X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La Generalitat deberá rascarse el bolsillo para mantener la concesión de autobuses en la Marina Alta: 700.000 euros anuales

El proyecto de servicio prevé una conexión con el hospital de la mayoría de los pueblos y un servicio bajo demanda hasta Castell de Castells 

2/08/2018 - 

DÉNIA.  La Conselleria de Infraestructuras ha publicado el proyecto de concesión del servicio de transporte urbano para la conexión interna de la Marina Alta, un servicio que pretende fomentar la interconectividad entre las localidades de la costa y las del interior y que apuesta por tratar de enlazar éstas con el Hospital comarcal situado en Dénia.

Con 33 localidades y 167.000 habitantes empadronados la Marina Alta presenta una gran dispersión y eso lo recoge el proyecto publicado por la Conselleria, que pretende unir a 29 de ellos a través de 12 rutas y de ellas una desdoblada en dos. Pero esa dispersión y el intento por cubrir la mayor parte del ámbito geográfico de la comarca tendrá efectos económicos, ya que la propia Conselleria ya reconoce que será deficitario unos 700.000 euros anuales.

Por ello afirma que la nueva concesión “se formula como un contrato de gestión de servicio público bajo la previsión de otorgamiento de un máximo de compensación económica (por la prestación de las obligaciones de servicio público recogidas en el título concesional), que podría ascender a cerca de 700.000 euros anuales en función del rendimiento comercial de la explotación”.

Aún así, la Generalitat defiende a renglón seguido que el modelo que se pondrá en marcha con la nueva concesión supondrá “un ahorro para la administración autonómica superior a los 225.000 euros al año”. Un ahorro que sale de la reserva de plazas que se deberá hacer en las diferentes rutas para el traslado de los escolares a los Institutos de cabecera de la Marina Alta.

En esta línea el proyecto indica que se constituye como un “titulo de naturaleza zonal con vistas a favorecer la incorporación de rutas escolares en el escenario temporal previsto para la ordenación de un nuevo modelo de prestación integrada”.

Respecto a las rutas proyectadas, la Conselleria apuesta por dar un servicio al Hospital de Dénia a las localidades que tienen menos de 1.000 habitantes, y en concreto destaca el servicio que eso sí, bajo demanda, conectará Castell de Castells con Orba y así con Dénia y el resto de la Marina Alta. Castell de Castell es la localidad más al interior de la comarca, está a casi 40 kilómetros de Dénia.

La línea 1 conectará Pego y Dénia, pasando por Els Poblets, la línea 2 Calp-Benissa hasta Dénia, la 3 conectará Benissa y Orba con paradas en (Senija, Lliber, Xaló, Alcalalí, Parcent, Benigembla, Murla, Venta del Zurdo); la 4 llevará a los pasajeros de Orba a Dénia pasando por Ondara. Por su parte la línea 5 comenzará en la Vall de Laguar hasta Dénia pasando por Orba y la 6 conecta Benissa y Xàbia pasando por Teulada y Benitatxell; mientras la 7 unirá Calp y Teulada por la costa (con parada en Moraira); la 8 Dénia y Xàbia, con dos variantes; una pasará por La Xara con parada en Jesús Pobre y Gata de Gorgos para llegar a Xàbia por la CV-734 y la otra irá por la carretera que discurre junto al Montgó para recoger a los pasajeros de las urbanizaciones. La 9 unirá Orba y Pego pasando por Sagra y Tormos. Y la 10 será el servicio bajo demanda de Castell de Castells.

El estudio señala que anualmente las seis concesiones que gestionan ahora este servicio tienen 276.000 viajeros al año, y generan unos ingresos de 365.425 euros, con una tarifa media de 1,32 euros pasajero.

Entre las exigencias de la administración para esta concesión -y para el resto- está que los 12 autobuses que asuman el servicio deberán ser nuevos, con 26 a 38 plazas, excepto para las rutas Benissa-Xàbia y Calp-Moraira-Teulada que podrán ser de menos de 25 plazas.

Al margen de la concesión comarcal, los municipios de la Marina Alta esperan como agua de mayo los proyectos de concesiones del transporte urbano en sus respectivas áreas. Algunos de ellos, como Dénia y Benissa han puesto en marcha líneas nuevas para cubrir unos huecos en el servicio que la Generalitat parece incapaz de resolver por ahora.

En Dénia, el Ayuntamiento hizo una prueba de conexión entre las urbanizaciones del extrarradio con el centro urbano, tras la experiencia piloto, contrataron con la empresa titular de la concesión -tras un concurso público- la apertura de la línea Dénia-Rotes-Montgó. Un servicio reclamado por los vecinos de estas zonas residenciales que ya no tienen que coger el coche para acceder al centro.

Igualmente en Benissa, que este verano han puesto en marcha una línea de autobús para acceder a la Cala de la Fustera y evitar los problemas de masificación que se producen en estas playas paradisiácas de la comarca. Una idea que aplicó Xàbia el año pasado en la Cala de la Granadella y que como informó Alicanteplaza este año presta mediante un tren turístico, con muchas más plazas que el minibús empleado el año pasado.

Xàbia también espera esa decisión de la Conselleria porque sus urbanizaciones si se puede decir que están totalmente aisladas y con un servicio de transporte urbano que no está dimensionado a la realidad actual del municipio, que además a partir de septiembre deja de funcionar al mediodía porque los autobuses están prestando el servicio de recogida de los escolares de los cinco colegios y dos institutos de la localidad.

Noticias relacionadas

next
x