X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la firma marmolera quiere reducir masa salarial tras tres años de pérdidas

Sindicatos y empresa se citan el lunes para abordar el ERE en la cantera de Levantina

8/03/2019 - 

ALICANTE. Ya hay fecha para la primera reunión entre la dirección de Grupo Levantina, el gigante alicantino de la piedra natural, y los representantes de los trabajadores que deben negociar los términos del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la firma. Como adelantó Alicante Plaza el pasado lunes, la dirección de Levantina, ahora con el ejecutivo de origen alemán Andreas Fluhrer como nuevo presidente, ha planteado a los sindicatos poner en marcha dos expedientes, uno para extinguir contratos y otro para modificar las condiciones laborales de la plantilla.

De momento no se conocen más detalles sobre el alcance de esta medida, para la que hay un plazo legal de 30 días. Pero sí la fecha en la que comenzarán las negociaciones. Los representantes de los trabajadores están citados para el lunes por la tarde con la dirección de Levantina para abordar el ERE en la cantera del Monte Coto, que explota la mercantil Levantina de Recursos Mineros SA, y el martes se repetirá el encuentro para estudiar las condiciones de la regulación de empleo en la planta de producción de Novelda, que en este caso depende de Levantina y Asociados de Minerales SA. El expediente afectará asimismo, como contó este diario, a la planta de producción de Galicia, en la localidad de Porriño.

La intención de Levantina es reducir la masa salarial que sostiene el grupo, que como contó este diario el miércoles asciende a 57 millones de euros anuales (según las cuentas consolidadas del último ejercicio), con una plantilla formada por 1.200 empleados. Levantina lleva tres años en pérdidas pese a que su facturación se ha mantenido relativamente (186 millones el último ejercicio, por 220 millones en 2014, el último año con beneficio), aún tras la caída de la demanda china y brasileña. No obstante, la merma de ingresos se ha combinado con dos años consecutivos de drásticos deterioros de activos en el balance, lo que llevó a la firma a perder 77 millones de euros en 2016 y 117 millones en 2017.

El ERE de extinción, que irá acompañado de otro expediente en paralelo para reducir los salarios de los trabajadores que sigan en plantilla, será el tercero que acomete la empresa en una década, dado que en 2009 ya redujo la plantilla en unas 200 personas, y de nuevo en 2012 aplicó otro expediente que afectó a otros 100 empleados de forma rotatoria. En esos momentos, la firma estaba controlada por la banca acreedora, liderada por BNP Paribas, que se quedó el capital de Levantina en vez de forzar su liquidación. Este nuevo ERE es la segunda medida de calado que propone el nuevo propietario, el fondo de inversión británico Bybrook, que adquirió el capital y la deuda de la empresa el pasado verano.

La primera medida fue, como ya contó Alicante Plaza, la reducción de capital en casi 100 millones de euros para compensar las pérdidas de años anteriores y reequilibrar el patrimonio (tras el deterioro de activos de 2017, la firma estaba en situación legal de disolución, con un patrimonio neto negativo). El fondo Bybrook fichó el pasado verano a Fluhrer, un experto en 'levantar' empresas en problemas, para incorporarlo como consejero, con el aval del ya expresidente Don Nicolson. A finales de febrero decidió situarlo al frente del consejo de administración para tratar de revertir la situación. Los sindicatos no han dudado en calificar de "muy desafortunada" su primera medida.

Noticias relacionadas

next
x