X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

desde el escaño / OPINIÓN

Lecciones vendo, que para mí no tengo

8/04/2018 - 

Durante esta legislatura y parte de la anterior, hemos visto como los partidos que han conformado el tripartito en el Ayuntamiento de Alicante, PSOE, Guanyar/IU y Compromis, daban continuamente lecciones morales, guardianes de la ética y valedores por excelencia de las esencias de la transparencia y de la regeneración democrática. Así se presentaron en 2015, tras suscribir un pacto de Gobierno dispuesto a enterrar décadas aciagas del PP, salpicadas de corrupción y de todo tipo de trapicheos a cuenta del planeamiento urbanístico o del plan zonal de las basuras en la Vega Baja: días de vino y rosas; y de yates.

Con el tiempo han ido denotando un tono de superioridad moral en ocasiones cargante, sin ir más lejos, todos hemos escuchado el discurso tan manido del portavoz de Compromis en Alicante, Natxo Bellido, a modo de un Mesías que iba perdonándonos de todos nuestros pecados y nos marcaba el camino... ahora, va camino de convertirse en el anticristo. Bellido, el repartidor de certificados de progresismo: feminismo, medio ambiente, economía del bien común; látigo de Cs por defender la libertad comercial....”Son ustedes lo peor del neoliberalismo salvaje”. Acabáramos.

Pues el tiempo pone a cada uno en su sitio, y los que iban de salvadores y se daban golpes en el pecho con la mano del puño cerrado, ahora deben guardar penitencia post-semana santa. Pues en los últimos días se ha ido destapando como el PSPV-PSOE y el Bloc, liderado por Bellido en Alicante, pueden haber concurrido presuntamente, en el mismo sistema de financiación que el Partido Popular en la Comunidad Valenciana. El Bloc, recordemos: el partido mayoritario de la coalición Compromís. Presunta financiación ilícita, nada ética y nada estética, del Bloc, con una onda exansiva que alcanza nada más ni nada menos que uno de sus referentes históricos: Enric Morera, el presidente de las Cortes Valencianas.

Las diligencias apuntan a que estos servicios electorales fueron abonados por diversas empresas, constructoras incluidas, a través de una presunta trama de falsificación de facturas, similar con la que el PP de Francisco Camps habría financiado las campañas de 2007 y 2008. Como en el caso del PP, también nos encontramos ante una presunta financiación b, ligado a los trabajos realizados para las campañas del PSPV-PSOE y del Bloc  a través de Crespo Gomar. ¿Modus operandi? Idéntico al del ramal valenciano de la trama Gürtel, el ramal de El Bigotes y Orange Market.

Y al igual que el Partido Popular, nos encontramos ante actos totalmente desmesurados, donde no se repararon gastos: avionetas, condones, campañas publicitarias de lujo.....Y con réplica en Benidorm, y en Alicante. En el caso de los socialistas, y en lo que concierne a la campaña local de 2011, Gabriel Moreno y Elena Martín acaban de cantar La Traviata en el diario Información: una mascletà gigante.

A lo que íbamos: los que venían a salvarnos a todos, los que venían de puros, al final han demostrado ser más de lo mismo, incluso han demostrado ser unos pésimos gestores, pues han priorizado las cuestiones identitarias y partidistas como la creación de chiringuitos políticos, la lengua y televisiones, frente a las cuestiones sociales, o a lo que ellos denominaban emergencia social. La emergencia social se ha quedado en enviar cartas a los padres con nombres valencianos para poner a sus hijos, y en financiar con 120.000€ a medios posicionados a favor de la independencia de Cataluña. El Bloc sabe mucho de eso.

Los ánimos en Compromis (Bloc más Inciatva del Poble Valenciá, más una cuota simbólica de Los Verdes) bajan revueltos. Mónica Oltra, lideresa de Iniciativa, ya ha ha empezado a marcar distancias con Enric Morera no vaya a ser que le salpique a ella, toda una estrella de La Sexta, el lío de sus socios, los nacionalistas de pata negra, el Bloc. ¿Qué opinará de todo esto el señor Bellido mientras nos reclama a Cs, de forma machacona, que apoyemos una especie de reedición del tripartito para relevar a Echávarri?

Por tanto, tras ver como la corrupción y los sistemas de financiación opacos se han repetido tanto en el Partido Popular, como en el Partido Socialista y en el Bloc (socio de referencia de Compromís), terminaré citando una frase de esas célebres camisetas que exhibieron hasta el empacho en campaña, en la que creo que coincidiremos todos los valencianos: no nos falta dinero, nos sobran chorizos.

Noticias relacionadas

next