X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el gigante de la piedra natural ha tenido tres máximos mandatarios en dos años

El ERE en Levantina, la primera decisión de su nuevo presidente, Andreas Fluhrer

6/03/2019 - 

ALICANTE. La decisión del gigante alicantino de la piedra natural Levantina de aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), el tercero que pone en marcha en una década, puede considerarse el primer movimiento que realiza su nuevo presidente, Andreas Fluhrer, tras llegar al cargo. El consejero de origen alemán pero afincado en España, que se incorporó a la dirección de Levantina el pasado septiembre (justo después de que el fondo británico Bybrook le comprase la empresa a BNP Paribas y el resto de bancos acreedores), acaba de ser designado como el nuevo presidente de la compañía.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil de Alicante publica el sorprendente nombramiento este martes, pero en realidad se llevó a cabo el pasado día 22 de febrero, diez días antes de que la dirección de la empresa citase a los representantes sindicales para comunicarles su intención de llevar a cabo un ERE, tal como adelantó este lunes Alicante Plaza. El nombramiento resulta sorprendente no solo por el tiempo que su predecesor, Don Nicolson, ha pasado en el cargo (tres meses), sino porque se supone que Fluhrer fue un fichaje personal de este último para contribuir a relanzar la actividad de la firma. El alemán es el tercer presidente del grupo en dos años.

En realidad, fuentes consultadas por este diario el pasado mes de diciembre, cuando Nicolson accedió al cargo, ya indicaron que desde la dirección de la empresa se había presentado el nombramiento como "provisional", mientras se buscaba un nuevo CEO. La salida de Verschelde, que había sido nombrado por el anterior propietario y luego ratificado por el fondo británico, se explicó entonces por el cumplimiento del objetivo de refinanciar la deuda de la compañía (en realidad, la compró Bybrook). Con posterioridad, como ha venido contando este diario, se llevó a cabo la reducción de capital al mínimo legal (60.000 euros) para compensar las pérdidas de años anteriores.

Tras acometer dicha reducción, el consejo de Levantina, todavía presidido por Nicolson, procedió a aprobar las cuentas del ejercicio 2017, que seguían pendientes, y que afloraron unas pérdidas de nada menos que 117 millones de euros por los nuevos deterioros de activos aplicados al balance. El año antes, Levantina ya había perdido 77 millones por la misma razón, el deterioro de activos (los elementos en el balance tenían un valor real muy por debajo del que se les atribuía hasta el momento), dado que las ventas se habían mantenido más o menos estables, aunque con una tendencia a la baja por el estancamiento de la demanda en mercados hasta entonces clave como China o Brasil: 196 millones de euros en 2016 y 187 millones en 2017.

Un empleado de Levantina en la cantera del Monte Coto, en una imagen de archivo. Foto: RAFA MOLINA

El ejercicio 2018, cuyas cuentas aún no se han aprobado, no ha debido ser mejor, vista la determinación de la empresa en reducir la plantilla actual (1.200 empleados) y rebajar las condiciones económicas del resto de empleados. Los gastos de personal del grupo Levantina suponen 57 millones de euros anuales, según las cuentas consolidadas de 2017.

Tres ERE en una década, tres presidentes en dos años

Este lunes, como adelantó este diario, el gigante alicantino de la piedra natural anunció a los sindicatos su determinación de poner en marcha un ERE que afectará a la plantilla tanto de la cantera del Monte Coto como de sus plantas de producción de Novelda y Porriño (Galicia). La dirección de la empresa ha dado una semana para constituir las comisiones negociadoras a los representantes de los trabajadores. El ERE irá acompañado de otros expediente en paralelo, de modificación sustancial de las condiciones para los empleados que no salgan de la empresa. Este ERE será el tercero que acomete la empresa en una década, dado que en 2009 ya redujo la plantilla en unas 200 personas, y de nuevo en 2012 aplicó otro expediente que afectó a otros 100 empleados de forma rotatoria.

También tres son los presidentes que ha tenido la firma de piedra natural en un breve periodo de tiempo: Andreas Fluhrer es el tercer ejecutivo que ocupa la presidencia del consejo de administración desde 2016, cuando Levantina (entonces aún en manos de BNP) cambió a la mitad del consejo tras entrar en pérdidas un año antes. Entonces fue Verschelde quien tomó el relevo de otro ejecutivo de BNP, Jean Marie André Bergeret. El ejecutivo de origen estuvo al frente de la compañía casi dos años, hasta el pasado septiembre, cuando tras la compra de la firma por Bybrook, y tras una ratificación inicial, el fondo designó a Don Nicolson, hasta entonces vicepresidente. El experto en reflotar empresas en problemas Andreas Fluhrer, tres meses después, es el nuevo máximo ejecutivo.

Noticias relacionadas

next
x