X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Principio de acuerdo del Hércules con Hacienda para pagar su deuda de 4,9 millones

Fotos. Rafa Molina
30/12/2016 - 

ALICANTE. No era una novedad porque en la Junta General Ordinaria de Accionistas de hace un año Carlos Parodi ya anunció que estaba cerca de pactar un nuevo convenio con la Agencia Tributaria, pero sí es cierto que esta vez ofrecía datos que permiten ser bastante optimistas.

El presidente y consejero delegado del Hércules adelantaba que el club tiene ya "un principio de acuerdo" con el fisco para dar salida a los 4,9 millones de euros que le adeuda a día de hoy. Una suma que debería haberse reducido hasta los cuatro millones de euros a estas alturas de haberse cumplido en los últimos meses el convenio suscrito en enero de 2013 cuando, eso sí, la deuda era de 8,7 millones de euros.

El Hércules suspendió el cumplimiento del citado convenio hace catorce meses si bien, mientras negociaba con la Agencia Tributaria, a golpe de requerimientos de pago de esta e ingresos extraordinarios el club, ha ido afrontando diferentes cuotas mensuales que ascienden a 80.000 euros cada una. No obstante, en este momento serían unos 900.000 los euros que el Hércules no ha pagado, suma que se corresponde con unas diez cuotas que a su vez empiezan a acumular intereses de demora y recargos.

Ahora bien, Carlos Parodi que visitaba hace unas semanas por última vez la Delegación de Grandes Contribuyentes, cree firmemente que el problema sí que está esta vez en vías de solución y que el acuerdo que rebaje sustancialmente la cifra que el club ha de abonar en Segunda División B a Hacienda se alcanzará en breve. De hecho, en enero tiene una nueva reunión con Soledad García, directora general de Recaudación, de la que espera salir con un convenio firmado que a su vez permita al club llevar a cabo la modificación del convenio con los acreedores ordinarios, algo para lo que tiene acuerdo desde hace más de un año (el apoyo de la Liga de Fútbol Profesional para otorgar al Hércules esta segunda oportunidad resultó fundamental), pero que todavía no ha sido posible formalizarlo al estar pendientes de lo que ocurra con el fisco. Si encauzar el problema con Hacienda es clave, aún lo es más firmar ese nuevo convenio con los acreedores ordinarios porque, de entrada, evitaría que el club se viera liberado del problema de tener que abonar 1,5 millones de euros el próximo mes de junio (después de haber esquivado dicho pago los dos últimos ejercicios, agotando las opciones de suspensión del convenio que contemplaba este).

Si bien con los acreedores ordinarios y la Agencia Tributaria, que no olvidemos que es un acreedor privilegiado, el Hércules busca más margen para pagar, otros acreedores como la Seguridad Social y el Ayuntamiento de Alicante sí están cobrando dentro de los plazos acordados en su día.

La situación del Hércules, en una categoría como la Segunda División B, es dramática, pero puede seguir siéndolo aun ascendiendo, si el Tribunal General de la Unión Europea no le concede la suspensión cautelar de la obligación de pagar al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) 6,9 millones de euros, como consecuencia de la declaración como ilegal por parte de la Comisión Europea del aval de 18 millones de euros prestado por el banco del Consell a la Fundación del Hércules en 2010. Dicha decisión de recuperación está recurrida ante el citado órgano jurisdiccional con sede en Luxemburgo, que no se espera que se pronuncie antes de dos años, pero sí que resolverá en breve la solicitud de la citada medida cautelar de suspensión del pago. Si no accede a concederla, el proceso de cobro de la citada suma pondrá contra las cuerdas al club por enésima vez y, si bien el Hércules puede tratar de dilatar el pago (será complicado encontrar bienes y derechos de su titularidad que embargar, dada su precaria situación socioeconómica), no es menos cierto que la jurisprudencia del citado tribunal y la política de recuperación de la Comisión contemplan que también es una solución, para resolver estas situaciones de desequilibrio de la competencia en el mercado comunitario, la liquidación de aquella sociedad que siendo obligada al pago no cumple...

Foto: Rafa Molina

Noticias relacionadas

next
x