X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la patronal aprueba en líneas generales la acción económica del consell

Toque de CEV a Puig: critica la reversión, los 'tasazos' y que "baje los brazos" en financiación

5/04/2019 - 

ALICANTE. La sintonía entre la patronal autonómica y la rama socialista del Consell es evidente en los últimos tiempos, y si a ello se une la simpatía personal entre el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el de CEV Alicante, Perfecto Palacio, solo puede salir un 'debate' de guante blanco como el que se escenificó este jueves en la primera planta del Aula de Cultura de la CAM ante 200 invitados, empresarios y cargos socialistas en su inmensa mayoría. Pero con todo, Puig se llevó tres 'puyas' lanzadas con toda la diplomacia de la que suele hacer gala por el dirigente empresarial, a saber: los amagos de nuevas tasas que han sobrevolado cada tanto el debate político esta legislatura crean inseguridad, las reversiones sanitarias no son bien vistas por el empresariado, y ha cundido una cierta percepción de que no se reivindica la financiación autonómica con tanto ímpetu como cuando gobernaba Mariano Rajoy.

Al margen de estos toques de atención, encajados con naturalidad por el presidente en su condición de candidato (el 'diálogo' estaba organizado por la plataforma 'Volem Més', que apoya la candidatura de Puig a la Presidencia de la Generalitat el próximo día 28), el encuentro sirvió para escenificar el apoyo en líneas generales de la patronal autonómica a la política desplegada por el Consell en estos cuatro años, y la disposición a seguir colaborando en los próximos cuatro si Puig, como indican las encuestas, puede seguir al frente del Palau. Palacio reconoció el trabajo realizado para levantar la hipoteca reputacional de la Comunitat Valenciana, el esfuerzo inversor de la Generalitat en la provincia sobre todo en la recta final del mandato, o proyectos como el Distrito Digital para promover el cambio de modelo productivo.

La disposición del dirigente empresarial para participar en el acto, moderado por el rector de la Universidad de Alicante (UA), Manuel Palomar, había levantado ciertas suspicacias por el contexto: en plena precampaña, organizado por una plataforma de apoyo al candidato, se prestaba a una utilización de la patronal a favor del candidato socialista. Palacio, que participaba en este encuentro el mismo día en que la CEV se reunía con la popular Isabel Bonig en València para conocer sus propuestas y trasladarle sugerencias (tal como el día antes había hecho con el propio Puig, y seguirá haciendo con el resto de presidenciables), inició su intervención con una defensa de esa decisión, basada en la voluntad de CEV de influir en el debate político. Puig la agradeció en base a la "calidad democrática", que precisa de diálogo.

Miguel Quintanilla (CEV) y Rafael Ballester (Ineca) conversan antes del inicio del acto

En su intervención inicial (pues el empresario llevó la iniciativa en cada bloque temático propuesto por Palomar) Palacio destacó la incertidumbre del Brexit, la importancia de la venta de vivienda a extranjeros, el alto paro en ciudades como Alicante o Elche pese a la recuperación, y el agua, "un recurso que necesitamos absolutamente". Puig recordó que la renta per cápita valenciana está 11 puntos bajo la media, aunque ha comenzado a converger con la importante creación de empleo, y tranquilizó a Palacio: "El agua es fundamental para la agricultura y el turismo, hay que combinar reutilización, desalación y el Tajo-Segura, que es irrenunciable mientras no haya alternativa". Los dos apelaron a la solidarida en busca del bien común, porque "si a Alicante le va bien, le va bien al resto de España, ya que la Comunitat aporta más de lo que recibe", como destacó el jefe del Consell.

Colaboración público-privada

Los dos dirigentes se mostraron también de acuerdo en potenciar la colaboración público-privada, sobre las premisas de "concurrencia, transparencia, seguimiento y control de los resultados", como propuso Palacio. Una idea que Puig recibió gustoso, excepto en aquellas áreas que atañen al estado del Bienestar como la Sanidad. El presidente replicó al reproche por las reversiones asegurando que el modelo de cogestión por el que aboga "ha fallado en la sanidad privada". Eso sí, negó que su Gobierno esté en contra de concertar determinados servicios, "algo que hemos hecho y seguiremos haciendo con el objetivo último, que es una sanidad universal, gratuita y de calidad".

Pepo Ruiz (CCOO) y Yaissel Sánchez (UGT), junto a Francisco Sanguino, alcaldable del PSOE

En cuanto a la interlocución empresarial y la vertebración, Palacio destacó el papel de Salvador Navarro, sentado en primera fila, para vertebrar desde la patronal las tres provincias de la Comunitat ("ha hecho más por la unidad de Alicante que muchos alicantinos") y consideró que "estamos cosiendo la Comunitat, pero hace falta más; Alicante tiene que coserse adecuadamente, y tenemos que trabajar todos". En este punto, pidió a Puig "seguridad jurídica", y lamentó que las amenazas de tasas al azúcar, a los residuos o a las pernoctaciones van en dirección contraria y podrían perjudicar sectores como el turrón o el hotelero. "Sigamos en el buen camino que hemos iniciado con el diálogo social y la escucha activa; las decisiones unilaterales hacen peligrar la inversión".

Puig, una vez más, se mostró de acuerdo con su interlocutor, y tras felicitar a Navarro por lograr la unidad empresarial, destacó el potencial y la singularidad de la provincia de Alicante. "La diversidad no es un problema, sino una riqueza", defendió, "y el futuro de la Comunitat depende en buena medida de Alicante". El presidente admitió que el debate sobre las tasas "distraía de la recuperación económica", y que por eso su partido las descartó pese al empeño de sus socios en el Botànic, Compromís y Podemos. Puig esgrimió a favor de la estabilidad institucional de la Comunitat que la inversión extranjera ha crecido un 108% o que Banco Sabadell y CaixaBank trasladaron sus sedes a Alicante y València ante el desafío separatista.

Infrafinanciación al cuadrado

No podía faltar el bloque sobre la infrafinanciación y el déficit de inversiones, que fue el leit motiv del Consell mientras en Madrid había un Gobierno del PP. "Somos la penúltima provincia en inversión estatal", lamentó Palacio, "y necesitamos también inversión autonómica". El empresario recordó el término de infrafinanciación al cuadrado que acuñó durante su etapa en Ineca, y advirtió de que en el caso del Consell "la tendencia histórica es fea, aunque se ha empezado a revertir este último año. Pero no es suficiente". Palacio también hizo notar a Puig que "parece que hemos bajado un poco los brazos en los últimos tiempos, y no hay que relajarse". Las empresas de Alicante y la Comunitat compiten en inferioridad de condiciones, por lo que "hay que reivindicar gobierne quien gobierne".

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, y el presidente de CEV-CV, Salvador Navarro

El presidente, en este caso, aludió a la imagen del 'Levante feliz' que ha calado de la Comunitat Valenciana en el resto de España, y puso en valor que, al menos, "hemos conseguido que ya no se dude de que estamos infrafinanciados". Al margen del sistema de financiación autonómica, Puig citó otras 'patas' del problema como la deuda generada por la anterior, que lastra a la Generalitat (es la segunda conselleria en presupuesto cada año, con un pasivo total de 46.000 millones de euros), la no inversión en infraestructuras (3.000 millones menos) y la "invisibilidad". "Cuando hablé del asunto con el gobernador del Banco de España, no se creía que nuestra renta es 11 puntos inferior a la media, a pesar de que es un dato del propio Banco de España".

FP y Distrito Digital

En el último bloque, dedicado a formación y empleo, Palacio pidió a Puig "poner a bailar juntos a la educación y el empleo", y apoyar claramente la formación profesional para que la FP dual llegue a las pymes. También que se despolitice el Distrito Digital y la Agencia de la Innovación para blindar la continuidad de los proyectos, que "nos gustan", ante un posible cambio de color en el Gobierno. Puig admitió el decalaje entre la formación y el mercado de trabajo, y se comprometió a estudiar cómo adaptar la FP Dual para que llegue a las pymes. En cuanto a la segunda petición, descartó una "visión partidista" del Distrito Digital, que no es un objetivo en sí mismo sino una herramienta para digitalizar la Comunitat. "Lo que no entiendo es que se intente bombardear", lamentó sin aludir directamente al PP, "cuando ya es una realidad con 53 empresas en Alicante en estos momentos, que además está salvando el complejo de Ciudad de la Luz".

El presidente de la Generalitat cerró el acto con un anuncio electoral que no encajaba en ninguno de los bloques, de modo que lo introdujo él mismo en los últimos minutos: la fiscalidad. Puig recordó que "el peor impuesto es tener que pagar deuda" para criticar el "mercadeo electoral", y recomendó que el gasto corriente se realice con cargo al presupuesto y no con endeudamiento. Una vez establecido el marco, avanzó que el PSPV considera que puede incluir en su programa electoral una exención del 99% para el impuesto de sucesiones en el caso de la empresa familiar, como reclamaba la patronal. 

Noticias relacionadas

next