X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

junto a otro concejal y con un grupo de afiliados

El líder de Cs Elche abandona el partido a dos meses de las elecciones acusado de pagos irregulares 

28/03/2019 - 

ELCHE. La tensión interna en Ciudadanos ha acabado por dinamitar a la formación ilicitana. Si bien conforme se han ido acercando los tiempos electorales, con rumores, filtraciones y comentarios fuera de lugar en las redes, los humos no han hecho más que calentarse y el asunto ha acabado de la forma más abrupta posible: con el abandono del partido de David Caballero y su mano derecha, el concejal Juan Antonio Sempere. Además, junto a ellos y en una rueda de prensa sin preguntas, les acompañaron una treintena de afiliados y afiliadas que también se van a dar de baja de la organización. El 75% de los integrantes, según Caballero. El motivo, una denuncia interna realizada por Eva Crisol respecto a una campaña comunicativa que según ella fue irregular, algo que rechaza Caballero.

Una campaña de comunicación con supuestos pagos irregulares

La denuncia fue puesta por Crisol el lunes por la mañana, y al día siguiente supo que se aceptaría a trámite, algo que lamenta el ya exportavoz David Caballero, que no entiende cómo se ha admitido, al señalar que se hizo todo correctamente. De hecho, a raíz de que el Comité de Valores y Garantías haya admitido la misma, él y su núcleo duro explican que han perdido la confianza en el partido ya que "se está primando el nepotismo, los buscasillones y el enchufismo", en clara referencia a Eva Crisol y a Luis Crisol, su padre y responsable de Organización provincial. Una denuncia que según critica, se ha admitido para que la concejala tenga vía libre para liderar la lista local. 

El embrollo viene por una campaña de comunicación de Ciudadanos realizada el año pasado en los autobuses municipales. Se trata de una factura que está entre los 300 y los 400 euros que según defienden los afines a Crisol, se hizo con dinero de los afiliados, ya que se les pidió a varios dinero para poder sufragar la campaña, pero critican que no saben qué se ha hecho con su dinero, ya que Caballero defiende que la factura se pagó con recursos del grupo municipal. Por lo tanto, no se sabe qué se hizo con esas cantidades, ya que el exportavoz no quiso enseñar las facturas en las gestoras de barrio —algo que se le pidió varias veces—, aludiendo a que es una cuestión de Finanzas. Hace unos días, este medio habló con el secretario de Acción Institucional a nivel autonómico, Jesús Gimeno —el máximo valedor de Caballero—, quien señaló que el pago se había hecho correctamente con dinero municipal y tenía la aprobación de la tesorería, por lo que no tenía por qué enseñarse.

Sin embargo, las facturas no se han enseñado en Elche, lo que genera suspicacias entre parte de la afiliación. En cualquier caso, tanto Caballero como Crisol apuntan que darán sendas ruedas de prensa —con preguntas— la semana que viene para mostrar sus pruebas. Con todo, la cuestión de esta campaña de comunicación ya era conocida y ha sido un tema recurrente para pedir cuentas. Sin embargo, se ha puesto la denuncia ahora, en la semana clave para la candidatura local. El martes se admitió a trámite la misma, y el mismo martes la Comisión Electoral hizo una propuesta al Comité Autonómico, en la que se apostaba por Eva Crisol como alcaldable, algo que se tendrá que ratificar la semana que viene en Madrid. Un día después, Caballero y Sempere anuncian que se van del partido por la desconfianza en él, junto a unas 60 personas de un total de 90 afiliados. Pero desde la otra facción señalan que no son tantas las que se van.

Los precedentes 

Asimismo, aunque este asunto ha sido el detonante, la situación de malestar con Caballero viene de tiempo atrás, cuando en diciembre cesó unilateralmente a su jefe de prensa, Miguel Molina, algo que irritó a la dirección. Y cuya película continuó por Twitter con una afín a Caballero. La situación ya mostraba entonces el voltaje a nivel interno. De hecho, según Caballero los problemas llegan desde marzo de 2018, acusando a Luis Crisol de segregar a la formación a nivel interno, con las tres gestoras de zona, lo que a su juicio sacó al partido de la calle y que fue una estratagema para erosionar su liderazgo. Sin embargo, Eva Crisol sostiene que fue la secretaría de Organización a nivel nacional la que decidió dividir los municipios grandes como Murcia o Castellón con pequeñas agrupaciones para reactivar la afiliación. "Cada agrupación trabaja en su barrio para reactivar el partido". 

En cualquier caso, Crisol también rechaza las acusaciones de nepotismo y la supuesta influencia de su padre a la que alude Caballero, apuntando que "es un comentario bastante machista" y defendiendo que está por méritos propios, apelando a que es la representante del partido en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, está en el Grupo de Igualdad a nivel autonómico y es la representante de la comarca de Relaciones Institucionales. Además, incide en que está en el partido antes que su propio padre o que Caballero, y que ya estaba en la lista de las europeas en 2013.

Pugna por el poder de la agrupación

Sobre las cifras de afiliación, Crisol también disiente con su excompañero. Dice que ahora hay unos 130 afiliados y que había sobre 90 antes de las gestoras. Además, sobre las duras declaraciones en la rueda de prensa del miércoles, la presumible futura alcaldable indica que Caballero dio directrices a su núcleo duro, que cada uno tenía que afiliar a varias personas para que en el momento que hubiera que votar las Ejecutivas de las nuevas gestoras, pudieran controlar a cada Ejecutiva de gestora. De ahí vendrían supuestamente los nuevos afiliados. Quienes aún siguen en la organización esperan que ahora vuelvan los afiliados que se fueron a inicios de legislatura desencantados. 

Por su parte, Caballero agradeció a la afiliación su dedicación durante estos seis años, hablando ya en pasado tras el "acto deleznable de ayer, el cual es el paradigma de la perversión política", en referencia a la separación de la agrupación por gestoras, de las que señaló que están prorrogadas y fuera de plazos según los estatutos al superar los seis meses de duración. Además, denunció que sus afines estaban coartados en estas gestoras al opinar sobre los concejales. Y que han frenado la marcha de muchos afiliados.

Posibles escenarios

En definitiva, ambas partes culpan a la otra de la marcha de afiliados, ambas defienden que tienen razón y que presentarán pruebas. Hasta el momento, ninguna se ha aportado, y según denuncian los afines a Crisol, la factura que muestra que la campaña se pagó con dinero municipal no se ha enseñado, lo que plantea dónde está el dinero que aportaron los afiliados de su bolsillo. Caballero defiende que el partido autorizó el pago y que se presentaron todas sus pruebas. De ahí su desconfianza ante el aparato. 

Tras el inesperado final, a un mes de las elecciones nacionales y autonómicas y a dos de las locales, queda por ver si renuncian a las actas de concejales o si no las entregan y siguen como ediles independientes. De momento, la dirección autonómica ya les ha requerido que las entreguen de acuerdo a su código de buenas prácticas. Mientras se dilucida la situación, estará por ver cómo afecta esto a la candidatura resultante de Ciudadanos, qué fuerza tendrá, y si este estallido interno será beneficioso para recoger más votos por parte de Partido Popular o Vox. Algunos incluso especulan con que intenten montar una nueva formación. 

Noticias relacionadas

next
x