Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

por el confinamiento de primavera y las restricciones actuales

Los restaurantes ven cómo el virus cancela el 95% de las bodas y el 65% de las comuniones

10/10/2020 - 

VALÈNCIA (EFE/Inmaculada Martínez). Los restaurantes han visto canceladas en los últimos meses muchas de las celebraciones que tenían programadas, a causa primero del confinamiento y después por las limitaciones en las reuniones sociales, y han registrado anulaciones del 95% de los banquetes de boda y del 65% en el caso de las primeras comuniones.

En las celebraciones que se han mantenido, los banquetes reúnen a un reducido número de comensales -entre 10 y 15 adultos y la misma cantidad de niños- y, pese a que los establecimientos organizan la separación de las mesas y guardan las medidas sanitarias establecidas, "la gente tiene miedo", según afirma a  Efe el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunitat Valenciana (CONHOSTUR), Manuel Espinar.

Esta reducción del número de banquetes y de comensales se traduce en una disminución de la mano de obra tanto directa como indirecta, ya que profesionales como los músicos, los técnicos de sonido, los sastres y modistas, los floristas o los decoradores mantienen una estrecha vinculación con esta actividad de la restauración y han sentido las repercusiones de la suspensión de eventos.

Las bodas se aplazan 

La paralización del sector de la hostelería desde el 13 de marzo hasta principios de junio provocó la anulación de las bodas programadas en ese periodo y algunas se aplazaron a los meses posteriores con las fechas de julio como las previstas para la vuelta a la normalidad.

Pero en julio no se hizo efectiva esa "normalidad" y más del 80% de las bodas que había para julio se anuló y se dejaron para el año que viene, mientras que las programadas para septiembre, octubre y noviembre también "se han ido al traste" en un 95% debido a las restricciones horarias que limitan a la una de la noche la apertura de locales.

Ese pequeño porcentaje del 5% que ha mantenido la celebración se ha recolocado en banquetes a la hora de la comida, pero hay novios que han decidido suspender la boda después de haber hecho dos movimientos de fecha.

Entre las causas que han motivado las cancelaciones, según el presidente de la Asociación de Banquetes, Ignacio Aliño, están el temor por la seguridad, ser persona de riesgo, las restricciones de desplazamiento desde otras provincias españolas o desde el extranjero para los invitados o "lo poco atractivo" que puede resultar casarse "en un ambiente de mascarillas".

"Todo el mercado de bodas está prácticamente perdido este año" y se ha trasladado a 2021, a la primavera, a partir de marzo, ya que pocas bodas se plantean para los meses de enero y febrero, ha comentado Espinar. En opinión de Aliño, aunque la cartera de reservas para el próximo año arrojara cifras superiores a las habituales, es "de perogrullo" que dependerá de la evolución de la crisis sanitaria, y el sector de banquetes "ya firmaría que estuviesen en el 20 o 30% por debajo de 2019".

Si la evolución no es positiva, los novios acabarán trasladando la boda a 2022 o celebrándola con un número más reducido de invitados; una cuestión que a nivel empresarial derivará en cierre de negocios y los que sobrevivan podrían registrar un crecimiento a costa de "heredar" la actividad de los competidores cerrados, advierte Aliño.

Comuniones: algunas sí

Algunas primeras comuniones previstas durante el estado de alarma se han celebrado en julio y agosto, y también en septiembre y octubre, en un número equivalente al 60% del total de las programadas para abril, mayo y junio. El resto, coincidirá en 2021 con las correspondientes a ese año.

Se ha dado la circunstancia de que algunas familias intuyeron en julio que septiembre podría ser peor y decidieron celebrar la comunión ese mismo mes, mientras que otras organizadas por colegios se han dejado para el próximo año.

Las cenas de empresa que tradicionalmente se celebran en la época navideña están paralizadas ante "un horizonte poco claro" y "nadie da el paso para contratar" pero el presidente de CONHOSTUR mantiene la esperanza de que, en menor o mayor cantidad, se hagan reservas a última hora.

"España es un país muy, muy tradicional, y todos estamos esperanzados en que habrá reservas de última hora aunque no sean lo multitudinarias de otros años", ha manifestado. Respecto a reuniones de empresa o de congresos, el teletrabajo y las videoconferencias han dejado a los restaurantes con "cero" clientes de estos ámbitos, así como a las empresas de cáterin. "La gente no viaja, no va a hoteles, ese flujo de negocio se ha perdido".

Desde el sector empresarial lanzan un mensaje de seguridad: ha habido pocas incidencias relacionadas con el coronavirus en el sector del ocio y la hostelería, son lugares reglados que respetan las normas de prevención. "Hacemos un poquito de policías", señala Aliño, a la vez que Espinar recuerda que la hostelería en general, y los salones de banquetes en concreto, son "los sitios más seguros" ya que, en caso de alguna incidencia, tienen los datos de trazabilidad de los clientes.

Noticias relacionadas

next
x