insistido en que el requerimiento del Consell tilda el acuerdo municipal de irregular y ha recordado que uno de los propietarios del suelo es el controvertido promotor Enrique Ortiz, "presunto corruptor del caso Brugal". "Esto nos recuerda al urbanismo de promotor, a la carta, de tiempos pasados", ha insistido. 

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, por su parte, ha insistido en que el requerimiento del Consell es muy claro y ha vuelto a instar al PP a coordinarse con la Generalitat "porque no es cierto que exista unanimidad entre los técnicos municipales al respecto".

La líder de Ciudadanos (Cs), Yaneth Giraldo, ha señalado que su grupo validó el acuerdo tras las explicaciones de los técnicos municipales y ha instado a Pavón a dejar trabajar a los funcionarios.

La portavoz del PSOE, Eva Montesinos, ha señalado que su posición sería la de no bloquear el acuerdo de ejecución de sentencia, con una abstención. 

Su homóloga del PP y edil de Urbanismo, Mari Carmen De España, ha defendido el acuerdo como estricto cumplimiento de la sentencia, en función de los informes de los técnicos municipales, y ha señalado que con esta moción "parece que el señor Pavón aborda una de las cruzadas electorales que nos espera hasta el final del mandato".

Noticias relacionadas

next
x