Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

presenta su recurso contra la denegación de política territorial

La empresa del campamento turístico de Balsares en Elche pelea el proyecto para "reactivar el sector"

20/05/2020 - 

ELCHE. La compañía que había solicitado construir un campamento turístico en la pedanía ilicitana de Balsares, Park Homes Rentals y a la que Política Territorial, responsable en materia urbanística, había denegado el permiso para esta actuación, ha presentado un recurso contra la decisión y está al a espera del mismo. Como contó este medio, la mencionada conselleria rechazó la propuesta de Declaración de Interés Comunitario (DIC) presentada por la firma al considerar que generaba otro núcleo de población al estar cerca de un residencial de El Altet, lo cual generaba “crecimiento desordenado del territorio”. Sin embargo, desde la empresa estiman que en su proyecto, denominado ‘Las Lomas de Balsares’ no se genera tal núcleo, y apelan a que el proyecto dejaría 5 o 6 millones de euros anuales en la zona, aseverando que además es una buena ocasión para reactivar el sector turístico en la ciudad.

Los antecedentes del recurso

Para el rechazo de la DIC, que tuvo lugar en diciembre tras haberse presentado en junio de 2019, el Servicio Territorial de Urbanismo de Alicante argumentaba que la Lotup reclama para los campamentos de turismo que "no propicien la formación de núcleos de población o de características urbanas, como sucedería al implantar su propuesta junto al suelo urbano existente en el que ya se encuentran construidas numerosas viviendas unifamiliares”, y entendía que este campamento se encontraría ubicado a menos de 45 metros de un suelo clasificado como urbano residencial por el Plan General —junto al residencial Los Limoneros de El Altet—, lo que según ella contraviene el precepto de la correcta vertebración del territorio”.

La empresa con base en Albatera, que está a la espera de la respuesta final de la Conselleria, defendió en el trámite de Audiencia que en 2018 el Ayuntamiento de Elche había emitido un informe de compatibilidad urbanística vinculante con resolución favorable para la DIC. Con el recurso presentado en marzo de este año inciden en el mencionado certificado de compatibilidad urbanística, de “conformidad con el informe emitido previamente por el Arquitecto municipal del Consistorio y acorde al PGOU”, en entre los usos permitidos de la normativa se encuentran, previa declaración de interés comunitario, “determinadas actividades terciarias que den servicio a la comunidad, y dentro de las cuales se encuentran incluidos los campamentos de turismo e instalaciones similares”.

Defienden que no se crea núcleo poblacional

En los argumentos añadidos en el recurso, desde la empresa apuntan a que en la Lotup se indica que cuando la implantación de los mencionados usos sea de interés para el desarrollo turístico rural "podrá exceptuarse el requisito de distancia mínima, así como el de parcela mínima a que se refiere este artículo, previo informe favorable del órgano competente en materia de turismo”. Así como que el certificado municipal es vinculante tal y como exige la Agencia Valenciana de Turismo. En cuanto a otro de los factores que marcaron la decisión desde Valencia, el de formar núcleo poblacional, Park Homes Rentals señala que “el desarrollo de la actividad no podría suponer un núcleo de población, porque perdería la propia esencia de dicha actividad, sería contradictorio considerar núcleo de población a un campamento de turismo”, y añade que “la DIC es una concesión temporal, lo que implica que la actividad a desarrollar no es permanente, por lo que nunca podría suponer la formación de un núcleo poblacional como podría ser cualquier construcción en una zona urbanizable”.

En su opinión, dado que la propuesta aloja al turismo en zona costera, es un enclave ideal por el fácil acceso y escasa pendiente y por encontrarse justo entre el último punto de suelo urbanizable —del que destacan es una urbanización de chalets con escasa densidad y sin edificios altos—, y el comienzo de una zona forestal, rural. Sobre la baja densidad de la urbanización cercana, de ella aseveran que se requiere de unos 3.000 m2 para la construcción de una vivienda, y “en consecuencia, ello implica a que no pueda considerarse que con nuestro proyecto se forme núcleo poblacional alguno”.

Proponen hacerse cargo de monte natural abandonado

Por otra parte, aseveran que su propuesta supondría la recuperación del patrimonio rural y la infraestructura verde, al comprometerse a asumir por su cuenta el cuidado y mantenimiento de la zona forestal que linda con el terreno donde se ubicaría el proyecto, y que pertenece a la Generalitat Valenciana. Una zona que defienden “ahora está abandonada de cuidados necesarios de conservación por falta de presupuesto económico, y se llevarían a cabo todos los trabajos necesarios de conservación y cuidados, así como acondicionamiento de la zona para uso público, para practicar senderismo y zona de recreo, dotándola de caminos, bancos, papeleras, fumigaciones, riego, etc.”.

Por último, y en el aspecto de la inversión, indican que el proyecto representaría una inversión, una vez completado, “de unos 10 millones de euros, y unos ingresos en la zona de entre 5 y 6 millones de euros anuales y el mantenimiento de cientos de puestos de trabajo y negocios existentes en los alrededores, como pueden ser supermercados, restaurantes, bares, cafeterías…”.

Creen que además por la situación de la covid-19, es una apuesta para amortiguar el impacto en el sector turístico ya que señalan que podría atraer el interés del turismo doméstico, “que compensaría este decrecimiento que viviremos del turismo comunitario e internacional”. Respecto a esto último y por la experiencia de otro campamento de estas características que gestionan en Albatera, apuntan a que su público suele ser el de turistas de países nórdicos e ingleses, con alto poder adquisitivo y con presencia de larga estancia. Suelen estar nueve meses aquí ya que en mayo se van a sus países de origen y vuelven en septiembre.

Así pues, por el momento la compañía está expectante de recibir el fallo final de Política Territorial tras la presentación del recurso. Las Lomas de Balsares tendría un aforo para 218 personas y la actuación se propone en un terreno de 36.050 m2 de superficie, con 109 parcelas de las que 44 serían para caravanas y autocaravanas y 65 para cabañas o mobile homes, contando la actividad con zonas deportivas y de ocio, bar restaurante, piscina, parque infantil y zonas verdes de 13.132 m2, además de la posibilidad de realizar actividades complementarias como cicloturismo o senderismo. La zona de acampada sería de 16.662 m2 y unas edificaciones que ocuparían 4.572 m2. Además, se contemplaba también para los visitantes no residentes la posibilidad de utilización de las instalaciones del campamento.

Noticias relacionadas

next
x