alternativas para encajar la edificabilidad en el plan parcial

El puzle de las harineras de Benalúa en Alicante: 7 opciones para viviendas, oficinas, comercio u hotel

19/04/2022 - 

ALICANTE. El Ayuntamiento de Alicante y los urbanizadores del sector de las harineras de Benalúa (la denominada Unidad de Ejecución número 1 del Plan Parcial de Benalúa Sur) ultiman el estudio de opciones para configurar su futuro entre siete alternativas posibles. Se trata de encontrar la fórmula más adecuada que permita encajar la edificabilidad prevista en esa pastilla de suelo clave en el acceso a la ciudad, después de que Harinas Cloquell y Harinas Bufort hayan trasladado su producción hasta el polígono Riodel de Mutxamel, y de que se haya pactado la protección y conservación de los elementos de las dos históricas fábricas que revisten mayor interés como ejemplo de la arquitectura industrial de principios del siglo XX con el fin de darles un uso público.

Esas siete alternativas, ahora en fase de análisis por parte de los técnicos de la Concejalía de Urbanismo y de los arquitectos de los urbanizadores (los propietarios del suelo), son el resultado de las 16 opciones iniciales que se había llegado a contemplar para afrontar el futuro del sector y parten, en realidad, como variaciones de tres propuestas centrales en las que se propone la redistribución de las cerca de 100 viviendas que todavía quedarían por resituar, una vez garantizada la conservación de los edificios de las fábricas que revisten mayor valor, y de que el Ayuntamiento haya adquirido los derechos de edificabilidad que correspondían a Harinas Bufort en desarrollo del Plan Parcial. Ese acuerdo quedó completado el pasado mes de enero, con el abono de 1,4 millones, como informó Alicante Plaza.


¿Qué se propone en esas variaciones que siguen sobre la mesa? A grandes rasgos, en ese conjunto de posibilidades se plantea desde un hipotético incremento de las alturas previstas para erigir los edificios residenciales, que quedarían redistribuidos a espaldas de las instalaciones protegidas de las harineras o en sus bordes laterales, hasta la posibilidad de reequilibrar los usos previstos en el Plan Parcial original, aprobado en 2003, de modo que pueda incrementarse la superficie destinada a usos terciarios en detrimento de la reservada a la promoción inmobiliaria. 

Con ello, se reduciría la cifra de viviendas a construir para dedicar parte del sector al desarrollo de oficinas como dependencias administrativas para la instalación de empresas; a la ubicación de una zona comercial (como un supermercado) o, incluso, a la promoción de un establecimiento hotelero que quedaría situado ante el Parque del Puerto y el propio recinto portuario. Incluso se estaría barajando la posibilidad de que parte de esos usos terciarios pudiesen posicionarse (si se prefiere, superponerse) sobre la parte de los edificios de las dos fábricas a los que no llegue a darse un uso público, de modo que pueda abordarse su rehabilitación y transformación para ajustarse a las necesidades de su segunda vida, bien como edificios administrativos, o bien como hotel, al ser dos de las alternativas que dispondrían de mayor viabilidad en ese supuesto.

Para ello, el Ayuntamiento debería concretar con carácter previo qué edificios del entramado de las dos fábricas deberían quedar conservados en su fisonomía actual con la intención de albergar un uso público municipal posterior, entre los que se ha barajado que puedan utilizarse como sede de dotaciones culturales, deportivas, sociales o como dependencias administrativas. En principio, todo parece indicar que, como mínimo, el objetivo sería preservar las instalaciones de Harinas Cloquell y los silos del edificio de Harinas Bufort. Así, el resto de las naves quedaría libre para albergar esos otros posibles usos alternativos.

La solución definitiva a ese rompecabezas debería llegar antes del próximo otoño, con el fin de que pueda aprobarse la modificación del planeamiento inicial -en el que se preveía el derribo de las dos fábricas-, así como el proyecto de reparcelación. De este modo, se sentarían las bases para lanzar las obras de reurbanización pendientes en la última bolsa de suelo por desarrollar del nuevo barrio de Benalúa Sur, en el que ya se ha completado el desarrollo de la Unidad de Ejecución número 2. De hecho, en ese ámbito ya se ha puesto en marcha la promoción de la mayor parte de los once edificios residenciales previstos con un total de 511 viviendas, a iniciativa de compañías como Metrovacesa o Aedas Homes, entre otras.

Noticias relacionadas

next
x