X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en un encuentro que tuvo lugar ayer

Regantes de la Vega Baja trasladan al presidente del CHS su malestar por el suministro y limpieza del río

20/07/2019 - 

ORIHUELA. Las comunidades de regantes, del regadío tradicional de la Vega Baja, miembros de Juzgados de Agua, Sindicatos de Riego y Comunidades del Regadío Tradicional se reunieron ayer con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) para trasladarle sus reivindicaciones ante lo que consideran "una clara discriminación respecto de otros usuarios de la cuenca". La reunión se ha dado en el marco de una serie de encuentros que el presidente del CHS, Mario Urrea, está llevando a cabo con regantes y asociaciones, en los últimos días, con el fin de escuchar sus demandas y estudiar las cuestiones planteadas. 

Dentro de las cuestiones previstas en el encuentro, los regantes llevaron la necesidad de adoptar medidas urgentes contra los residuos sólidos flotantes que discurren por el cauce del río Segura. Los regantes mantienen que, la responsabilidad "compete exclusivamente, a la Confederación Hidrográfica del Segura", y, según su postura, está dando lugar a la incoación de múltiples expedientes sancionadores contra las comunidades de regantes receptoras de los sólidos flotantes que llegan a sus tomas.

Dentro del encuentro, los regantes quisieron plantear al presidente de la CHS "la falta de garantía en el suministro de los volúmenes concesionales reconocidos a los usuarios de la Vega Baja". Los representantes del regadío de la comarca mantienen que disponen de 112 hectómetros cúbicos, cantidad que consideran escasa. "Se están tramitando tres expedientes para la asignación al SCRATS de los recursos de la Batería Estratégica de Pozos del Sinclinal de Calasparra, Vegas Media y Baja del Segura; aguas respecto de las que los usuarios del SCRATS carecen de cualquier derecho concesional".

Los representantes de la Vega Baja, asimismo, sienten que se les discrimina con respecto a usuarios murcianos de las Vegas Media y Alta, donde, "pese a tener menor superficie cultivable, disponen de un mayor suministro de agua". Se basan, dicen, en los datos, a tiempo real, que suministra el SAIH de la Confederación Hidrográfica. Los regantes aseguran que acudían a la reunión esperanzados de que la Presidencia de la Confederación fuera receptiva a las reivindicaciones de los Juzgados de Aguas, Sindicatos y Comunidades de Regantes de la Vega Baja del río Segura.

A lo largo de la última semana, Mario Urrea también se ha reunido con representantes de Huermur, con el alcalde de Abanilla y la comunidad de regantes El Porvenir, una delegación de Yecla o la alcaldesa de Molina de Segura, Esther Clavero, para atender las peticiones del Ayuntamiento sobre el estado de las ramblas del municipio. Son solo algunos de los últimos encuentros. 

A estas reuniones también acudió el Sindicato General de Aguas de Dolores, con el fin de hablar sobre la contaminación en el río Segura, provocado por los residuos sólidos flotantes que llegan al cauce a través de los canales de riego. El CHS, en estos momentos ejecuta obras de colocación de rejillas en el punto de entronque de los azarbes con los cauces para realizar una retención sectorizada. Los regantes tendrán que ser los encargados de limpiar el sistema y de colocar los residuos en los contenedores que deberán suministrar los servicios municipales implicados. 

La desembocadura del río Segura es uno de los lugares de acumulación de residuos, sobre todo plásticos, más críticos de los caudales en España y, lo es también, de los ríos europeos. La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) procedió en los últimos meses a limpiar la barrera de residuos flotantes presente en la desembocadura, en Guardamar y recogió 20 toneladas de basura. Por ello, ahora la CHS hizo un llamamiento para frenar "el uso como vertederos de los azarbes que llegan al río Segura".

La Confederación Hidrográfica del Segura planeó, a lo largo de 2019, la limpieza de las inmediaciones del río Segura, desde Orihuela hasta su desembocadura, de cañas y residuos flotantes, a partir de febrero. La confederación adjudicó a la empresa FCC Construcción las labores de retirada de materiales flotantes en el río Segura. Los trabajos se centraban en eliminar, sobre todo, cañas y otras basuras existentes en el cauce y que se acumulan en las cadenas de retención de flotantes desde la capital de la Vega Baja hasta su llegada al mar en Guardamar del Segura.

Noticias relacionadas

next
x