X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El fútbol femenino español pide tiempo

23/01/2019 - 

ALICANTE. A España le queda todavía un largo trecho por recorrer en el camino hacia el profesionalismo que el fútbol femenino estadounidense emprendió hace años.

Están pendientes la reestructuración de las competiciones nacionales, con la creación de una Primera División B; la negociación del convenio colectivo que regularice la situación de las futbolistas; la captación de nuevos patrocinadores que garanticen la viabilidad de la competición sin las ayudas de Iberdrola y de LaLiga; y la consolidación de las estructuras de los clubes, con la mejora del juego y del producto como fines.

Solo mejores métodos y mejores partidos, semana tras semana, asegurarán la atención de los medios y el interés del público, algo en lo que está volcando sus esfuerzos la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) con la potenciación del área de fútbol femenino.

En año mundialista, con la dulce resaca que en 2018 dejaron los éxitos de las categorías inferiores de la selección española, La Roja atrajo a 9.182 aficionados hasta el estadio Rico Pérez de Alicantepara su primer amistoso ante el combinado de Estados Unidos. Esa cifra -tremendamente alejada de los 90.185 aficionados que en 1999 siguieron la final de la Copa del Mundo entre Estados Unidos y China en Pasadena (California)- marca el récord de asistencia en un partido de la selección española absoluta.

La vigente campeona del mundo es, según reconoció Amanda Sampedro, el "espejo" en el que se miran en el plano de deportivo.

"Aquí hay talento y hay calidad", convino el seleccionador español, Jorge Vilda, "pero tenemos 42.000 licencias". "Estados Unidos, treinta veces más. Eso da más valor a lo que se está consiguiendo en todas las categorías", reiteró en rueda de prensa.

La convencida apuesta de grandes clubes como el Barcelona, el Atlético de Madrid o el Levante por sus secciones femeninas coincide en el tiempo con la explosión de las selecciones sub-17, sub-19 y sub-20. Los equipos nacionales han logrado imponer en el ámbito internacional su filosofía de juego y su metodología, valiéndose del trabajo de los clubes y de las federaciones territoriales.

"Necesitamos únicamente tiempo", respondió Jorge Vilda al ser preguntado por la definitiva eclosión de la absoluta.

"La NWSL estadounidense fue la primera liga profesional en el mundo. La nuestra tiende a esa profesionalidad y pronto dará un salto cualitativo a las jugadoras", adelantó.

La distancia con la elite mundial, bajo su prisma, "es cada vez menor". "El trabajo que se está haciendo es mucho y está bien hecho. Nos falta un poquito de tiempo", insistió.

Los resultados deportivos desde que tomó las riendas del equipo en julio de 2015 sitúan a la selección española todavía un escalón por debajo de la elite mundialista. La Roja no ha conseguido ganar a Estados Unidos, Francia, Alemania e Inglaterra en partidos en los que su rédito goleador es alarmantemente pobre.

Ha marcado solo dos tantos en seis encuentros ante alguno de esos equipos; perdió contra Estados Unidos (0-1), Francia (1-0 y 3-1) e Inglaterra (1-2 y 2-0, en la fase de grupos de la Eurocopa) y empató (0-0) recientemente en Alemania.

"Hay muchas cosas que tenemos que mejorar y es verdad que si hacemos tres o cuatro ocasiones contra estos equipos, lo que es muy complicado, hay que aprovecharlas", indicó a EFE Irene Paredes, una de las capitanas del combinado español.

Durante la Eurocopa de 2017 ya se advirtió la falta de gol.

Marcaron Vicky Losada y Amanda Sampedro en el estreno ante Portugal, pero La Roja se quedó en blanco en las derrotas ante Inglaterra (2-0) y Escocia (1-0) y en el empate en cuartos de final ante Austria (0-0). En los penaltis dijo adiós.

"Se nos va a juzgar por los goles", asumió la central del Paris Saint-Germain. "Tenemos mucho que trabajar, tenemos muchas cosas que mejorar. Nos toca dar más el callo dentro del campo", continuó.

Las internacional piden tiempo. Hasta la Copa del Mundo quedan menos de cinco meses.

Noticias relacionadas

next
x