Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la pandemia aumenta las inversiones en medidas preventivas pero no afecta a las ventas

Masymas gana un 27% más pese a la 'factura' de las compras en Murcia y el cierre en Teulada

7/10/2020 - 

ALICANTE. La cadena alicantina de supermercados Masymas (enseña explotada por Juan Fornés Fornés, con sede en Pedreguer) elevó su beneficio un 27% el último ejercicio, a pesar de que tuvo que afrontar gastos extraordinarios como consecuencia de la compra de tres tiendas en la Región de Murcia y el cierre por parte del Ayuntamiento de su supermercado en Teulada. El beneficio, así, alcanzó los 1,4 millones de euros (por 1,1 millones el año anterior), según las cuentas de Juan Fornés Fornés, de los que la firma destinó el 10% a dividendos.

La cadena de supermercados, tercera de su sector en la Comunitat por volumen de negocio tras Mercadona y Consum, volvió a experimentar un nuevo incremento de la cifra de negocio, que sitúa su facturación en 270 millones, un 3% más que en 2018 (cuando las ventas llegaron a 262 millones). La familia propietaria de la empresa, accionistas a su vez de otras mercantiles que no forman grupo de sociedades con Juan Fornés Fornés, anunciaron en marzo que la facturación en 2019 había alcanzado los 302 millones de euros.

Durante el pasado ejercicio, la firma de Pedreguer tuvo que hacer frente a varios gastos extraordinarios, anotados en la partida 'otros resultados', cuya factura se elevó a 740.000 euros. Fundamentalmente, el pago de las cuotas atrasadas de la Seguridad Social de los empleados de Mé Fresh Market, cuyas tres tiendas en Murcia fueron adquiridas en 2017 para reconvertirlas en supermercados de la cadena. La empresa ha recurrido la reclamación de la Seguridad Social al TSJCV, según la memoria.

También se incluyen en este epígrafe los gastos generados por las "obligaciones derivadas del cierre de una tienda y de la no apertura de otra tienda", con lo cual no se pudo recolocar al personal. Se trata, aunque la memoria no lo indica expresamente, del supermercado clausurado en 2019 en Teulada-Moraira, acción por la cual la cadena ha presentado una reclamación patrimonial contra el Consistorio que cifra el daño en 13,8 millones de euros, como adelantó este periódico.

Sección de frutería en uno de los nuevos supermercados de Masymas

La memoria de las cuentas indica que la cadena alicantina finalizó el año 2019 con 130 tiendas abiertas y 2.600 empleados. Ese año, Masymas destinó 9 millones de euros a reformar tiendas ya abiertas para adaptarlas a su nuevo modelo (con diseños más eficientes energéticamente y nuevas secciones como la de Cocina), así como para poner en marcha otras nuevas. Ya en 2020, la cadena ha inaugurado supermercados construidos desde cero en Dénia, en mayo, y en Cartagena, en agosto, y tiene previsto abrir al menos uno más.

La memoria hace referencia también al impacto del coronavirus en la empresa en el apartado de 'Hechos posteriores al cierre', ya que aunque las cuentas se refieren al ejercicio 2019 se formularon el 30 de marzo, cuando ya hacía dos semanas que se había decretado el estado de alarma. Según indican los administradores de Masymas, el virus obligó a elevar la inversión prevista por la empresa, en el sentido de dotar de medidas preventivas a sus tiendas y su plantilla, pero al tratarse de una actividad esencial no impactó en las ventas de sus establecimientos.

Noticias relacionadas

next
x