Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la opinión publicada

El rebrote ‘inesperado'

Ibamos a salir de ‘esa’ mejores, más fuertes y mejor preparados. Tras el confinamiento se anunciaron todas las medidas posibles para evitar una segunda oleada y salvar el turismo... pero el virus tenía sus propios planes

11/08/2020 - 

VALÈNCIA. La covid-19 golpeó en España con una dureza sin parangón con prácticamente ningún otro país del mundo. No solo por su extensión entre la población, sino sobre todo porque alcanzó con especial virulencia a los colectivos más vulnerables y porque las autoridades, sanitarias y políticas, no estaban en absoluto preparadas para afrontar la dimensión del brote de marzo-abril. La conjunción de ambos factores nos llevó a unos índices de contagios y, sobre todo de fallecidos, altísimos, y a una situación extrema en la que hubo que confinar a la población (a toda la población, con independencia de que viviesen en municipios grandes o pequeños, con elevada, escasa o nula incidencia del coronavirus) durante meses.

Todo esto ya lo sabemos, claro. Pero, por desgracia, parece que las autoridades no fueron capaces de extraer las conclusiones que se derivaban de la irrupción del virus: que es un virus muy contagioso, muy difícil de controlar y que es mucho mejor tratar de pararlo en su origen, cuando los contagios acaban de comenzar, que cuando ya se ha propagado. En términos económicos, sanitarios y sociales, así es: es mejor confinar a miles de personas que a millones de personas. Es mejor evitar que la gente se contagie que tratar médicamente a los contagiados. Y, obviamente, es mucho mejor parar una parte del país que todo el país, o casi todo.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Sin embargo, en España quedamos hasta cierto punto cegados por el éxito del confinamiento (si puede denominarse así a una medida excepcional e indiscriminada, como la que se tomó): la tasa diaria de contagiados, y después los hospitalizados y los fallecidos, bajó rápidamente. No tan rápido como había subido, desde luego; pero más rápido que en otros países de nuestro entorno, y en especial en Italia, el espejo en el que, inevitablemente, se ha mirado España durante la fase inicial de la pandemia. 

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

YA A LA VENTA EL NÚMERO DE SEPTIEMBRE 

Iñaki Berenguer representa el sueño americano hecho realidad y es portada de la revista Plaza

Por  - 

Este ingeniero alicantino, metido a emprendedor, da siempre en la clave para llevar al éxito cada startup que monta, que acaban siendo objeto de deseo para las compañías más importantes del mundo. Tras la venta de Coverwalet, protagoniza la portada de la revista Plaza de este mes, donde además entramos de lleno en la carrera por la vacuna contra la covid y analizamos la remontada del Elche CF, que le devuelve el fútbol de Primera a la provincia

ya a la venta

Logística y movilidad: el eslabón más fuerte de la cadena contra la covid-19, portada de Plaza

Por  - 

En un momento en el que el mundo se paralizó, la logística y la movilidad fueron las piezas clave para cubrir las necesidades de la ciudadanía, como ejemplifican los profesionales que integran empresas como Raminatrans y Transvia. De su labor hablamos en la revista Plaza, como también de lo que supone vivir en Xàtiva en agosto; recordamos el primer FIB, hace ya 25 años; conversamos con Mariano Aznar, el custodio del Titanic, y entrevistamos a la diseñadora Adriana Iglesias  

cultura / TEATRO

Lola Blasco: «Me aterra la pérdida de libertad»

Por  - 

Fue portada de Plaza Alicante el pasado agosto. La actriz y directora, premio nacional de Literatura Dramática, vivía su mejor momento. Ahora, tras pasar el coronavirus, es el rostro de la incertidumbre que atraviesa el mundo de la cultura

next
x