Hoy es 20 de julio

desvincula su relación de amistad con Francisco Camps de su trabajo para la red

Un empleado de Gürtel admite que le ficharon para acceder a cargos valencianos

21/03/2023 - 

VALÈNCIA (EFE). Un antiguo empleado de una empresa de Gürtel ha admitido en la Audiencia Nacional que "hasta cierto punto" se le contrató por sus contactos con políticos y cargos públicos, para que la trama pudiese abrirse camino en las instituciones valencianas, si bien ha desvinculado su relación de amistad con el expresident de la Generalitat Francisco Camps de su trabajo para la red.

El tribunal que juzga a Camps, tres de sus exconsellers y más de una veintena de acusados por adjudicaciones presuntamente irregulares al Grupo Correa ha escuchado este martes a los primeros testigos: varios empleados de empresas de la trama y el exasesor de un departamento de la Conselleria de Presidencia valenciana Ignacio Blanch.

Según algún acusado, como el empresario Álvaro Pérez, El Bigotes, o Felisa Jordán -ya condenados por otras piezas y que han alcanzado un acuerdo con la Fiscalía-, Orange Market contrató a Ignacio Blanch por sus contactos con la Generalitat, entre ellos Francisco Camps, y Pérez incluso indicó en un escrito que tenía "amistad" con el vicesecretario de acción institucional del PP, Esteban González Pons, quien a su vez calificó esa afirmación de "inverosímil".

Blanch ha explicado que conoció a González Pons, pero que no tiene relación con él, y ha admitido que tiene amistad con Camps "desde la infancia", pero ha destacado que no tuvo "ningún contacto" con él sobre su trabajo para Orange Market.

Desconoce, ha dicho, si el expresidente valenciano -que se enfrenta en este juicio a una petición de dos años y medio de cárcel acusado de fraude y prevaricación- y el Bigotes eran amigos, aunque ha apuntado que el empresario solía hablar con cargos "del escalafón de consejeros hacia abajo" y del PP.

Otros testigos han apuntado que Pérez tenía contacto con cargos como el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa o el exvicepresidente valenciano Vicente Rambla.

A preguntas de la Fiscalía, que ha destacado discordancias entre su testimonio y otras declaraciones que ha prestado a lo largo de la causa, Blanch ha admitido que "hasta cierto punto" se le pudo contratar en Orange Market por sus contactos políticos en el PP o en la administración valenciana.

Ha explicado que su "tarea" era conseguir "contratos pequeños" para "ir haciendo un nombre" a la empresa, pero que llegó un momento en que percibió que se intentaba "penetrar las instituciones hasta el punto de obtener el favoritismo de determinadas personas", algo que vio que "iba a resultar problemático", y decidió apartarse del "ámbito de penetración institucional".

Ignacio Blanch, que también ha reconocido que se troceaban contratos y se giraban facturas a empresas que integraban el "vivero" del grupo Correa, ha aludido a la "creatividad" a la hora de crear los conceptos de las facturas, si bien no ha sabido precisar qué cargos de la administración proponían ese fraccionamiento.

El juicio sigue mañana con la declaración del exedil de Majadahonda (Madrid) que destapó con sus grabaciones el caso.

Noticias relacionadas

next
x