Hoy es 18 de mayo y se habla de aquaculture ACUICULTURA alicante urbanismo benidorm iglesia

replica a la exigencia sobre la ordenanza de convivencia con la modificación de crédito

Barcala defiende la autonomía del bipartito frente a Vox: "La prioridad es el remanente para invertir"

9/04/2021 - 

ALICANTE. Sin imposiciones, ni presiones. El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, ha replicado este viernes a las exigencias formuladas por el grupo municipal de Vox, relacionadas con la tramitación de la ordenanza de convivencia cívica, con una defensa de la autonomía del bipartito (PP y Cs) a la hora de tomar sus propias decisiones. "La agenda de este equipo de gobierno no las marca Vox, las marca el propio equipo de gobierno, y en este momento estamos centrados en el objetivo de disponer de la liquidación del presupuesto de 2020 para poder modificar las cuentas de 2021 e incorporar el remanente de crédito para poder planificar inversiones", ha enfatizado.

En esta línea, ha concretado que "la prioridad es poder promover ese cambio presupuestario lo antes posible para responder frente a la crisis social y económica a la que nos enfrentamos, y en eso, contribuirá la planificación de inversiones a financiar con el remanente que ya tenemos bastante avanzada". Así, ha expresado su confianza en que ese ajuste contable pueda abordarse en breve, sin llegar a concretar qué movimientos de partidas podrían plantearse ni qué cifras se estarían barajando respecto al volumen de los ahorros heredados de 2019 y 2020. 

Hasta el momento, ya se cuenta con 19 millones no gastados durante el ejercicio económico de 2019, después de haber cancelado todos los préstamos bancarios suscritos en el pasado. Y, según las fuentes consultadas, se espera disponer de un importe similar, puede que incluso superior, por lo que respecta a 2020.

PP y Cs podrían disponer de más de 40 millones en ahorros no gastados durante los ejercicios de 2019 y 2020 para habilitar nuevas subvenciones, impulsar créditos o ejecutar obras

Así, PP y Cs podrían contar con un fondo de más de 40 millones para acordar la distribución de nuevas líneas de subvenciones, para activar la concesión de créditos, para poner en marcha iniciativas que dinamicen la economía local o para ejecutar obras que también contribuyan a generar puestos de trabajo.

En todo caso, PP y Cs siguen forzados a negociar con el conjunto de grupos de la oposición (PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox) para lograr que la propuesta de modificación de crédito que pueda plantearse llegue a prosperar en el pleno. Para su aprobación, el bipartito requiere mayoría simple, lo que supone que al menos resulte necesaria la abstención de un concejal de uno de esos cuatro grupos opositores. 

Las cuentas de 2021 quedaron aprobadas de forma definitiva con la abstención de PSOE y Vox. Ambos grupos alcanzaron acuerdos por separado para que se incorporasen algunas de sus propuestas en la planificación de las cuentas. Entre ellas, a través de un pacto suscrito con Cs, el PSOE planteó precisamente la retirada de la ordenanza de convivencia cívica que Vox ha vuelto a reclamar ahora.

Noticias relacionadas

next
x