solo la urbanización costará unos 40 millones de euros

El nuevo sector de Elche Parque Empresarial podría tardar entre 3 y 5 años en cubrir la demanda de firmas

18/04/2021 - 

ELCHE. Hace unos días se hacía pública toda la información remitida por parte del Ayuntamiento a la conselleria de Política Territorial para que diera el visto bueno a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para poder seguir con los trámites de ampliación de Elche Parque Empresarial. Y poder impulsar la urbanización. En la misma, además de los seis documentos e informes que tiene que volver a presentar, como adelantó este medio, figuran otros datos, como que una vez todo listo, se calcula que el nuevo enclave podría tardar entre 3 y 5 años en cubrir toda la demanda existente de suelo. Es decir, en que se instalen al completo las potenciales empresas.

Todo enmarcado en unos días en los que la ampliación vuelve a estar en el candelero. Por una parte, por este expediente que se ha remitido a la Generalitat, o que el Partido Popular ha exigido más celeridad para estos trámites, ya que como se conocía desde finales de 2020, se tendrán que presentar otra vez trámites que a priori tenían luz verde dentro de los documentos sectoriales presentados por Pimesa. De hecho por eso se obtuvo la Declaración Ambiental y Territorial Estratégica (Date). 

La demanda de suelo prevista 

En el extenso informe presentado desde el ámbito paisajístico, acústico o patrimonial, redactado a estos respectos desde hace años —porque lo que más ha tardado ha sido el pronunciamiento de las administraciones afectadas—, figuran también los económicos. En este sentido, Idom, la firma que se ha encargado de este amplio estudio, estimó en marzo de 2020 que en un escenario normalizado de recuperación económica la demanda para implantarse en el Parque Empresarial de Elche se sitúa entre 50.000 y 60.000 m² de techo industrial anuales

Apuntan que partiendo de la premisa de que existe la clara voluntad de implantación de grandes empresas que demandan la oferta de parcelas versátiles de gran tamaño, capaces de albergar usos logísticos —así lo han manifestado al Ayuntamiento—, estos altos tramos de edificación son plausibles. Y al no existir en la actualidad otros ámbitos distintos dentro del municipio donde poder satisfacer esa demanda de parcelas industriales de gran tamaño, a efectos de cálculo, este sector E-49 será el único que podrá servir de salida al 100% de la demanda anual prevista de nuevo suelo industrial.

Más de 305.000 metros cuadrados para compañías y 1.526 empleos en el quinto año

Así que se prevé que los 305.339,92 m² de techo edificable —el resto de los metros son de zonas verdes, viales, etc.— que se podrán construir en el polígono necesitarán un plazo de 5 años para su desarrollo completo. Lo que paralelamente supondría llegar al quinto año a los 1.007 nuevos vehículos diarios —muchos, y poco aparcamiento, y poco y deficiente transporte público como revela el PMUS— y un total de 1.526 nuevos empleos, a razón de unos 300 por año. Por otra parte, en un hipotético escenario expansivo en el que pudiera producirse la inmediata implantación de empresas que necesitan parcelas de una gran superficie, partiendo de ese crecimiento y una demanda que doble la normalizada, es decir, 100.000 m² de techo industrial al año, los 305.339,92 metros cuadrados podrían completarse en tres años. 

En cualquier caso, todo este escenario entra en juego a partir del final de la urbanización y la obra necesaria. Algo que se podrá empezar cuando finalicen los trámites ahora pendientes y se pueda aprobar la modificación del Plan General para incluir el nuevo sector E-49 en Torrellano. Entonces ya se podrán licitar obras de urbanización y ejecución. Como ha venido contando este medio, queda un largo trámite por la burocracia entre administraciones, pliegos, licitaciones y ejecuciones.

Casi 40 millones de euros para urbanizar y un saldo fiscal positivo de 2,8 millones el quinto año

Precisamente el coste de urbanización se ha calculado que tendrá un coste de 39.371.583,38 euros. Después, como actualmente, cada compañía interesada en implantarse irá adquiriendo las parcelas para implantarse. Entre los números que se manejan, teniendo en cuenta que con la futura reparcelación no se sabe a ciencia cierta aún cuánto terreno puede resultar de propiedad municipal, lo que es un hándicap para calcular posibles ingresos del IBI, se hace una estimación a partir del primer año. Como con la hipotética implantación de empresas, con un escenario normalizado a cinco años vista y de forma acumulada, se podrían ingresar hasta 3,8 millones de euros el quinto año, a raíz de impuestos como el IBI, el IAE, el ICIO u otros. Y con unos gastos por mantenimiento y otros de un millón, el saldo fiscal del quinto año sería de 2,8 millones —el primero de 932.000 euros, por ejemplo—. 

En cuanto al escenario expansivo, a tres años vista, se estima que el tercer año se podrían ingresar anualmente por impuestos 4,1 millones de euros, menos el millón aproximado de gastos, arrojaría un saldo fiscal positivo de 3,1 millones. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que son datos que coger entre algodones al tratarse de estimaciones, y de ahí a la realidad puede haber un trecho. Máxime teniendo en cuenta la pandemia que ha afectado a todos los sectores, también a los implantados en el propio enclave de Torrellano, si bien es cierto que otros como la logística siguen sondeando espacios en muchos puntos geográficos, entre ellos, el Parque Empresarial. 

Así será el nuevo sector

En cuanto a la propia ampliación, tendrá lugar al noreste del enclave, limitando al norte con la A-70, al sur con la carretera de la Generalitat CV-86, al este por el Camí de Les Salades y al oeste por suelo No Urbanizable Común de uso agrario. Será de 569.260,02 metros cuadrados; de ellos, 305.339 corresponden a los edificios (incluyendo industria y terciario), 69.458,72 de zonas verdes, 70.012,34 de zonas verdes no computables, 136.283,71 de viales y aparcamientos y 17.240,93 de equipamiento. 

La zona propuesta para la ampliación tendría una gran manzana central, de forma que se evitaría que fueran directamente visibles desde las carreteras CV-86 y A-70, gracias a la disposición de manzanas edificables en dichos frentes así como zonas verdes y dotaciones en los extremos este y oeste de las mismas. Ofrece así mismo posibilidad de materializar manzanas de diferentes tamaños (pequeña, mediana y grande) que permitieran disponer de una oferta versátil en el ámbito, adaptándose a las necesidades que pueda generar el uso industrial. Plantea también generar dos amplias zonas verdes (de 5,2 has de superficie acumulada). El acceso principal se produciría desde la rotonda de la carretera CV-86 que también da acceso actualmente al Parque Empresarial en la Calle Severo Ochoa.

Noticias relacionadas

next
x