X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el ayuntamiento consultará a conselleria por el posible conflicto

El presidente de FIATC Seguros quiere construir un geriátrico en el área de influencia de los huertos Unesco en Elche

8/11/2019 - 

ELCHE. El Consistorio ilicitano tiene encima de la mesa una licencia de obras de una compañía de Joan Castells, Presidente Ejecutivo de FIATC Seguros y exvicepresidente del FC Barcelona de Joan Gaspart, para levantar un geriátrico en el centro. Hasta ahí, todo normal, dejando a un lado lo mediático. Sin embargo, la ubicación escogida es el solar de la Hiladora, de su propiedad, en la calle Porta de la Morera, junto al Huerto del Cura, una zona de influencia del Palmeral. Es decir, cae de lleno en zona de Huertos Unesco, lo que por una parte implica que sobre la teoría no se podría construir o habría limitaciones a la edificación, como pretendía la Ley del Palmeral autonómico que finalmente no se aprobó; en la práctica, como esta normativa y el Plan Especial del Palmeral no se han podido aprobar, hay un limbo jurídico y varias situaciones contradictorias o como mínimo poco claras respecto a cómo proceder en este caso. Por eso el equipo de gobierno consultará la situación a la Conselleria.

La compañía que quiere levantar el geriátrico es Centro Residencial Porta de la Morera, una firma barcelonesa creada a finales de 2018 por Castells —que también fue vicepresidente de la química La Seda—, propietario además de otras empresas del sector de la salud como la Clínica Diagonal de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Pidieron la licencia de obra en mayo para construir en su terreno este centro médico, pero tenían que solucionar dos subsanaciones que se les requirieron desde el Ayuntamiento, una de tráfico y otra a Conselleria. En cualquier caso, la licencia está aún en un trámite inicial, puesto que aún no se ha respondido a esta solicitud de subsanaciones; ni siquiera ha pasado por la Junta de Gobierno, que será cuando el bipartito tenga que pronunciarse sobre si otorga o no la licencia. 

Un motivo de 'conflicto' porque con la declaración del Palmeral como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, esta no elabora una reglamentación concreta para cada declaración, tan sólo unas cuestiones generales. Así pues, por la presión urbanística que ha recibido históricamente el palmeral, modificado sustancialmente por el desarrollo de la ciudad, se vio una oportunidad en la declaración para proceder definitivamente a su protección integral, definiendo su edificabilidad, el aspecto más conflictivo por intereses contrapuestos. 

Así pues, la Ley del Palmeral que no llegó a aprobarse en la pasada legislatura por parte de la Generalitat, contemplaba la equivalencia de las declaraciones Unesco como protección Bien de Interés Cultural (BIC), así como su entorno, es decir, la zona de influencia del Palmeral o zona de amortiguamiento. Y en este caso, este solar de la Hiladora tendría esa protección BIC al ser zona de amortiguamiento. Además, también lo refrenda el Plan Especial del Palmeral elaborado por el Ayuntamiento de Elche y que aún no ha sido aprobado. La Ley señala que en este ámbito BIC sería de aplicación el régimen de tutela de la ley reguladora del Patrimonio Cultural Valenciano, junto con las determinaciones de la presente ley, y el régimen establecido por la convención del Patrimonio Mundial y las directrices operativas que rigen su aplicación.

Si la Ley del Palmeral es la normativa, el mencionado Plan Especial sería el reglamento; el que explique cómo se ha de aplicar esta normativa. Sin embargo, como la ley autonómica no se aprobó, el Plan Especial tampoco, puesto que estaría aprobado el reglamento pero no la ley. Así pues, no se podría aplicar esta normativa, que quiere limitar la edificabilidad y prohibirla en los huertos tradicionales salvo algunos usos. De hecho, la Ley del Palmeral vigente es de 1986, así que en el caso de esta licencia, por el momento tan sólo cabe la opción de aplicar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que es previo a la declaración Unesco del Palmeral. 

Por esta contradicción será por la que el Ayuntamiento se dirija al Consell para saber cómo actuar. Al tiempo, da la casualidad que en el Plan Especial del Palmeral se especificaba que en esa parcela, propiedad de Castells, se planteaba una permuta por la cual se la quedaba la administración local y la reservaba para un futuro Centro de Recepción del Palmeral, y trasladaba esa edificabilidad privada a otra parcela de características similares. Sin embargo, al no haber salido adelante no se ha procedido a esa permuta. 

Con todo, el equipo de gobierno aprobó en el mandato anterior, en un pleno de junio de 2017, no construir en las parcelas con huertos Unesco —salvo especificando el solar de la Hiladora, preveyendo ese Centro de Recepción—. Sin embargo, según la Lotup, la normativa valenciana establece que no se pueden paralizar las licencias de obra durante más de dos años, por lo que para sortear una patata caliente como esta, tendrían que haber renovado la decisión hace varios meses. Ahora, al no haber normativa alguna aprobada ni la permuta planteada, tendrán que gestionar este rompecabezas. Una situación que lleva a la realidad de que el Plan Especial lleva esperando 19 años tras la declaración de Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Los gobiernos de Diego Maciá y Mercedes Alonso intentaron aprobarlo pero la Generalitat los echó para atrás. Así que de momento habrá que seguir esperando a que Valencia rescate la Ley para que el Ayuntamiento pueda tramitar su reglamento local, que en cualquier caso tampoco especifica en el borrador qué usos permitir o dar a los huertos en la zona de influencia del Palmeral. 

Noticias relacionadas

next
x