Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

a través de un proyecto artístico de la agencia utopicum

Tal vez haya un futuro mejor: creativos alicantinos imaginan la 'nueva realidad' con optimismo

20/05/2020 - 

ALICANTE. El aluvión de noticias negativas que ha estado inundando estos dos meses los distintos medios de comunicación han dejado poco espacio al optimismo en cuanto al futuro que nos espera. Ya sea en el ámbito sanitario, en lo económico o en lo social, todo parece oscurecerse bajo un denso manto de tenebrosidad. No ayudan los ejemplos que encontramos en la ficción, que ante situaciones similares han dibujado un escenario caótico y despiadado. Véase Contagio, Black mirror, El cuento de la criada, Mad Max, etcétera. 

Ante ese ambiente agorero que impera en estos momentos, la agencia alicantina de publicidad Utopicum ha querido lanzar, en este inicio de la vuelta a la normalidad, una iniciativa que pretende hacer algo de contrapeso en ese sentido. Un proyecto artístico que une a escritores e ilustradores para imaginar un futuro mejor en el que tal vez hayamos aprendido la lección, si es que de eso se trataba. "Durante toda la crisis hemos estado trabajando desde casa, pero ahora queríamos aportar algo y ser útiles en una situación como esta, aunque no seamos sanitarios", explica Pau López, socio de la agencia y uno de los ideólogos de este proyecto. Así nació hace escasos días Érase un tal vez, una página web colaborativa que acumula mensajes positivos a través de historias de ficción relatadas por escritores y apoyadas en ilustraciones o fotografías creativas. 

"Queríamos imaginar un futuro en el que nos gustaría vivir", sentencia, apuntando que partían de una premisa muy clara. "Cuesta lo mismo imaginarlo todo mal que imaginarlo todo bien, así que vamos a hacerlo bien", afirma. Hay otra manera de imaginar, por tanto, y no se está usando. Sin embargo, puede revertir en la sociedad de forma beneficiosa, sobre en lo psicológico. "Hay que intentar sacar ese puntito de optimismo para poder aspirar a ese futuro bueno en el que la tecnología no tiene por qué distanciarnos, por ejemplo".

Lo era algo íntimo, con un grupo reducido de creativos y artistas de la provincia de Alicante, pronto se vio respaldado por un gran número de escritores e ilustradores. Algunos ya han participado y otros irán apareciendo cada día en esta web, aunque sus historias también se publican en Instagram, planteándose esto como una ventana a la esperanza a través del relato y la imagen. "Cuando vimos que la idea gustaba, quisimos hacer partícipes, además de nuestros allegados, también a la gente a la que admirábamos desde lejos", confiesa. El publicista Toni Segarra, el ilustrador Morbix o el diseñador gráfico Christian Baumgartner son solo algunos de ellos. También Riki Blanco, Lawerta, Rafa Soto o Mitsusu Nagata. "Son artistas que nos gusta cómo ven la vida y que para nosotros significa mucho que participen en esto", afirma Pau López. Entre los alicantinos encontramos nombres como Raúl Gálvez, Claudia Ripoll, Nacho Macho, Rafa Galán o Carlos Gómez

"A pesar de haber nacido como consecuencia de esta crisis, y pretendiendo arrojar luz sobre cómo afrontar el futuro inmediato de esta crisis, lo que nos parece también interesante es que se trata de una declaración de intenciones global", apunta el creativo. Más allá de la crisis sanitaria que estamos viviendo, podemos imaginar el futuro sin el peso de esa losa de resignación que podríamos estar acarreando de forma inconsciente. "En nosotros está también tener ese puntito de positividad", sentencia. 

"Es además un agradecimiento a todas esas iniciativas solidarias y a esas personas que han dedicado tanto esfuerzo y trabajo en esta crisis", apunta. A pesar de ser colaborativo y voluntario, el proyecto no está abierto a la participación masiva de artistas. Algunos de los participantes también lo hicieron en la campaña de agradecimiento 40 días, 40 valientes. "Estamos tratando cada punto con mucho mimo y seleccionando a los participantes", explica. Un cariño que puede que haga evolucionar el proyecto al formato libro y, quién sabe, si audiovisual. "Las obras son propiedad de los autores y nosotros somos los que tienen la idea global y lo organizan; al hilo de todo eso, sí nos gustaría llevarlo a algo tangible y fuera de la red, así que aunque esto sea todavía algo embrionario sí parece que sea inevitable", sentencia. 

Noticias relacionadas

eL PASPARTÚ

Gallinas a dentelladas

Por  - 

La ilustradora Clara-Iris Ramos revisita la obra literaria del anarquista Rafael Barrett en una removedora selección de sus relatos, ilustrados por primera vez

next
x