X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proyecto pionero en españa 

Treinta alumnos de Bachiller del CEU Alicante desarrollarán diez retos presentados por empresas 

· El CEU destina 60.000 euros para completar la formación en Innovación de los estudiantes de la mano del tejido empresarial y la universidad

19/11/2018 - 

ALICANTE. Alicante es la ciudad elegida por CEU para implantar el primer diploma universitario para alumnos de Bachillerato con prácticas en empresas. El programa bautizado como CEU Inschool University Diploma en Innovación Social “está pensado para adaptar el Bachiller a los cambios que ya se están produciendo en los colegios y la universidad con el propósito de que el alumnado ponga los pies en el suelo y salga un poco del libro y de su entorno de ocio para conocer el mundo tal como es de la mano de las empresas”. Así lo explica el director del área de Colegios de CEU España, Luis Martínez-Abarca, que ha estado presente en la sesión de trabajo llevada a cabo hoy en el centro de estudios de Alicante.

Este proyecto está dotado con un presupuesto de 2.000 euros por cada uno de los 30 alumnos que participan, todos ellos becados por CEU para la realización de este programa. Una inversión total de 60.000 euros que persigue completar la preparación los jóvenes estudiantes con la colaboración de la consultora BICG y con la implicación de la universidad y de las compañías Carmencita, Levantina, Hidraqua, Tescoma, Energy System, Lokimica, Diario Información, Seur, Carrefour y Pikolinos. Representantes de estas empresas se han sentado este lunes en las aulas formando grupos mixtos con los alumnos tras presentarles sus propuestas de retos.


El programa tiene tres partes: una formativa, en la que interviene la universidad orientada a proporcionar a los participantes habilidades transversales en materia de comunicación u oratoria, entre otras. Por otro lado las empresas presentan una propuesta que estimule la imaginación del alumnado y les anime a trabajar en retos de interés social que puedan hacerse realidad. Y la tercera parte, a cargo de la consultora de Innovación BICG, consiste en formar y acompañar a los estudiantes de Bachiller en la gestión de proyectos a lo largo de todo el curso. Cada proyecto lo llevará adelante un grupo de 4 o 5 alumnos y se dedicará 15 horas al año por estudiante. Entre los retos que han planteado hoy las empresas figuran varias iniciativas destinadas a la mejora del medio ambiente, como la generación de un parque sostenible, la financiación del mayor proyecto forestal en Alicante o la gestión de residuos, entre otros. También las áreas de comunicación, alimentación o investigación del cáncer están presentes en esta primera edición de CEU Inschool University Diploma en Innovación Social.

No es un programa de emprendimiento, es otra cosa, pero nos ayudará sin duda a descubrir todo el talento de jóvenes de Bachiller que no tienen límites a la hora de innovar. Le damos las herramientas para que imaginen y plasmen sus sueños en un papel. A partir de ahí puedan convertirse en realidad”, explica Luis Martínez-Abarca.

El director del área de Colegios de CEU España confirma que CEU Inschool University Diploma en Innovación se ha implantado por primera vez en Alicante por la idoneidad del tamaño del centro de estudios para la puesta en marcha de esta experiencia y se prevé exportarla a otras provincias en próximos cursos. “Este es mi colegio favorito porque tiene el tamaño adecuado y un cuerpo docente muy comprometido, con muchas ganas de mirar a sus alumnos de una forma diferente. Nos faltaba ofrecer un plus. En cuanto les pusimos el proyecto sobre la mesa se han volcado y han hecho un trabajo excelente con una gran respuesta de las familias y de los alumnos”, asegura Martínez-Abarca.

No es la primera vez que CEU emprende propuestas orientadas a dar a sus alumnos preparación en destrezas transversales. “Hemos desarrollado pilotos de otro proyecto desde hace cinco años y hemos ido viendo cómo aportamos a los alumnos algo más. Nos parece pobre que un alumno de Bachillerato, de 16 y 17 años, en sus dos años de aprendizaje tenga un enfoque tan académico y orientado a un examen de acceso a la universidad”, añade Luis Martínez-Abarca.

Noticias relacionadas

next