X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

serán los socios preferentes para negociar

Las negociaciones en Elche a la espera, aunque el PSOE vería con buenos ojos repetir con Compromís

29/05/2019 - 

ELCHE. Una vez superado el sorpresivo resultado del domingo, lo que ahora hay en escena es lo esperable y normal después de los comicios municipales, salvo cuando hay mayorías absolutas: ambiente de negociación. Ahora mismo el qué es si el PSOE buscará gobernar en solitario, como ha repetido el alcalde Carlos González durante toda la campaña, o gobernar con Compromís, como le ha reclamado Mireia Mollà en diversas ocasiones, a quien no ha gustado la afirmación solitaria de su aún socio. A falta de una reunión formal, tan sólo ha habido comentarios cordiales y tanteos indirectos. Aunque en el seno de los socialistas ven bien repetir un pacto con los de Mollà, o al menos eso piensa una parte. Por el momento han creado una comisión negociadora cuya decisión deberá ser refrendada por la militancia.

No ha habido contacto formal para meterse en harina, pero ya se preparan para ello. El martes la Ejecutiva del PSOE se reunía a las 19 horas, Carlos González inclusive, para analizar los resultados obtenidos. También hacía lo propio Compromís. En el caso de los socialistas, la organización a nivel estatal ha establecido que "cualquier pacto de gobierno en municipios y diputaciones tiene que ser ratificado por una consulta vinculante con la militancia. De celebrarse este hecho, la consulta deberá celebrarse entre el 10 y el 14 de junio". 

La comisión negociadora estará formada por Ramón Abad, Patricia Maciá, Miguel Serna y Héctor Díez, un claro gesto hacia González por parte del secretario general, Alejandro Soler, el de incluir a Serna, un hombre de la confianza del alcalde —su actual jefe de gabinete—, que a pesar de que sólo cuenta con una persona de su círculo en la candidatura —Ana Arabid—, es quien ha ganado las elecciones y ha logrado cuatro concejales más para su partido. La comisión se reunirá con ambos para establecer funcionamiento y calendarización.

Compromís, socio preferente

De ahí saldrán las directrices que diriman hacia qué gobierno se dirige finalmente el PSOE. Fuentes socialistas entienden que el socio prioritario es Compromís, con quienes de momento tan sólo han comentado los resultados electorales y conversaciones de protocolo, como Ciudadanos, que por el momento quedaría como segunda opción en el caso de tener que recurrir a ellos, para investidura o coalición, aunque esto último parece lejos. En cualquier caso, desde el partido no tienen cordón sanitario con nadie, por lo que no cierran ninguna puerta. Pero los prioritarios para negociar serán Compromís. Aunque de puertas hacia fuera el discurso es el de gobernar con autonomía, de puertas hacia dentro la puerta está muy abierta y se ve con buenos ojos reeditar la coalición, aunque no hay nada descartado. 

O al menos es una de las posiciones más serias, porque puede haber diversas opiniones en el seno del partido. Al final, aunque ambas formaciones han antepuesto la estabilidad del gobierno a sus intereses partidistas, la realidad es que la gestión ha dejado varias heridas en diversos ámbitos. O al menos con algunas concejalías que han chocado en materia de competencias —además de decisiones opacas sobre el Mercado Central que no gustaron en Compromís—. Pero más allá de eso, la realidad es que se necesitarán igualmente: al PSOE le puede salir caro un pacto de coalición con Ciudadanos —que no de investidura—, con Compromís a pesar de todo hay buena relación y un pacto del Botànic por en medio. Y es mucho más natural y fácil sacar propuestas con quienes ya lo has hecho durante toda una legislatura, que no tener que estar buscando apoyos puntuales. En cualquier caso, de no haber acuerdo y voto en contra de Compromís en la investidura, una cuestión bastante improbable, el PSOE podría salir en segunda votación por ser el partido más votado. Pero sería generar un clima innecesario para sus intereses gratuitamente.

Noticias relacionadas

next
x