X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el partido naranja vive todos los escenarios en 15 días

Semana grande de Cs como partido convencional: batallas, cargos 'titulares', expulsiones y rajadas

17/08/2019 - 

ALICANTE. Ciudadanos va ganando protagonismo, como partido convencional. Su entrada en los gobiernos, allí donde ha sumado con el PP, le ha generado situaciones con las que no estaba acostumbrado: sus cargos tienen ahora responsabilidades de gobierno, sustituyen a los titulares, en caso de ausencia por vacaciones -le pasó a Mari Carmen Sánchez, que fue alcaldesa por unos días; y ahora a Julia Parra es la presidenta de la Diputación de Alicante, en ausencia de Carlos Mazón-; tienen asesores y se pelean por ellos, y algunas facciones del partido, como el área de Organización, hacen comidas para exhibir su fuerza. En los casos en los que se está en la oposición también hay conflictos, como en Elche, donde la pugna entre el sector de Cantó y el de Organización e Institucional se reproduce. Y por último hay expulsiones: esta semana, se ha consumado la expulsión de los dos concejales del Ayuntamiento de Teulada-Moraira que dieron la alcaldía a Compromís.

Asesores en la Diputación de Alicante

Ya se ha firmado el decreto. La lista presentada por el portavoz de Cs en la Diputación de Alicante, Javier Gutiérrez -y avalada por Emilio Argüeso y por Jesús Gimeno- ha sido finalmente la que se ha impuesto, frente a la de Toni Cantó, que se presentó días antes. De esta manera, los asesores de Cs son Enrique Ponsoda; José Cano; César Martínez Tejedor; Vicente Castillo Molina; Inma Sala; Pilar Muñoz y Manuel Molina, David Ivars y Rafa Vives. La elección de los supuso la primera exhibición de la batalla interna que se vive en la organización por el control de las decisiones internas.

El portavoz de Elche, ridiculizado

Esa batalla también se ha reproducido en el Ayuntamiento de Elche, donde Cs tiene dos concejales y una asesora. Su nombramiento tampoco ha contado con el consenso de todas las partes. Finalmente, el nombramiento de Irene Ripoll fue avalado por el portavoz, Eduardo García-Ontíveros. El área de Organización e Institucional apostaba por Paz Gallud. Las consecuencias de esta pugna -de la que propios protagonistas no se cortan en criticar a sus rivales en público y privado- se vio días después: durante las fiestas de Elche se distribuyó una foto de la organización ocultando al portavoz.

Comida del aparato

Otra muestra más de la pugna que se vive fue la comida celebrada este miércoles en Elche. El sector de Organización y e Institucional, liderado por Emilio Argüeso y Jesús Gimeno, respectivamente, reunieron a sus cargos de confianza y concejales en el Hotel Huerto del Cura. La pretensión estaba clara: mandar un mensaje, son gente y quieren que se les respete. La prueba había sido la elección de asesores en la Diputación de Alicante.

Presidencia de la Diputación en funciones

Entre todo lo ocurrido esta semana, no hay que olvidar que Julia Parra es, esta semana, la presidenta de la Diputación de Alicante en funciones, fruto de su acuerdo con el PP y de la entrada en los gobiernos locales, algo que a duras penas se dio en el mandato anterior y que ahora se reproduce en muchos municipios, e importantes, como Alicante y Orihuela. Es una muestra más de que el rol de Ciudadanos ha cambiado hacia un modelo de partido tradicional.

Expulsiones en Teulada-Moraira

Y por si fuera poco lo sucedido, esta semana, el área de Institucional de Cs ha comunicado la expulsión de sus dos concejales del Ayuntamiento de Teulada-Moraira -Adrián Ruiz y María José Vidal-. Ambos, a diferencia que lo que ocurrió con los pactos con el PP y con el PSPV autorizados, desobedecieron las órdenes del partido y respaldaron a la candidata de Compromís, Rosa Vila, que, a la postre, se convirtió en alcaldesa después de 16 años de gobiernos ininterrumpidos del PP y de 40 de centro-derecha. No obstante, ante tal circunstancia, los firmantes del pacto ya establecieron un sistema de retribuciones por asistencias para salvar las excepciones de honorarios para los ediles no adscritos

¿Podrían haber pasado más cosas? Podrían. Pero todo lo ocurrido en la primera quincena de agosto muestra que Ciudadanos ya tienen los bondades y defectos de un partido convencional, con sectores internos, que no se ocultan, pugnas y batallas por asesores, con ediles con cargos de relevancia en ayuntamientos importantes y con expulsiones que otros contextos quizás se hubieran evitado en pro de la regeneración de una institución (o que hubieran posibilitado otro tipo de acuerdos). 

Noticias relacionadas

next
x