X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la primera semana de reuniones finaliza sin avances

Los sindicatos piden a Levantina su plan de negocio para preparar la contrapropuesta al ERE

22/03/2019 - 

ALICANTE. La primera semana de contactos entre la dirección del grupo Levantina y los representantes de los sindicatos se ha cerrado sin demasiados avances en la negociación del ERE que plantea el gigante alicantino de la piedra natural. Las dos primeras jornadas de reuniones se han centrado en analizar la delicada situación económica y financiera que atraviesa la firma, que insiste en los 300 despidos como única forma de mantener la actividad.

Los representantes sindicales, no obstante, han reclamado a la empresa que les facilite su plan productivo y de viabilidad para los próximos años, con el fin de estudiar los costes y hacer una contrapropuesta que limite al máximo el impacto de la regulación de empleo. La solicitud se cursó en el primer encuentro, el pasado miércoles, pero hasta el momento no ha tenido respuesta. En este sentido, fuentes sindicales consultadas por Alicante Plaza lamentan que el primer contacto ha sido muy genérico y no ha permitido realizar ningún avance significativo en la negociación.

Como ha contado este diario, al margen de los 106 afectados en la cantera del Monte Coto en la localidad alicantina de El Pinós, Levantina plantea extinguir otros 201 contratos en distintas plantas de producción de Novelda y la que tienen en Porriño, en Pontevedra. En total, 307 afectados, lo que supone un casi tercio de la plantilla, para adaptar la actividad productiva a la demanda del mercado, tras la caída continuada de las ventas en los últimos ejercicios que ha generado pérdidas de 194 millones de euros desde 2016, tal como esgrime Levantina.

Los sindicatos esperan poder conocer ese plan de negocio en los encuentros que se celebren la próxima semana para realizar un análisis de costes en relación al volumen de negocio que espera consolidar la firma a partir de este año, y poder armar una contrapropuesta con menos afectados y, en función de dicho plan, recortes en otros costes de explotación. De momento, según las fuentes consultadas, no se ha entrado a fondo en las condiciones de la regulación (número de afectados, perfiles, condiciones económicas de la salida...), que quedan para los próximos encuentros.

El ERE, que irá acompañado de una modificación de las condiciones laborales de los empleados que sigan en la empresa para adaptarse a los nuevos turnos y el plan productivo de Levantina, es prácticamente la primera decisión que ha tenido que adoptar el nuevo presidente del grupo, el ejecutivo de origen alemán Andreas Fluhrer, designado por el fondo británico Bybrook para relevar a Don Nicolson el pasado mes de febrero. La regulación que se negocia en estos momentos es la tercera que acomete la firma en una década. En 2009 ya tuvo que llevar a cabo un ERE para reducir la plantilla en unas 200 personas, y en 2012 (ya en manos de BNP Paribas), la firma aplicó otro ERE rotatorio para 100 empleados.

Noticias relacionadas

next