X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

según denuncia comisiones obreras

Un alto porcentaje de trabajadoras de residencias de mayores se medican contra el dolor muscular

28/10/2019 - 

ALICANTE. Una habitación, otra habitación, levanta, lava, viste… otra habitación, otra más y, todo esto, listo para que todos y todas puedan desayunar a la hora. Y después vuelve a empezar. Una carga de trabajo consecuencia, como denuncia CCOO, de unas ratios insuficientes de 22 gerocultoras por cada 100 residentes en la Comunitat Valenciana. Estas son las condicionesen las que desarrollan su trabajo diariamente las más de 14.000 trabajadoras del sector de la dependencia de España, un colectivo que, por estas circunstancias, presenta un elevado consumo de fármacos y psicofármacos para paliar sus dolores musculares yr ebajar su nivel de ansiedad. Estas son algunas de las conclusionesque se han dado a conocer hoy en la jornada 'Tus derechos, la mejor medicina', que ha organizado CCOO en Alicante. 

‘Tus derechos, la mejor medicina’

Durante el acto celebrado hoy se ha presentado la campaña ‘Tus derechos, la mejor medicina’, una iniciativa que recoge las conclusiones de nueve grupos de discusión y 24 entrevistas en profundidad realizadas en nueve ciudades españolas entre personal del sector (gerocultoras, limpiadoras, enfermeras, personal de medicina del trabajo y atención, servicios de prevención, representantes sindicales...); un colectivo que, por sus condiciones laborales, presenta un elevado consumo de fármacos y psicofármacos para paliar sus dolores musculares y rebajar su nivel de ansiedad.

En cuanto a las formas de consumo, la campaña revela que se trata de un “policonsumo”, ya que unos medicamentos les lleva a tomar otros para paliar los efectos de los primeros. Entre los fármacos que más consumen destacan los analgésicos o antiinflamatorios y los relajantes para aliviar el dolor muscular. Luego surgen los ansiolíticos para tratar el estrés y la ansiedad que sufren por las altas cargas y ritmos de trabajo ocasionados por unos/as residentes cada vez más pluripatológicos que suponen un mayor grado de dependencia y por tanto requieren más de atención. Muchos de estos fármacos implican la utilización de otros como por ejemplo protectores gástricos, etc, para paliar los efectos secundarios de los anteriores. Los grupos de discusión y las entrevistas han revelado también que en  la mayor, parte de los casos, analgésicos y antiinflamatorios no son recetados por un profesional, funciona mucho el boca a boca. 

Para CCOO es imprescindible que se evalúen adecuadamente los riesgos a los que están sometidas estas trabajadoras, que se mejore significativamente la vigilancia preventiva de la salud y que se garantice una  formación adecuada para cada puesto de trabajo, teniendo en cuenta aspectos técnicos y relacionales en las residencias.

Mejorar las condiciones de trabajo para que cumplan con los convenios del sector, pliegos de condiciones en las Comunidades y Ayuntamientos que se ajusten a valor real del servicio a prestar y una mejora  de las condiciones salariales, son condiciones indispensables para conseguir que este sector, en plena expansión, no se vea abocado al regreso a tiempos pretéritos, donde el derecho actual entonces era una dádiva. 

Para este sindicato es fundamental el incremento de la financiación por parte de la Administración del Estado, para equilibrar la financiación con las Comunidades Autónomas, que hoy podría superar el 80%; por el contrario, el Estado no llega al 20% de la aportación total.

Todo este desequilibrio ha supuesto a las personas dependientes, retrasos en la concesión de las prestaciones a las que tienen derecho, pera además ha supuesto que las trabajadoras que desarrollan su actividad en este sector mantengan salarios por debajo de los 14.000 euros anuales. Un sector altamente feminizado con más del 90% de los empleos ocupados por mujeres, con unas condiciones laborales muy precarias y con un alto índice de bajas laborales, donde las ratios de personal son insuficientes para garantizar una buena atención a las personas dependientes.

next
x