X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proceso de enajenación de parcelas municipales en Alicante

La venta de suelo público del PP: seis particulares pujan por el solar junto a las tiendas de Gran Vía

13/09/2018 - 

ALICANTE. El proceso de venta de parcelas de propiedad municipal emprendido por el equipo de Gobierno del PP el pasado mes de junio comienza a tener respuesta en el mercado. Como mínimo, por lo que respecta al segundo de los solares de titularidad pública que los populares decidieron rentabilizar para generar liquidez: el situado a espaldas del centro comercial Gran Vía, entre las calles Foguerer Ramón Marco y Muñoz Seca. 

Como adelantó este diario, se trata de una finca de 1.470 metros cuadrados a la que el Plan General en vigor asigna 525 metros de techo edificable para la construcción de vivienda unifamiliar, sin que deba destinarse necesariamente a la promoción de inmuebles de protección pública pese a que el bien forme parte del Patrimonio Municipal de Suelo (PMS). Según fuentes del sector inmobiliario consultadas por Alicante Plaza, con esos condicionantes, en el solar se daría cabida a uno o incluso dos chalés.

La fórmula elegida por el PP para su enajenación fue la de la subasta al mejor postor, con el precio como único criterio de adjudicación. Su importe de salida se fijó en 100.287,51 euros (sin impuestos), en función del informe de valoración emitido por el departamento técnico del Servicio de Gestión Patrimonial del Ayuntamiento en diciembre de 2017. Y, al término del plazo para presentar propuesta, se ha constatado que su compra ha suscitado el interés de al menos seis particulares, a priori, sin vinculación conocida con ninguna promotora. 

Por el momento, se desconoce a cuánto ascienden las ofertas económicas presentadas por los seis licitadores, ya que los sobres con sus propuestas no se abrirán hasta la próxima semana. Eso sí, podría darse la circunstancia de que la puja se reduzca a solo cinco interesados, ya que la mesa de contratación -reunida este miércoles- acordó requerir documentación no presentada en el primer sobre a uno de ellos. El adjudicatario final dispondrá de un plazo máximo de dos años para solicitar licencia de edificación: una exigencia con la que el ayuntamiento trató de evitar cualquier intento de especulación con el solar del que se desprende. 

Antes que la parcela para VPO de Playa de San Juan

La convocatoria de subasta de dicha parcela se aprobó formalmente el 24 de julio en Junta de Gobierno. El anuncio se publicó tres días después en el perfil del contratante del Ayuntamiento de Alicante y en la plataforma de contratación del sector público. Cualquier interesado pudo presentar propuestas propuestas hasta este martes, 11 de septiembre: es decir, durante cerca de un mes y medio. 

Con ese calendario, salvo sorpresa improbable, su adjudicación se resolverá antes que la de la parcela situada en el distrito de Playa de San Juan pese a que su proceso de venta se aprobó casi dos meses antes. El acuerdo para enajenar este segundo solar de propiedad pública, situado entre la avenida Historiador Vicente Ramos y las calles de Las Redes y Periodista Asunción Valdés, se aprobó en Junta de Gobierno el 10 de junio, pero la publicación del pliego, con la que se abría el plazo para presentar propuestas, no se produjo hasta el pasado 5 de septiembre. El periodo para la admisión de ofertas se cerrará dentro de un mes, el 16 de octubre.

Las condiciones de este segunda operación de venta son sustancialmente diferentes. En primer término, por las dimensiones y por el emplazamiento de la parcela en cuestión. Cuenta con una superficie de 8.600 metros y está situada en una de las zonas más atractivas del término municipal por su cercanía a la línea de costa. De ahí que la valoración y el precio de adquisición que se ha delimitado sea muy superior: 5,5 millones (6,6 con impuestos incluidos). En este caso, no se admiten propuestas al alza, sino que se introducen criterios cualitativos: mejoras en las condiciones de urbanización y en las características de las viviendas.

El segundo gran factor diferencial entre la venta de las dos parcelas es que, en esta ocasión, el solar sí está reservado a la construcción de vivienda de protección pública (VPO). Fuentes consultadas por este diario precisaron que, con las características y el precio del módulo tasado para la ciudad de Alicante, las futuras viviendas podrían comercializarse por un importe de entre 160.000 y 170.000 euros.

El acuerdo de venta de dicha parcela suscitó el recelo de los grupos de la oposición desde el primer minuto. Tanto que el PSOE llegó a plantear la creación de una comisión específica para tutelar el proceso. Guanyar, por su parte, anunció este miércoles el registro de una petición para que se paralice el procedimiento de enajenación con el propósito de que se pueda recuperar "el proyecto que en 2007 ganó el concurso convocado por el Patronato de la Vivienda para construir viviendas protegidas en esa parcela, un concurso en el que el Ayuntamiento se gastó casi medio millón de euros en la redacción del proyecto básico y de ejecución". 

El portavoz municipal de la plataforma electoral, Miguel Ángel Pavón, señaló que "no se pueden tirar a la basura alegremente los casi 500.000 euros de dinero público que el Ayuntamiento invirtió en la redacción del proyecto que resultó ganador de un concurso público municipal". "El PP promovió ese concurso en la legislatura 2003-2007, asegurando entonces que las viviendas se entregarían en 2010, y debería ahora respetar el proyecto que lo ganó y llevarlo adelante una vez que no hay restricciones presupuestarias derivadas del plan de ajuste en materia de inversiones", insistió. 

Así, añadió que "en vez de desentenderse de la parcela municipal vendiéndola a una empresa privada, el Ayuntamiento debería recuperar el proyecto que en 2007 ganó el concurso y promover directamente su construcción a través del Patronato de la Vivienda para ofertar a la ciudadanía los menores precios posibles, ya sea en venta o en alquiler, de unas viviendas que deben poder encuadrarse como viviendas sociales".

Noticias relacionadas

next