X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de septiembre y se habla de Politica FAHREINHEIT 451 librería alicante teatro principal benidorm

al natural

Mireia Mollà: «No es contradictorio ser ecologista y estar a favor de los trasvases»

La conselleria de Agricultura y Transición Ecológica no estaba en su cabeza, pero reconoce que sí era parte del objetivo. Hija y nieta de agricultores, considera que el sector le ve como una persona valiente para defender el campo valenciano. Hará todo lo posible por ello y busca obtener más aciertos que errores aunque, si suceden, no niega capacidad para enmendarlos

16/08/2019 - 

ALICANTE. Mireia Mollà Herrera (Elche, 1982) se declara una luchadora. Una luchadora a la que la mayoría identifica detrás de un micrófono, en las sedes de Compromís, en el Ayuntamiento de Elche o en las Cortes Valencianas, pero ahora es Gobierno. Desde el pasado 17 de junio, forma parte del Gobierno valenciano, al frente de la cartera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. No lo reconoce públicamente, pero alcanzar ese puesto es el viejo sueño no solo de ella, sino de su familia, de su padre, Pascual Mollà, y de toda la corriente que forma Iniciativa del Poble Valencià en las comarcas del sur: poder cambiar las cosas de su entorno y de la Comunitat Valenciana. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Ella insiste en que lo importante no son las personas que dirigen, sino las políticas o la hoja de ruta que se aplica. No da la sensación, por el momento, de que la vida le haya cambiado mucho en su trajín entre Elche y València, más allá de una agenda implacable de actos y compromisos institucionales. La base de operaciones sigue estando en Torrellano, donde nació y pasó su infancia, compartida con Elche. En Torrellano viven sus padres. También residieron allí sus abuelos, los paternos —que eran agricultores— y los maternos —que vinieron de Andalucía—. Mireia atiende a la revista Plaza en una terraza de su pueblo, a la que acude cruzando la incesante carretera N-340, como lo ha hecho toda la vida, al día siguiente de asistir a los conciertos del Low Festival, y despojada de todo tipo de soporte institucional: ni jefe de prensa ni de gabinete, ni asesores. Mireia al natural.


*Lea el artículo completo en la edición de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next
x