X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el gigante del mármol facturó 186 millones, un 5% menos

Los deterioros de activos elevaron las pérdidas de Levantina a 117 millones en 2017

17/01/2019 - 

ALICANTE. El deterioro de activos en su balance llevó al gigante alicantino de la piedra natural, Levantina, a unas pérdidas récord de 117 millones de euros en el ejercicio 2017. Un resultado que explica la drástica reducción de capital de la empresa llevada a cabo a finales del pasado mes de diciembre, dado que las pérdidas se habían 'comido' el patrimonio de la firma, que al cierre de 2017 estaba en números rojos. Las pérdidas son atribuibles casi exclusivamente al test de deterioro, tal como sucedió en el ejercicio precedente (77 millones de euros de números rojos), ya que las ventas de la empresa se mantuvieron más o menos estables.

Las cuentas consolidadas del grupo Levantina para 2017, aprobadas hace apenas unas semanas por su nuevo consejo de administración (con Don Nicolson como presidente y CEO), recogen una caída de la facturación del 5% respecto a 2016, hasta 186,6 millones de euros (196,7 millones en 2016). La caída de las ventas fue pareja en el mercado nacional y el extranjero: así, Levantina vendió 61,2 millones de euros en España (65,9 el año antes), y otros 125,4 millones en el resto del mundo (130,8 el ejercicio anterior). El negocio internacional, así, supone el 67% de la facturación del grupo.

Sin embargo, la ligera caída de la facturación se vio agravada por una nueva depreciación del valor de los activos de la firma, mayor incluso que la registrada un año antes. Según el balance consolidado del grupo, el inmovilizado material al cierre de 2017 estaba valorado en 17 millones de euros, cuando un año antes ese valor era de 91,8 millones. El activo total pasa así a 165 millones de euros, cuando en 2016 se valoraba a 292 millones. Este fuerte deterioro llevó a la empresa a quedarse con un patrimonio neto negativo de -35.500 euros (79,4 millones en 2016). El informe de gestión ya recoge que "el consejo de administración ha resuelto proponer al accionista único", el fondo de inversión Bybrook Capital, "una vez se aprueben las cuentas anuales individuales de 2017, la aprobación de una reducción de capital hasta el mínimo legal de 60.000 euros por amortización de acciones propias y por compensación de pérdidas".

Esa reducción de capital fue la que efectuó Levantina el pasado 29 de diciembre, tal como contó este diario. El capital de la firma, así, ha pasado de los 99,98 millones de euros previos a los 60.000 euros a los que se ha visto reducido ahora. Del total, 5 millones de euros se redujeron con la amortización de acciones de autocartera, y otros 94,93 millones con la amortización acciones titularidad del accionista único. El objetivo de esta drástica reducción de capital, tal como se indicaba en el anuncio, era restablecer el equilibrio entre el capital social y el patrimonio neto, disminuido como consecuencia de las pérdidas de los últimos ejercicios.

El fondo Bybrook compró la empresa el pasado verano a la banca acreedora liderada por BNP Paribas, que se convirtió en accionista en 2010 al canjear la deuda. Los planes del fondo pasan por refinanciar la deuda, un proceso del que se han dado ya los primeros pasos (algunos, ya reflejados en la memoria de las cuentas), como retrasar la fecha de vencimiento del principal préstamo de la firma. Asimismo, se ha elaborado un nuevo plan de negocio que contempla inversiones futuras, tal como se destaca en el documento.

Noticias relacionadas

next