X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

somycol sistemas de descanso se extingue

El juez da por finalizada la liquidación de las filiales del 'rey de los somieres' de San Vicente

14/02/2020 - 

ALICANTE. La fase de liquidación del grupo de empresas del antiguo 'rey de los somieres' de San Vicente del Raspeig, Somycol, se acerca su fin. El juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante, que dirige el concurso, ha dado esta semana por finalizada la liquidación de su tercera filial, Somycol Sistemas de Descanso, y ya solo falta aprobar el fin de la liquidación de la cabecera, Somycol SL. Antes que la empresa extinguida esta semana, el mismo juzgado ya había dado por finalizada la liquidación de Somycol Baleares y Somycol Canarias, que distribuían sus productos en los archipiélagos.

El auto, dictado en diciembre, recoge el informe del administrador concursal en el que informa de que ya no quedan activos que liquidar ni responsabilidades de terceros pendientes de ejecutar en el caso de esta tercera filial, por lo que propone finalizar las operaciones de liquidación. Los acreedores, entre los que se encontraban Hacienda, la Seguridad Social, el BBVA y una empresa proveedora de Barcelona no se opusieron, por lo que el juez ha dado carpetazo al proceso. La última empresa en extinguirse será la propia Somycol.

La firma de San Vicente llegó a ser una de las marcas más reconocidas del sector, pero no fue capaz de superar el hundimiento de la facturación que llegó con la crisis económica, y los concursos de acreedores voluntarios que instó entre 2012 y 2013 han derivado en el proceso de extinción de la empresa. En los buenos tiempos, justo antes del estallido de la burbuja, las empresas de Somycol facturaban cerca de 8 millones de euros, empleaban a un centenar de personas y contaban con delegaciones en Benilloba, Vinaroz, Barcelona, Lleida, Mallorca y Tenerife, además de Miami y Bogotá.

El estallido de la burbuja inmobiliaria arrastró el negocio de esta enseña del sector del mueble, cuya facturación se hundió a la mitad. Antes de pedir el concurso voluntario sus ventas se habían quedado en 2 millones de euros. Somycol acometió varios ERE entre 2010 y 2012 para intentar salvar el negocio, pero todo fue en vano: la Seguridad Social no quiso aceptar los inmuebles del grupo como garantía de pago aplazado, y Bankia se negó a renegociar la deuda en el seno del concurso, abocando a la empresa a una liquidación que está a punto de finalizar.

Noticias relacionadas

next
x