se destinará a uso hostelero, de ocio y cultural

Del mercado de Aparcisa en Elche a un 'plan B' de 2016: abierto con integración de Baños Árabes y refugios

28/12/2021 - 

ELCHE. La entrada en escena primero de Icomos y después de la fundación DocoMoMo Ibérico sobre el Mercado Central han cambiado los planes del bipartito de gobierno que tenían para el inmueble, del que estaban más por la demolición a la vista de los hechos, aunque ahora inciden en que siempre se había buscado esa protección patrimonial. Tras haber seguido a pies juntillas al organismo asesor de la Unesco como argumento para rescindir el contrato del Mercado Central, ahora, de forma consecuente, no pueden esquivar su informe. Se ha aprobado impulsar la protección parcial ambiental del inmueble para salvaguardar sus elementos de valor para un posterior uso hostelero, de ocio y cultural. Eso sí, ya no recurrirán al concurso de ideas, pero sí a un proyecto casi idéntico a uno municipal de 2016 para la rehabilitación.

En ese año el arquitecto municipal Julio Sagasta diseñó un esbozo de mercado rehabilitado al que tuvo acceso este medio, que en la pasada legislatura, en la época del tripartito, habían defendido también Ilicitanos por Elche y entonces Compromís —que se desmarcó este año de un comunicado de Salvem el Mercat para salvaguardar el inmueble—. Cinco años después, es el que se ha presentado ahora por parte del bipartito como propuesta de restauración tras no fructificar los planes del concurso de ideas con la posible opción de demolición. Como se ve en las imágenes, la única diferencia a priori es parte de la fachada, aunque también se añadirían las composiciones de las paredes laterales tras las recomendaciones de Icomos y DocoMoMo. Se mantiene el aspecto del interior diáfano (de 1.000 m2), el modelo abierto y la musealización con las cubiertas de los Baños Árabes, que serán declarados Bien de Relevancia Local (BRL).

Retranqueo de la fachada Oeste con vistas a culminar la excavación de los Baños Árabes

La propuesta realizada supone la demolición de la fachada Oeste, orientada al Ayuntamiento, frente a los Baños Árabes, para retranquearla 4,5 metros dejando tan solo visible parte de la estructura racionalista diseñada por el arquitecto Santiago Pérez Aracil en 1961. El argumento para la nueva alineación está vinculado precisamente a este hallazgo del siglo XIII, como explicaba Sagasta: "En estos momentos como hay parte de los Baños que están sin excavar, el día que se excaven en su totalidad, se quedarán a un metro de distancia de la fachada, y ante esa problemática y de dos elementos patrimoniales que de alguna manera entran en conflicto, se retranquea el mercado para dejar esa separación". Permitirá una mejor interpretación de la Vila Murada.

Una vez retranqueado el inmueble, a los Baños se les crea un entorno más hundido, ocupando la cota de los Baños Árabes, para bajar como si fuera una plaza, conectada con una pequeña grada con el Mercado Central. Asimismo, en ellos se realizaría una intervención para valorizar las ruinas, con una restitución parcial del volumen original con las bóvedas de tapial; elementos totalmente diferentes a lo que hay, para leer cómo era el monumento y explique en qué consistían las salas de agua fría, templada y caliente. "Se mantiene también el patio delantero de los baños con restos de muros bajomedievales posteriores que explican también la historia de los baños", señala Sagasta. En la zona Oeste de este hammam se ha planteado el acceso a través de una trapa o una abertura similar para bajar a los refugios antiaéreos, que se rehabilitarán y harán accesibles también para visitas.

En cuanto al propio edificio del mercado, con el cambio de uso del suelo que se ha aprobado se contempla ya una ficha de protección del inmueble para el catálogo con los elementos a proteger, que son la envolvente, volumen y protección ambiental de la fachada para mantener la retícula  de pilares de hormigón y hormigón armado "que le da esos aires racionalistas y es lo que queda protegido", explicaba el arquitecto, apuntando que la fachada que da a la Plaza de las Flores se mantendrá intacta. En el interior, se ha planteado una propuesta diáfana con desaparición de forjados intermedios, dejando tan solo las cerchas y los pilares que sostienen la cubierta superior. Se dejará también un diseño que permita la proyección de luz natural a través de los lucernarios, como diseñó Pérez Aracil, aunque en los laterales se hará un reinterpretación del vidrio y pavés actual, manteniendo la distribución. Se instalarán también placas fotovoltaicas translúcidas. 

Actuación con el visto bueno de Conselleria

Así pues, y salvando las distancias, se plantea un modelo de Mercado Central al estilo del Mercado de Colón de València, abierto y con gastronomía, ocio y uso cultural en el interior y que tendrá que perfilar el futuro anteproyecto, que va de la mano de la Conselleria de Cultura con quien se ha acordado técnicamente la intervención. Cabe resaltar que estas renderizaciones son una idea que tendrá que concretar un primer pliego de condiciones que se trabajará ya paralelamente desde el ámbito municipal para licitar en medio año, que es lo que se estima que se tarde en modificar el suelo del Mercado en el Plan General. 

Hasta que no se haga este cambio el pliego no podrá licitarse. También señalará cuál podría ser el coste de la actuación, que podría rondar los 5 millones de euros. Después a su vez vendrían los proyectos básico y de ejecución para su diseño y obra, respectivamente. González apunta que el proyecto "será una locomotora del centro histórico junto a la Corredora peatonal", mientras que Díez habla de una actuación de "respeto del patrimonio de forma irrenunciable haciendo el entorno más accesible. Veníamos de un proyecto de 300 plazas de aparcamiento". Como curiosidad, con todas las idas y venidas de propuestas en este importante enclave, sobre nuevos mercados, peatonalizaciones y reformas en el inmueble, en mayo de 2005, el propio Sagasta formaliza una nueva propuesta de ordenación en la línea de las ya planteadas por él mismo en 1996, como hicieron otros después, de mantener el edificio actual del Mercado ajustándolo a la alineación del Carrer Major de la Vila, recontando las primeras crujías del mismo a la plaza de la Fruta. Es lo que se quiere hacer ahora.

Noticias relacionadas

next
x