contratará 24 controladores para vigilar 

Elche limitará el horario de sus arenales con aparcamientos; tendrá un problema con las playas 'vírgenes'

11/06/2020 - 

ELCHE. El Ente Gestor que se encarga de diseñar el plan de actuación para la gestión de las playas municipales en el actual contexto de pandemia sigue avanzando poco a poco para darle forma a la temporada de baño en la nueva normalidad. Será un plan de contingencia dirigido tanto a las fuerzas de seguridad y los 24 controladores que le tocan a la ciudad que contratará Conselleria, como a los propios usuarios de la playa. Los arenales ilicitanos se sectorizarán, se limitará el aforo y el horario mediante aparcamientos rotativos, y se adecuarán vías de acceso y salida. Sin embargo, parte de ese nuevo protocolo será de difícil implantación en las playas 'vírgenes' con las que cuenta el término municipal, como La Marina, El Pinet o El Rebollo. 

Lo que está claro es que al menos este verano se ha acabado "estar todo el día en la playa", indica el edil de Seguridad Ramón Abad, quien apela también a la colaboración para facilitar las labores de seguridad que se tendrán que aplicar cuando empiece la temporada de baño, en torno al 20 de junio, que será cuando entren en vigor estas medidas. Se pide un "uso racional" y por ello se va a sectorizar la playa —no parcelar, como se está haciendo en otras—; sectores más amplios  con pasillos entre ellos. En cualquier caso, en arenales como La Marina, El Pinet o El Rebollo, más 'vírgenes' al haber sufrido menos la presión urbanística, será más complicado este reparto del terreno —por lo que la gente que pueda estar lo delimitará el aforo de la playa— así como la regulación del acceso y salida de las playas, cosa que se podrá hacer sobre todo en aquellas en las que hay pasarelas movibles. 

En ese sentido, la principal baza para regular el aforo y el horario de uso de las playas irá ligado a un aparcamiento rotativo que se habilitará en las mismas. No será una especie de servicio 'ORA' —no hay tiempo para modificar la ordenanza—, pero en la práctica será algo parecido, dado que mediante el tiempo estacionado del vehículo se medirá de alguna forma el tiempo a podar pasar en la playa. Lo cual tiene su complicación para llevarlo a la práctica, y de momento no se ha aclarado cómo, aunque se están trabajando distintas alternativas. Cómo se podrá avisar si alguien se pasa, o esperar a la voluntad personal para que se retire una vez pasado su 'tiempo', son algunas de las cuestiones que el bipartito tendrá que solucionar, a pesar de que se contratará a 24 personas que se ofrezcan para controlar estos horarios y aforos.

Por su parte, el Ayuntamiento ya señaló que no utilizará aplicaciones para contar y entrar al aforo, así que habrá que esperar, aunque las actuaciones se irán tomando durante todo el verano. Tampoco se conoce cuál será el aforo para cada arenal, aunque la Generalitat ha ofrecido una fórmula para calcular esos coeficientes en base a espacio, metros cuadrados, núcleos familiares, etc. Es uno de los interrogantes que quedan pendientes, como qué pasará en el aparcamiento con los residentes. Habrá que esperar a los próximos días. 

En otro orden de asuntos, según indica el edil de Turismo Carles Molina, ya está en marcha el pliego de socorrismo y están en contacto con las mercantiles del proceso abreviado —más rápido— para que presenten sus ofertas en unos días. 

Noticias relacionadas

next
x