X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

subasta del inmueble con un precio de salida de 1,6 millones 

Se abre la puja: 20 días para presentar ofertas por el edificio del Colegio de Aparejadores en Altamira

12/09/2019 - 

ALICANTE. Proceso de venta oficialmente en marcha. El Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Alicante (COAATIEA) abre este jueves, 12 de septiembre, la subasta notarial del inmueble situado en la calle Rafael Altamira, que la entidad adquirió hace más de 15 años con el propósito de convertirlo en su sede institucional. Ahora, descartada esa opción, cualquier interesado en su compra dispondrá de un plazo de 20 días para registrar su oferta. El proceso se convoca con un precio de 1,61 millones, como adelantó Alicante Plaza el pasado mes de junio

El inmueble data de principios del siglo pasado y se compone de dos edificios con fachada a las calles Rafael Altamira y Mayor. Se sitúa literalmente junto al Hotel Amérigo a menos de 100 metros del Ayuntamiento. El edificio es de uso residencial y cuenta con 1.435 metros cuadrados sobre una parcela de 506 entre dos de los ejes más emblemáticos del Casco Histórico.

En la parte que conecta con la calle Rafael Altamira, consta de planta baja y dos plantas altas. La primera de ellas dispone de 467 metros cuadrados, un primer piso que ocupa 465 metros cuadrados; y un segundo de 444 metros cuadrados, según precisaron fuentes del colegio profesional a través de un comunicado. La zona que linda con la calle Mayor consta de una planta baja de casi 40 metros, dos alturas más de 42 metros cuadrados cada uno. 

El inmueble se encuentra catalogado como Bien Inmueble de Relevancia Local (BIRL) y queda sujeto a los límites de protección que se determinan en el Plan Especial del Casco Antiguo (PECA). Así, cualquier intervención debe ajustarse al respeto de su fachada, al margen de otros elementos interiores considerados de interés.

Como publicó este diario, la asamblea del colegio profesional acordó la subasta pública del edificio el pasado mes de mayo tras descartar los planteamientos previos que se habían sopesado para tratar de darle uso. En primer término, se pretendía convertir el edificio en la nueva sede colegial. Sin embargo, la idea quedó descartada ya en 2013, al concluirse que su emplazamiento tradicional, en la calle Ferré Vidiella, cubría con creces las necesidades del colectivo profesional sin necesidad de asumir costes para su rehabilitación. 

Cerca de tres años después se planteó la posibilidad de acometer esas obras con el fin de utilizar únicamente su planta baja para funciones propias del colegio y, a la vez, destinar sus plantas superiores al desarrollo de apartamentos turísticos. No obstante, ese planteamiento también acabó rechazándose después de que se hubiesen elevado consultas al departamento municipal de Urbanismo para evaluar la compatibilidad de ese uso mixto. 

De hecho, entre los posibles usos que sí se admitirían figura la posibilidad de su transformación en edificio de apartamentos turísticos o, incluso, en un hotel. En el mismo eje de Rafael Altamira, al margen del Hotel Amérigo, ya se están desarrollando las obras de otro establecimiento de cinco estrellas adquirido en pública subasta por la constructora Corisa al Ayuntamiento de Alicante. Además, existe al menos otro proyecto para construir un hotel boutique en el número 1 de la calle Alberola Romero, a cargo del fondo Vista Investments y la familia Soler

Noticias relacionadas

next
x