X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

liquidación y modificación del presupuesto para licitar inversiones

¿Qué fue de los 50 millones en obras para Alicante: el bipartito se aferra al pacto para contratarlas

7/07/2019 - 

ALICANTE. El nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante, un bipartito en situación de minoría compuesto por 9 concejales del Partido Popular (PP) y 5 de Ciudadanos (Cs), se prepara para afrontar la contratación de las llamadas inversiones sostenibles, ya definidas en el pleno de aprobación del presupuesto de 2019 por un importe global de hasta 50 millones. Se trata de uno de los acuerdos que puede tener mayor repercusión en la mejora de la escena urbana de la ciudad. Y será, posiblemente, la primera prueba de fuego real que PP y Cs tendrán que afrontar a lo largo del mandato recién estrenado, en la que se podrá medir su nivel de cohesión interna y su capacidad para alcanzar el consenso con el resto de grupos de la oposición.

A priori, se trabaja con la hipótesis de que no habrá problema para mantener ese listado de actuaciones, puesto que ya se negoció y se aprobó a través de una declaración institucional en el pleno de marzo gracias al respaldo de los cinco concejales de Guanyar y de los ediles no adscritos Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte. No obstante, el PP -que había barajado impulsar la licitación de esas obras incluso antes de que se celebrasen las elecciones municipales de mayo- acabó posponiendo su aprobación hasta que se constituyese la nueva corporación, con el ánimo de favorecer un mayor consenso entre los nuevos representantes políticos elegidos por los ciudadanos. 


Ahora, tras el 26-M, ni existe Guanyar ni tampoco se puede contar con los votos de Sepulcre o Belmonte, de modo que el actual bipartito puede verse abocado a superar un nuevo test. Parece difícil que los grupos de la oposición puedan negarse a que se ejecuten obras para mejorar la escena urbana. No obstante, la cuestión es si esos cuatro grupos considerarán que las actuaciones previstas hace unos meses son realmente las necesarias y las prioritarias. 

En cualquier caso, no hará falta esperar demasiado tiempo para comprobarlo. Fuentes municipales confirmaron a Alicante Plaza que el objetivo de PP y Cs es desbloquear ese paquete de obras de manera inminente para poder convocar los concursos de cuantas sea posible -al menos, las que cuenten con proyecto y pliegos ya redactados- antes del fin del año en curso. 

El primer paso para ello será aprobar la liquidación del presupuesto de 2018. Con ese acuerdo, se cerrará de forma oficial el importe del remanente disponible (dinero no gastado y, por tanto, susceptible de destinarse a esas inversiones). La última cifra oficiosa que se dio a conocer al término del mandato precedente era de cerca de 31 millones.

El segundo paso será incorporar ese remanente al presupuesto de este año (el de 2019) mediante una propuesta de modificación de crédito que permita destinar esos recursos a la ejecución de esas obras municipales. 

Para que ese ajuste contable prospere, el bipartito requiere de más votos a favor que en contra. O lo que es lo mismo, que al menos un edil de cualquiera de los cuatro grupos de la oposición (PSPV-PSOE, Unides Podem EU, Compromís o Vox) se abstenga. En ese caso, el alcalde, Luis Barcala (PP), podría deshacer el empate a 14 concejales haciendo uso de su voto de calidad. Y el tercer y último paso sería la aprobación de los procesos de contratación de esos proyectos: una potestad que ya quedaría en manos de la Junta de Gobierno. 

Noticias relacionadas

next
x