X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de agosto y se habla de alicante TEMPORAL DE LLUVIAS grupo cdv alzis benidorm port hotels

entrevista | candidato de cs al parlamento europeo

Luis Garicano: "Viene otra desaceleración y la UE ya no tiene herramientas para reaccionar"

19/05/2019 - 

ALICANTE. Luis Garicano (Valladolid, 1967), economista y profesor de la prestigiosa IE Business School, autor del programa económico de Ciudadanos y responsable de política económica del partido naranja, lidera la candidatura europea de la formación en las elecciones del próximo domingo. Esta semana pasó por Alicante para participar en un mitin junto a la candidata a la Alcaldía, Mari Carmen Sánchez, en el jardín vertical de Las Cigarreras. Antes del mitin, Garicano atiende a Alicante Plaza para hablar sobre las elecciones, la situación económica y la política nacional.

-Una primera pregunta para centrar la conversación. ¿Cuáles serían, sin ánimo de ser exhaustivo, los grandes retos a los que se va a enfrentar la Unión Europea en la legislatura que se abrirá tras las elecciones del próximo domingo?

-Quizá el gran asunto de la legislatura va a ser todo lo relacionado con la migración, ahora mismo está muy bloqueado y ha creado muchas disensiones internas. El otro gran asunto pendiente es terminar la unión bancaria y prevenir futuras crisis económicas como la que hemos tenido del euro, y alcanzar un cierto grado de unión fiscal, que aún está en el aire. Nosotros, además de estos grandes temas, que queremos liderar, pensamos que Ciudadanos tiene que ir a Europa a liderar todas estas reformas, y también a luchar por restaurar el buen nombre de España. Aquí ha habido años en los que se ha dejado a merced de los nacionalistas y populistas.

-Hablando de nacionalistas, ¿cómo ve la candidatura de Puigdemont, que finalmente se puede presentar pero no recogerá el acta para no tener que venir a España?

-Me parece surrealista. Está usando todas estas triquiñuelas para tomarle el pelo a la Justicia española. Personalmente, creo que es prioritaria la reforma de la Euroorden. Nosotros nos hemos comprometido con esa reforma, no ratificaremos al nuevo comisario europeo si no inicia esta reforma.

"Puigdemont está usando triquiñuelas para tomar el pelo a la justicia europea. Es prioritaria la reforma de la euroorden"

-Hablaba antes de unión fiscal. Se oye decir mucho, sobre todo desde la izquierda, que en España hay margen para elevar la presión fiscal porque está más relajada que en países de nuestro entorno. ¿Es cierto?

-Nosotros no somos partidarios de elevar la presión fiscal. Hay que tender a reducirla. Los impuestos en España no son más bajos que en el resto de Europa; la recaudación sí. Tenemos un problema de fraude, de economía sumergida, porque muchos contratos se siguen haciendo en negro. Ahí sí hay margen para luchar, combatir la economía sumergida. Pero no subir los impuestos.

-¿Hay una presión por parte de las instituciones europeas a Pedro Sánchez para que suba los impuestos?

-Yo creo que va a haber una presión para que sea serio. A Europa no le importa cómo lo haga, pero sí que nos esté haciendo trampas al solitario como ahora. Una previsión de recaudación muy voluntarista, con subida de impuestos camuflada… es todo muy poco creíble. A Bruselas le interesa una previsión más creíble, unas cuentas que cuadren. Y también le interesa otra cosa, que a nosotros nos parece muy importante: unas cuentas que inviertan en el futuro. Aquí lo que está pasando es que estamos sacrificando la inversión por el consumo, son unas cuentas en las que cada año invertimos menos que el anterior y hay mucho gasto público que no es inversión.

"Con las disidencias del PSOE que están en contra de la trayectoria de Sánchez sí que se podría pactar"

-Hablando de Pedro Sánchez: en 2015 hubo un intento de pacto de investidura que no salió, luego Cs apoyó a Rajoy, en estas generales Rivera dijo que nunca pactaría con Sánchez, pero ahora parece que esa exigencia se relaja con vista a las autonómicas. ¿Se puede pactar con un PSOE que no sea “el PSOE de Pedro Sánchez”?

-Creo que la visión es que sabemos que existen disidentes en el PSOE. Por ejemplo en Aragón hay gente que está en contra de esa trayectoria, o en Asturias hay gente del PSOE que está más con Javier Fernández que con el nuevo líder… si esas disidencias existen, con esas disidencias que están en desacuerdo con la trayectoria de Sánchez se podría pactar. Pero tiene que ser gente que claramente haya expresado una insatisfacción con esta huida hacia adelante en todos los temas, tanto económicos como nacionales, en el plano económico y con el separatismo. Yo al respecto lo que diría, y creo que tiene que quedar muy claro, es que hemos aprendido que no podemos resolver el conflicto con los separatistas a base de ceder más y de retirar más al Estado de la economía y de la vida de los catalanes. Sin embargo, Sánchez se está planteando hacer nuevas cesiones. Y esa no es la solución, al revés, será un nuevo rearme para los separatistas.

-Volvamos a Europa. Uno de los grandes retos que afrontan países de nuestro entorno, y ahora también España, es el rebrote de movimientos populistas y xenófobos. ¿Cómo combatirlos?

-Sin duda. Nosotros pensamos que, para empezar, Bruselas tiene que ser mucho menos burocrática, mucho más cercana a los ciudadanos. Y por ejemplo, el Parlamento Europeo tiene tres sedes: este es el tipo de cosas que los ciudadanos no pueden entender. Debe concentrarse en una sola sede. Y queremos simplificar procedimientos. Por ejemplo, hoy hemos estado en la Euipo, y aquí hay duplicidades. Esta oficina que está creando mucha riqueza en Alicante y lo está haciendo muy bien, no tiene las denominaciones de origen, que están en Bruselas. Con lo cual puedes registrar Rioja como marca. O las patentes, que tampoco están y en España hay una oficina única. Hay mucho que avanzar para eliminar esas duplicidades.

-¿Y que la Unión Europea esté más cerca de los ciudadanos, de alguna manera?

-Sí, aquí hay dos cosas que hay que corregir. Una es que los partidos han visto Europa como un retiro dorado para sus cuadros y no se lo han tomado en serio, han enviado gente que luego no venía aquí a dar explicaciones porque tampoco hacían mucho. Entonces, hay que tomárselo en serio y enviar a Europa a gente de primera, y luego hay que venir aquí a explicar a los ciudadanos lo que estamos haciendo. Y yo me comprometo a las dos cosas. La lista de Ciudadanos es una lista que tiene gente de primera línea, varios potenciales ‘números uno’: desde Jordi Cañas a Mayte Pagaza, Soraya Rodríguez, Bauzá, Javier Nart… cualquiera podría estar liderándola en mi lugar. Es una lista de primera y vamos a Europa a trabajar, y me comprometo a que vendremos aquí a explicar lo que estamos haciendo. Y el segundo tema es que a Europa siempre se la ha usado para culparla de lo que no se ha hecho porque no se quiere hacer. En vez de ser una fuente de noticias positivas, los Gobiernos, cuando han hecho algo lo han hecho ellos, y cuando es costosa pues la culpa la tiene Bruselas. En resumen, hay que explicarlo mejor, tomárselo más en serio y echar menos culpas.

"El brexit es una parábola del populismo: se prometen soluciones fáciles a la tremenda y luego se ve que no es así"

-Aproximadamente un tercio de los diputados del Europarlamento van a ser diputados que están en contra de la existencia de la Unión Europea. ¿Eso va a ser un problema?

-Sí, y no solo los diputados sino también el Consejo: Italia, Hungría, Polonia… cada vez tenemos más países en el Consejo europeo que buscan paralizar o incluso retroceder con la Unión Europea. Eso es peligroso porque construir consensos cuesta mucho, pero es muy fácil romperlos. Podemos perder mucho de lo que hemos avanzado, desde la libertad de movimiento hasta la paz y prosperidad que nos ha traído Europa.

-Un ejemplo claro de esta nueva corriente sería el Brexit, que a nosotros nos puede afectar especialmente. Si es que algún día se concreta, porque a este ritmo… 

-Sí, es una saga interminable. Bueno, a mi el Brexit me parece interesante como parábola de lo que es el populismo, ¿no? Que siempre hacen estas promesas fáciles de “lo voy a solucionar todo yéndome, por la tremenda, dando un portazo”, y eso nunca funciona así. Y ahora vemos un país paralizado que no sabe por dónde va a salir. Han votado como treinta veces y nunca han conseguido mayoría en nada, ni en irse, ni en quedarse, ni en cómo… están muy divididos. Para mi es un toque de atención al resto sobre los populismos.

-Desde su punto de vista como economista. ¿Estamos ante un escenario de desaceleración?

-Sin duda. En España está más camuflado por el crecimiento del gasto público y del consumo público, pero hay unos riesgos políticos en el horizonte muy importantes. Principalmente, en Europa, Italia y el Brexit. Y en el mundo, la guerra comercial Estados Unidos-China. Y todo eso en un contexto, que es lo que más me preocupa, en el que no tenemos herramientas para combatirlo. En Europa la política fiscal ha llegado al límite, estamos muy endeudados, sobre todo en España, en el 100% del PIB cuando en la anterior crisis era el 40%, y también la política monetaria porque tenemos los tipos de interés al 0, no podemos bajarlos mucho más. Eso es lo preocupante, no tanto cuál es el contexto internacional, que ya es preocupante, sino cómo de corta es nuestra capacidad de respuesta.

-¿Algún consejo?

-España necesita que lo tomemos en serio y no volvamos a 2008, haciendo política aventurera que no tiene base sólida.

-¿Por qué cree que la economía no ha pesado en la campaña electoral?

 -Pedro Sánchez ha usado esta idea del miedo, que sinceramente no debería ser tal, porque en Andalucía que es donde gobernamos con el PP hemos cerrado cien chiringuitos en los 100 primeros días, que a eso sí debe tenerle miedo Sánchez. Pero este es un gobierno reformista y totalmente comprometido con las libertades. Pero lo cierto es que él ha conseguido tapar la situación económica con esa apelación. Tampoco se le puede pedir a los españoles que exijan unas previsiones económicas serias porque es difícil, cuando tienes un Gobierno que hace los cálculos mal, que la gente entienda por qué están mal hechos y de dónde viene el riesgo. La gente no tiene por qué saber macroeconomía.

Noticias relacionadas

next
x