de 12,1 millones de euros; los ahorros municipales ascienden a 41,3 millones

Otra contrarreloj: las inversiones y gasto del remanente de Elche tendrán que ejecutarse en 2021

20/04/2021 - 

ELCHE. Una vez más, como en 2019, el bipartito tendrá que aplicarse en materia de Contratación para poder aprovechar el remanente que tiene del remanente de 2020 tras liquidar el ejercicio. Un montante que asciende a 12,1 millones de euros aunque con la diferencia respecto a las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS), de que esta cantidad se puede destinar a gasto corriente y partidas como cultura, ya que las IFS estaban circunscritas a obras generalmente de rehabilitación, mantenimiento e infraestructuras.

12,1 millones para 2021 a inversión o gasto corriente

Mientras que con las IFS había que dejar consignada la cantidad del proyecto en los pliegos de condiciones para no 'perderla' y tener que destinarla a amortizar deuda a final de año —un año para consignar la partida y el siguiente para ejecutar la actuación—, con la suspensión de las reglas de gasto del Gobierno estas condiciones han cambiado. Se abre el abanico con respecto a este tipo de inversiones, y no hay que destinarlas por ley a amortizar deuda si no se gasta todo

En cualquier caso, no se va a destinar todo a inversión. Para estos casos obviamente habrá que redactar los pliegos de condiciones de los proyectos, y teniendo en cuenta que ya es abril, el bipartito tendrá que acelerar porque la directriz del Ejecutivo a cambio de abrir el abanico de los remanentes y permitir que se sigan ejecutando los que no se finiquitaron en 2020, es que este dinero se tiene que gastar en 2021. Aunque una parte sí irá inversión, de momento se plantea que una se destine entre otros asuntos a cumplir con la sentencia pendiente de Bonavista para instalar el alumbrado público por 800.000 euros, también lo mismo para el sector MR-5 en La Marina, y se plantean partidas para educación, cultura o limpieza de colegios.

Unos ahorros de 41,3 millones de euros

En total, con el acumulado de años anteriores y la liquidación de este año, el remanente total es de 12.159.678 euros. Este remanente hace que a 31 de diciembre de 2020, el Consistorio tuviera en sus arcas 41,3 millones de euros, un líquido holgadamente mayor que el de 2019, de unos 33 millones de euros, porque no ejecutó todo el remanente que tenía el ejercicio pasado. Si bien es cierto que es una cifra importante, el bipartito prefiere no utilizar ese líquido para inversiones directamente y defiende que es mejor recurrir a un préstamo —de 8,3 millones, como aprobó pedir el viernes, que irá para los proyectos de los que dio cuenta Alicante Plaza— por la carencia y porque son intereses bajos.

La edil de Hacienda Patricia Macià estima, como defendió el año pasado, que es mejor tener ese 'riñón' por posibles imprevistos, poniendo de ejemplo la pandemia, y que de esos ahorros en las entidades bancarias se pudieron adelantar con rapidez las ayudas del Plan Resistir. También defiende que luego, como todos los años, hay una cantidad de 'dudoso cobro', que es el término específico para nombrar impuestos directos, indirectos, tasas o cánones que van con atraso o que no se sabe si se van a cobrar en el ejercicio en curso porque cuando se hace el presupuesto se trabaja con previsiones. Ese 'dudoso cobro' asciende a 25 millones de euros, cifra similar a la de años anteriores. 

Noticias relacionadas

next
x