Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el paro registrado alcanza las 186.100 personas en la provincia de alicante

El paro que deja la covid en 2020: un 25% más de parados, 16.600 afiliados menos y 23.300 en ERTE

6/01/2021 - 

ALICANTE. La pandemia del coronavirus y las sucesivas restricciones adoptadas para frenar la expansión de la covid-19 han golpeado duramente al tejido productivo de la provincia de Alicante y, en consecuencia, a su mercado laboral. Si bien en la segunda mitad del año se ha recuperado algo del terreno perdido en el segundo trimestre, la tendencia se ha vuelto a romper en los dos últimos meses y ni la socorrida campaña navideña puede camuflar los datos. Alicante despidió 2020 con un 25% más de paro que un año antes, más de 186.100 personas.

La línea ascendente no se traza solo respecto al dato interanual, también en la comparativa intermensual diciembre fue un mes nefasto para el empleo en la provincia, con casi 1.500 parados más. Todos los sectores sin excepción han destruido empleo en el último mes del año, aunque los que se llevan la peor parte son los servicios (el sector más afectado por la limitación de la movilidad y las restricciones horarias y de aforo), con 496 parados más hasta 124.257; y la construcción, que venía manteniendo el tipo, con 480 parados más en diciembre, hasta los 16.407. La industria sumó 238 parados (24.079) y la agricultura otros 242 (7.060 al cierre del año).

Como destacó el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca) tras conocer los datos, "la provincia de Alicante registra en diciembre 186.109 personas desempleadas, lo que supone el 4,79 del total nacional, que suma 3.888.137 personas. El incremento respecto a diciembre de 2019 es de 38.036 personas, un aumento del 25,69%, por encima del dato nacional que es del 22,90%". Este dato, según destaca Ineca, "supone 1.491 desempleados más con respecto a noviembre en la provincia. Pese a que en diciembre suelen mejorar los datos de paro por el efecto Navidad, este año la covid-19 ha roto esta tendencia".

El paro registrado no es la única variable que evidencia el impacto de la pandemia en el tejido económico de la provincia. También se refleja en el número de afiliados, pese a la tendencia moderadamente positiva de los últimos meses. Así, al cierre de diciembre había en la provincia 647.592 personas afiliadas a la Seguridad Social, lo que supone 16.657 afiliados menos que hace un año (un descenso del 2,5%). El Régimen General contaba con 510.942 afiliados, 18.100 menos que un año antes. Por contra, el número de autónomos crece: diciembre finalizó con 134.260 trabajadores por cuenta propia, 1.554 más que en 2019. Una tendencia que, como advierte Ineca, puede esconder una apuesta por el autoempleo ante la falta de oportunidades, por lo que el incremento debe considerarse positivo pero con matices.

La cifra de afiliados es aún más preocupante si se tiene en cuenta que un buen número de ellos sigue figurando como trabajador pero en realidad está en casa, dado que ha sido incluido en alguno de los ERTE aprobados en la provincia por causa de la pandemia y aún no ha sido reincorporado. En este sentido, los datos publicados este martes por el Ministerio de Seguridad Social reflejan que en la provincia de Alicante había el 31 de diciembre 23.366 personas en ERTE (11.512 hombres y 11.854 mujeres). Es decir, el 3,6% de las personas que figuran como afiliadas a la Seguridad Social en estos momentos. Este dato, con todo, llegó a ser del doble en los peores momentos de la primera ola de la pandemia, el pasado mes de abril.

Valoración de patronal y sindicatos

El sindicato CCOO considera que "la evolución del desempleo nos sigue mostrando que se mantienen los principales problemas del mercado productivo alicantino: precariedad, estacionalidad, abuso de la temporalidad, economía sumergida, predomino, casi monocultivo, del sector servicios, mayor afectación del paro y la precariedad a las mujeres, incumplimiento de la prevención de riesgos laborales… Así, es prioritario contener la pandemia de forma contundente, hasta que eso no ocurra, va a ser muy difícil recuperar la actividad económica; a partir de ahí, hay que incidir en la reforma del mercado laboral que acabe con la precariedad, genere empleo estable y deje atrás los problemas crónicos del sistema productivo".

Desde UGT, por su parte, consideran que "los datos de paro y afiliación confirman, una vez más, la absoluta dependencia de la actividad y el empleo de la evolución de la pandemia, por tanto, hablar de empleo supone garantizar en primer lugar la salud de la población y acelerar el proceso de vacunación que acaba de iniciarse". Por este motivo, pide al Gobierno que prorrogue el actual acuerdo de los ERTE, que termina el 31 de enero. "Consideramos que es imprescindible alcanzar una nueva prorroga", al tiempo que "se debe acometer, de manera urgente la derogación de la reforma laboral de 2012, como paso previo para construir a un nuevo marco laboral más equilibrado y eficiente".

Por su parte, desde la patronal, CEV, destacan que "como en los meses anteriores, los datos correspondientes al mes de diciembre no pueden ser comparados ni interpretados bajo criterios y estándares de normalidad, debido a las particularidades por las que está atravesando la economía y el mercado de trabajo, así como a las inestables e imprevistas consecuencias de la crisis sanitaria". Los datos de diciembre, a juicio de los empresarios, "confirman la aproximación de una tercera ola y una nueva embestida del coronavirus a la economía, con incrementos del paro en todos los sectores y provincias a excepción de Castellón". También lamentan que "la Comunitat Valenciana es la tercera comunidad autónoma con mayor incremento mensual del paro en términos absolutos, por detrás de Cataluña y Castilla y León".

Noticias relacionadas

next
x