X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Los residentes piden el equilibrio entre el crecimiento económico y la identidad local

La costa de Orihuela reclama más medios de integración y vínculos de unión con la ciudad

18/08/2018 - 

ORIHUELA. Los residentes en la costa de Orihuela están menos integrados en la identidad local oriolana y reclaman medidas para conseguir una ciudad más cohesionada y participativa. Así lo reclaman basándose en el informe que recoge la Estrategia Integrada de Desarrollo Sostenible para la ciudad y, en especial, el Cinturón Urbano del Monte de San Miguel.

El informe destaca la necesidad de encontrar el equilibrio entre el crecimiento económico y poblacional, más patente en la costa, con el mantenimiento de la tradición y de la identidad local que predomina en la ciudad y las pedanías. El fin, conseguir una cohesión en Orihuela, que, ahora, está fragmentada. Y es que, según detalla el informe, el crecimiento vertiginoso en el desarrollo turístico-residencial, con nuevas dinámicas asociadas como son, nuevas formas de consumo, de movilidad, de servicios, de especialización comercial, la creación de productos concretos y la atracción de nuevos residentes produce un fuerte desequilibrio en el territorio, donde los barrios del centro histórico y del resto de las pedanías, quedan excluidos ya que no han sabido ofrecer servicios a esta nueva ciudadanía de la costa.

La necesidad de encontrar un lugar de confort entre el crecimiento del turismo residencial y sus dinámicas económicas asociadas muy terciarizadas, con mantener las tradiciones y costumbres del resto del territorio, así como apostar por el sector económico tradicional como es la huerta, se presenta como uno de los ejes centrales de la visión de la ciudad.

Una costa más integrada y un centro más comercial

Desde el punto de vista de las oportunidades, los barrios del centro histórico se plantean como un motor que desarrollar como un centro proveedor de servicios, pero también de comercio especializado, restauración y de ocio. De este modo, se descongestionaría, según el informe, la oferta centrada en la costa. Como elemento integrador, además, el fomento del emprendimiento pero también del empoderamiento social presentaría a los habitantes de la costa como clientes potenciales para este nuevo centro de servicios y comercial, pero también de esparcimiento y del disfrute de la calidad de vida de un municipio cohesionado y cuidado. El desarrollo del centro histórico se presenta como un atractivo para la población extranjera residente en la costa, interesada por la idiosincrasia local, cultural y social, así como en la búsqueda de su propia integración en la comunidad oriolana.

Esta idea se materializa, según la Estrategia Integrada de Desarrollo Sostenible para Orihuela en un "programa de convivencia" ideado para crear espacios de encuentro entre la población residente en los barrios del Cinturón Urbano del Monte de San Miguel y los residentes en la costa. Ésta población de procedencia mayoritariamente anglosajona, pertenece a las culturas que fomentan el trabajo comunitario, por lo que este tipo de actuación sería muy bien recibida entre la población residente de la costa. Las actuaciones serían, por ejemplo, el intercambio de idiomas, de cultura, baile, danza, a través de dinamizadores sociales. También se podría fomentar la convivencia y la integración de las dos poblaciones.

Elementos que mejorar

Ante todo, los elementos para lograr una cohesión e integración pasan por el fomento de infraestructuras que promuevan el acercamiento físico entre ambos núcleos. La mejora de infraestructuras y servicios es crucial. La distancia por carretera entre la costa y la ciudad es de 30 kilómetros, y la carretera que los comunica muy deficitaria. La movilidad al interior del propio municipio es difícil y el transporte urbano muy deficiente. Estas son algunas de las reclamaciones que los vecinos de la costa, piden, se mejoren para una mejor integración de los residentes.

Por otra parte, es necesaria una cierta inversión en el mantenimiento de las infraestructuras básicas como son, el acerado, el pavimentado y la luminaria, esta última en muy mal estado, según afirman sus residentes.

El Ayuntamiento de Orihuel se enfrenta, también, auna difícil gestión de los servicios urbanos de una población flotante no definida en la costa. En efecto, es de especial interés resaltar que la población oficial y censada, es de alrededor 30.000 habitantes, sin embargo, las estimaciones que realiza el Ayuntamiento gracias al cómputo del consumo del agua así como con indicadores de la recogida de residuos la sitúa alrededor de 150.000 habitantes en los períodos de temporada alta turística.

Por otra parte, el desarrollo de la costa se presenta como el elemento de desequilibrio entre el resto de las entidades territoriales por su capacidad de crecimiento en tan corto espacio de tiempo. Esto produce grandes desajustes desde el punto de vista económico, territorial, ambiental y social. La costa lleva su propia dinámica de mercado del turismo residencial que como se ha visto durante la fase de análisis, es de un crecimiento espectacular, y esto puede ser un problema si no se controla y sobre todo, se gestiona y se ordena al interior de una gestión integrada de todo el municipio.

Noticias relacionadas

next
x