X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El 35% de la consulta sobre el destino del palacio Rubalcava proponía darle un uso cultural

23/01/2020 - 

ORIHUELA. Casi cuarenta años en manos del Ayuntamiento, más de una tercera parte de ese tiempo cerrado y en el aire el uso definitivo del palacio Rubalcava, uno de los edificios históricos de la ciudad y que genera controversia en cada una de las legislaturas. O bien por promesas incumplidas, por desorbitados proyectos, por la falta de subvención, por modificaciones en el proyecto o por requisitos que exige la Generalitat y que precisan ser incorporados en la redacción de éste. Argumentos usados como herramienta de reproche por quien ostente la oposición, y de carácter excusable por quien gobierne. Para el último proyecto, la concejalía de Patrimonio Histórico lanzó una encuesta ciudadana para conocer qué usos debería estar destinado el palacio Rubalcava. Alicante Plaza ha tenido acceso a los resultados de la consulta. 

Esta consulta se presentó en septiembre de 2017 tras las críticas y malestar surgido después de que el grupo socialista de Orihuela diera a conocer el proyecto conocido como Rubalcava Hub. Víctor Ruiz, concejal del PSOE criticó en su momento que el "proyecto no contempla la intervención directa y necesaria sobre la estructura del edificio, sino que se limita a darle contenido y uso con una actuación mínima". Entre los usos más llamativos que recogía este proyecto se encontraba un minigolf, coctelería y un aviario, y mesas y sillas colgadas del techo. 

La concejalía de Patrimonio Histórico, encabezada por Rafael Almagro, puso entonces en marcha una consulta ciudadana, donde se podía elegir, entre las opciones cerradas, cual quería que fuese el destino del palacio Rubalcava. El 35% de los participantes apostaron por darle un uso cultural, el 21% restauración/servicios, empatados con un 18% los que se decantaban por un uso de formación y de punto de encuentro, y el menos votado, con un 6%, quienes preferían que se convirtiera en oficinas.

Dentro del ámbito cultural, el 24% votó por un museo y sala de exposiciones, seguidos de cerca por punto de encuentros culturales, sala de conferencias y sala de audiciones. Una biblioteca y una sala de estudios fueron las opciones menos votadas con un 11 y un 9%. 

En el bloque de Restauración y Servicios, la opción más votada fue la de música en directo, y las cuatro restantes posibilidades se repartían casi el mismo porcentaje en celebraciones, actos oficiales, restaurante y cafetería. En materia de formación, las tres opciones más votadas, con un 22% cada una fueron las de taller de pintura/fotografía, escuela de restauración artística y talleres artesanales y tradicionales, el resto optaron por taller de nuevas tecnologías y escuela gastronómica. 

En el área genérica menos votada, la de Oficinas, la opción más elegida fue la de coworking con un 39%, seguido de dependencias municipales y empresas. El apartado de Puntos de Encuentro era el área con más opciones a elegir. De más votada a menos: sala de teatro, sala de danza, sala de música, asociaciones, encuentros diferentes colectivos, sala de reuniones en general y reuniones de empresa. También se preguntaba en la consulta en el uso que se podría generar al aire libre en la zona ajardinada. Las dos más votadas con el 27%, fue la de un espacio público abierto y un jardín museo, seguido de un jardín de celebraciones y un huerto/museo de productos autóconos, 19 y 15% respectivamente. Muy lejos, con un 4%, votaron por un minigolf y petanca

El proyecto

La Universidad de Alicante fue la adjudicada para redactar el proyecto por 108.000 euros. Tras varias correcciones, en septiembre el Ayuntamiento de Orihuela lo trasladó a la Dirección Territorial de Cultura de la Generalitat Valenciana. El concejal de Patrimonio, Rafael Almagro, confirmó a este diario que se han tenido en cuenta los resultados de la consulta. En el apartado de programa funcional se determina que el edificio tendrá un uso polivalente, "con cabida a diferentes usos culturales y de ocio". En la planta baja se proponen espacios para oficinas de información, uso social, cultural y turístico. También recoge el proyecto "un restaurante-cafetería y una ludoteca que verse sobre el patrimonio oriolano, con maquetas montables donde se reciten versos y se escuche música". 

En la primera planta, el proyecto propone el "protagonismo del propio edificio como museo en sí mismo, recuperando parte de su ornamentación y mobiliario, unas salas polivalentes y otra de informática", bibblioteca, sala de estudios y salón de celebraciones. Y en la segunda, espacios para talleres pedagógicos, gastronómicos con despensas y zona frigorífica, talleres pedagógicos y despachos.

Rectificaciones

En diciembre, el Consistorio recibía la respuesta de la Dirección Territorial de Cultura. Esta no vino con un mensaje de aprobación, sino de rectificación, algunas de ellas de importante envergadura. Cultura alertaba al Ayuntamiento de que "se ha primado la conversión del Palacio Rubalcava en un Centro Polivalente sobre los de conservación y restauración del inmueble". También, en ese informe sobre el proyecto, se remarcaba que se daba "un déficit de análisis patrimonial en el proyecto" y citaba como ejemplo más claro de esta situación "la mínima información gráfica que aporta el proyecto básico con relación al estado del palacio previo a la intervención iniciada en 2009 y la absoluta falta de información con relación a las propuestas concretas de reposición del mobiliario y las obras de arte". Otras de las principales carencias detectadas era que no se había aportado el proyecto de actuación arqueológica que garantice la salvaguarda del patrimonio arqueológico. El concejal de Urbanismo confirmó que ya se han atendido todas las exigencias expuestas y se ha remitido a Conselleria. Todavía no tiene respuesta. 

Noticias relacionadas

next
x