X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de agosto y se habla de benidorm alicante baleària supersano POLOP DE LA MARINA

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

Sangre, tetas y monstruos: La industria del cine de serie B estadounidense en Filipinas

Eran unas de las películas favoritas de Tarantino, que ahora está puesto en cuestión, las producciones de Roger Corman en Filipinas con New World Pictures. No tenían ninguna aspiración artística, solo estaban enfocadas al mercado. Tocaron intriga, acción, terror, artes marciales, etc... pero todas tenían en común que aparecían violencia y desnudos. Pam Grier comenzó ahí su carrera. Las historias rompían el molde porque no era habitual ver en películas a mujeres armadas resolviendo problemas a tiros, pero hoy este cine sería muy criticado

10/08/2019 - 

VALÈNCIA. En plena defenestración de Quentin Tarantino, es buen momento para recordar uno de sus géneros favoritos, las películas de New World Pictures, la productora de Roger Corman, centrada en el circuito de auto-cines y las salas rurales estadounidenses. Un cine de serie B, o serie Z, que también ha causado pasiones estéticas en determinados círculos en España, aunque no fuesen películas con gran difusión en este país. 

Es curioso, porque las producciones de Cannon sí que las vimos todas en el cine. Chuck Norris llegó a tener dos películas en cartel simultáneamente en los 80. De ahí, que el documental Electric Boogaloo que contaba la historia de sus propietarios, los empresarios israelíes Menahem Golan y Yoram Globus, era un verdadero placer verlo.

Sin embargo, la peripecia de esta productora de Roger Corman la trató un documental australiano, de Mark Hartley Machete Maidens Unleashed! con un título que poco tenía que ver con su contenido, como la publicidad promocional de estas películas. Corman se llevó la producción a Filipinas porque era un país que contaba con una excelente infraestructura, se rodaban allí 350 películas al año para su propio mercado, y los gastos de personal eran irrisorios para los estándares estadounidenses, un filipino cobraba cinco dólares al día. 

El documental estaba grabado con ritmo televisivo moderno, no era en absoluto un relato pausado y con profundidad, sino que se construía a un ritmo endiablado con intervenciones muy cortas y mucha imagen espectacular y llamativa. A cambio, abarcaba a una gran cantidad de directores, estilos de cine que se realizaron allí y prácticamente tres décadas de cine de serie B. 

Lo más llamativo es sin duda la colaboración del dictador Ferdinand Marcos y su mujer Imelda. Ambos eran dos títeres de Estados Unidos y, como tales, salieron del país ayudados por la CIA cuando se produjo la revolución del 1986. En un helicóptero americano llegaron a Hawai cargados de maletines que transportaban oro y diamantes. Vergüenzas de la Guerra Fría.

En cuanto a lo cinematográfico, Marcos colaboró con los cineastas hasta el punto de poner el ejército a su servicio. A Kubrick le pasó lo mismo en España cuando rodó Espartaco. Los hombres de Corman, si necesitaban un helicóptero, solo tenían que pedirlo. A veces, si el piloto llegaba tarde, les pedía perdón excusándose en que había pasado las últimas horas bombardeando rebeldes a cien millas del lugar. Uno que gozó plenamente de estos servicios fue Francis Ford Coppola cuando rodó en Filipinas Apocalypse Now. Los militares se quejaban de que tenían más vehículos en el set de rodaje que en la guerra en la que luchaban. Como dijo el documentalista: "La guerra ficticia se priorizó sobre la real". 

No obstante, el cine de Corman estaba muy lejos de una película como Apocalypse Now al menos en su acabado. Ellos, en palabras del maestro, se limitaban a "darle al público lo que quiere ver". Esto era violencia y sexo. Ambas combinadas con diferentes variantes de acción, intriga, terror o fantasía. Todo estaba enfocado al consumo, no había aspiración artística por ninguna parte. Si había sexo, dicen, se anunciaba como "¡Verá usted los pechos más grandes!". La sutileza y el pudor se la dejaban para otros sectores de la industria. 

El ahorro en gasto laboral explica muy bien por qué la autobiografía de Corman se titula Cómo hice cientos de películas en Hollywood y nunca perdí un centavo. Las actrices se cambiaban en cuevas; grutas donde el resto del equipo tenía las letrinas. Era asqueroso, recuerdan en el documental. En la comida se encontraban cucarachas. Los stuntmen o especialistas los escogían si veían que tenían todos los dedos de la mano, eso les daba la seguridad de que sabían manejar explosivos. Los que se tiraban desde una altura, la única medida de seguridad que tomaban era santiguarse antes de hacerlo. Si se prendían fuego, esperaban mientras les grababan a que empezase a quemarles y entonces se tiraban al agua. Alguno murió. 

Sin embargo, la inversión irrisoria que precisaba hacer cine en esas características le permitió llevar una producción en cadena de las ideas más disparatadas que les venían a la mente. Filmaban sin reglas, sin respeto por ningún tipo de convencionalismo y a veces de ahí salieron ideas que otros copiaron, pero lo importante es que hubo cintas que fueron auténticos pelotazos y dieron un dineral. 

Inicialmente, se hacían películas de guerra, pero pronto pasaron de moda. El gusto del público se pasó al terror y el ingrediente que le añadieron a los maquillajes y disfraces cutres fue sencillo: tetas. No había película que hicieran en la que no se desnudase, torturase e incluso forzase a una mujer. Según ellos, eso quería ver aquel público del Medio Oeste que iba al autocine. 

El género fue evolucionando hacia centrarse solo en las mujeres. Fueron un éxito las películas de cárceles femeninas, campos de concentración de mujeres o secuestros de chicas por empresarios pervertidos. La idea era que estuviesen atrapadas a merced de los caprichos de alguien. Las actrices actuaban por muy poco dinero con la intención de empezar a engordar su currículum, pero muy pocas dieron el salto a Hollywood. Solo una deslumbró y logró luego incorporarse a la industria estadounidense, Pam Grier, que también llegó a ser actriz protagonista de Tarantino en una de sus mejores películas, Jackie Brown

La paradoja es que estas fueron las pocas películas de acción que se podían ver en suelo estadounidense protagonizadas por mujeres. El desenlace en la mayoría pasaba por que las chicas se hicieran con armas y masacrasen a los malos. Eso, que tomasen el mando y resolvieran la situación con violencia, era un desenlace extravagante en el cine del siglo XX. 

Trabajaron la blaxploitation y crearon su propio personaje, Salvaje, un guerrillero. Le dieron a las artes marciales, también con mujeres como protagonistas, y al final terminaron prácticamente delirando en cintas como Las prostitutas vampiro promocionadas como "La sangre no es lo único que chupan". Hasta crearon una saga, la de Weng-Weng, con un actor , Ernesto de la Cruz, que medía solo 83 centímetros. 

Pero en los 80 los auto-cines fueron desapareciendo y todo lo que rodaban se iba directo al VHS. Además, por el aumento de la criminalidad -el equipo tenía a sus hijos en colegios custodiados por centinelas con ametralladoras para evitar raptos- y el inicio de la revolución que derrocó al dictador las aseguradoras dejaron de cubrir a la productora de Corman. Se puso fin a una aventura que si de algo pudo presumir es del encanto de lo inverosímil. 

Noticias relacionadas

next
x