X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LOS VALENCIANOS LA PLATA EN LOS CONCIERTOS MOVISTAR+ CIGARRERAS EL 13 DE OCTUBRE

"Si te funciona y te va bien, intentas vivir de la música, al menos comer mejor"

10/10/2018 - 

Echando mano de uno de esos términos que el marketing ha empotrado en el habla popular como un periodista de la Fox en un tanque yanqui en Irak, el núcleo irradiador de los valencianos La Plata, Diego Escriche viralizó la red a principios de 2017 con la grabación casera del tema “Un atasco”, desatascante unidad de información con capacidad para reproducirse de manera exponencial. El boca-oreja virtual escampó el asombro y diferentes medios empezaron a hacerse eco. Poco después, Diego a la guitarra y la voz, junto a Patricia Ferragud a los teclados, Salvador Frasquet a la guitarra, María Gea al bajo y Miguel Carmona a las baquetas, reproducían el temazo y lo acompañaban de unas cuantas píldoras de post-rock desacomplejado, bajo la batuta en la producción del conocido Carlos Hernández, y publicaban Desorden (Sonido Muchacho, 2018), acompañado de una contundente andanada visual a cargo de los realizadores catalanes Aitor Bigas y Álex Sardà.

El sábado 13 de octubre se asomarán a la escena alicantina con una matinal en los conciertos Movistar de Cigarreras, a las 12 del mediodía. Marta Moreira mediante, hemos conectado el altavoz del teléfono para mantener una charla con Carmona y Diego, en una semana de puentes varios y escampadas programadas.


-Contadme alguna cosa que no hayáis explicado todavía a nadie.

-(Carmona) Bufff, ¡empezamos fuertes! Pues algo que no es que no se lo hayamos dicho a nadie, pero que puede que no sepa mucha gente es que llevamos sin ensayar tres o cuatro meses, porque como estamos tocando todos los fines de semana, se hace muy difícil quedar. Hay ciertas ideas de canciones nuevas que hasta que no podamos pulirlas en el local de ensayo, no van a madurar, y no queremos mostrarlas todavía en el escenario.

-¿No vais metiendo temas nuevos, todavía a medio hacer, en los conciertos, a ver cómo funcionan?

-Pues en el fondo sí… yo soy muy de la improvisación, he tenido otros proyectos como Teletexto, más rollo mad-rock, donde la improvisación era elemento central, pero tener tanta expectación con La Plata -en Instagram se pueden encontrara stories completas de nuestros conciertos, con el setlist completo, fotografías,...-, lo hace más difícil. De hecho, hemos llegado a tocar algún tema así, en esqueleto, sin letra incluso, más de una vez, y pasaban más o menos inadvertidas entre el resto, pero lo hemos dejado de hacer, debido a este seguimiento exhaustivo. Vamos sobre la marcha porque hasta ahora, ninguno de nosotros había tenido esta repercusión. Yo, con 28 años, soy el mayor, y jamás me había pasado, lo que nos hace medir mucho los pasos.

-Además de la calidad de la propuesta, la repercusión depende mucho también de estar en el lugar correcto, en el momento adecuado, con las personas indicadas para hacer circular el boca-oreja, ¿no?

-Es lo que decimos mucho por ahí, tener la... llámalo suerte, de que un primer tema, como ha sido el caso de “Un atasco”, guste tanto. Lo grabó Diego, lo compuso él todo, hizo la letra, lo grabó con una caja de ritmos -todos los instrumentos están grabados por él, menos la batería, que es una caja de ritmos-, lo subió a Youtube, apenas se lo enseñó a nadie, lo subió a su muro de Facebook, empezó a correr la voz por Barcelona, por Madrid, y al final se convirtió en el gran éxito que ha abierto la puerta a lo que ha venido después. Hace apenas un año cerrábamos un concierto en el Fastbeat de Benidorm con el vídeo de youtube de Diego… ¡porque no estaba ni el EP! Pero lo del “lugar adecuado”, jeje, tampoco es que València sea un lugar muy adecuado.

-Pero lo empieza a ser, ¿no? Parece que València y Alicante remontan vuelo.

-(Diego) Bueno, yo creo que en València siempre ha habido una escena bastante consistente, no creo que haya subido ni bajado, al menos desde que yo la conozco. Siempre me ha parecido muy interesante, con muy buenos grupos desde hace bastante tiempo. Tal vez lo único es que se ha visibilizado más. Hasta ahora todo ese panorama “subterráneo” no salía a la superficie en parte porque no quería salir. Hay una anécdota bastante curiosa con Antiguo Régimen, a los que les ofrecieron tocar en el Primavera Sound, les ofrecieron 300€, dijeron que no, subieron a 500€, dijeron que no, y ante la siguiente tentativa les respondieron que no, que ni por 300, ni por 500, que es que no querían tocar allí. Esa escena que se está visibilizando ahora se debe a que hay más grupos que quieren entrar en el circuito.

-¿Una mayor profesionalización?

-(Carmona) Si te funciona y te va bien, al menos poder vivir de ello. Si eres músico, una vida ya de por sí bastante difícil, a veces debes tomar la decisión de hacerte más visible, de que ya que las marcas y los patrocinadores han llegado aquí para quedarse, los músicos lo notemos.

-(Diego) En nuestro caso por ejemplo, hemos optado por más visibilidad y menos underground, para al menos comer mejor. Intentar ser nuestros propios jefes y no depender de otros trabajos, aguantando de todo cada día.

-Se os empaqueta a menudo como “la gran esperanza del post-rock millennial”, o algo similar… algo de esa actitud generacional sí que hay en esta postura, ¿no? De decirles a las generaciones anteriores “mira, tus mierdas te las comes tú, que nosotros ya lidiamos con las nuestras a nuestra manera”.

-(Diego) Jejeje… tal cual. Es que todo cambia, ahora mismo tocas en cualquier escenario y para que el propio escenario exista, es necesaria una marca detrás, un patrocinador, joder, pues ya que invierten en cultura, al menos que esté bien invertido. Es difícil convivir entre el rollo underground y la realidad de la industria.

-Post-nihilistas que sois…

-¡Nihilistas, pero no neoliberalistas!

-¿La imagen del grupo es parte imprescindible del paquete?

-(Diego) Sí, eso es algo que teníamos claro desde el principio. María, la bajista, que es diseñadora gráfica, siempre dice que “esto es un todo”, la música, la estética, lo que transmites con los vídeos. Esto es un juego, la cuides o no, eso ya es tener una imagen de grupo, ya estás emitiendo un mensaje, vayas impecable o desastrado como en el grunge. Desde quien cuida mucho la estética a quien no lo hace… o aparenta que no lo hace.

-(Carmona) Como dice Patricia, nuestra teclista, aunque vayas de dejado, con ropa rota o lo que sea, eso ya es una estética.

-(Diego) En los noventa, o en la primera década de este siglo, ha pasado mucho. Te puedes comprar por 40 pavos en internet una camisa de cuadros o rayas, que no se comercializa desde 1994, dos tallas grandes para que te venga enorme, como a los grupos power-pop de los noventa, y ya está.

-Venga, vamos hablar de música. Oigo “Un atasco” y reconozco una línea de bajo y un riff heredera de The Cure. Escucho “Me voy” y reconozco el paisaje sonoro de los Orchestral Manouvres in the Dark…

-(Diego) Sí, sí, “Un atasco” es muy The Cure… pero no tenemos una sola influencia. Lo que hemos intentado es que sobre todas estas influencias haya un sonido sólido que nos identifique, un toque que las una a todas. Queremos evitar que cada canción suene de un palo, porque esta va de The Cure, aquella de OMD. Incluso es un tema de identidad del propio grupo, si no tienes ese nexo común, cuesta identificarse con un discurso propio. No sonamos a The Cure, no sonamos a The Smiths, no sonamos a OMD, aunque todos ellos están ahí.


-¿La Plata es más banda de enlatado o de directo?

-(Diego) La banda la hemos preparado para el directo. Hay gente de nuestro entorno a la que no le molamos mucho al escuchar el disco, y al ver el directo ya cambian de opinión. Intentamos reproducir en directo la producción que le hemos dado a los temas en el estudio, pero la voz, por ejemplo, baila mucho más en el directo, o le metemos más velocidad, dependiendo también del público, la sala, del contexto.

-(Carmona) Tenemos un directo sólido, que se toca siempre igual, muy fiel al disco, pero con ramalazos punkies, más agresivos, mientras que el disco tiene un sonido más fiel a su productor, Carlos Hernández.

-(Diego) La voz y la batería del disco suenan muy a radiofórmula, te lo puedes poner en el móvil o en el coche, que funciona igual que bien. En el directo, tanto la batería como la voz son mucho más vivas.

-Para el concierto Movistar+ en Cigarreras el próximo sábado 13, ese contexto será una matinal, a las 12 del mediodía…

-(Carmona) Pues será igual de sólido, vivo y enérgico que si fuera nocturno. -

-(Diego) A mí me encanta, a las 12 de la mañana vamos a tener una energía muy diferente que a las 12 de la noche, igual eso es positivo para el momento. Si fuera una pinchada, a lo mejor no puedes adaptar tanto lo que pinchas por la noche a la hora del aperitivo, pero una banda permite mucho más adaptarse al ritmo de la gente.

Noticias relacionadas

next