Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

samar internacional reduce su facturación pero maximiza la rentabilidad

El imperio del plástico de Vicente Sala quintuplica su beneficio hasta 5,5 millones

21/10/2020 - 

ALICANTE. El imperio del plástico de Vicente Sala, el holding Samar Internacional, mejoró de forma notable sus resultados en el ejercicio 2019, pese a sufrir una pequeña caída de la facturación. A pesar de retroceder un 7,8% sus ventas, desde los 205 millones de euros de 2018 a los 189 millones que facturó el pasado ejercicio, el beneficio después de impuestos del grupo se disparó hasta los 5,5 millones de euros, más de cinco veces más que el año anterior (1,04 millones).

La mayor rentabilidad de Samar en el ejercicio 2019 se explica por una mejor gestión de los gastos de explotación (el gasto en aprovisionamientos se redujo en mayor proporción que los ingresos) y por la bajada de sueldos al propietario y los altos cargos de la empresa aprobados el año anterior, entre otras medidas, de forma que el resultado de explotación mejoró con menos ventas: 10,2 millones en 2019 por 6,8 millones un año antes. Los gastos financieros también fueron menores (cabe recordar que en 2018 Samar tuvo que hacer frente a los gastos de refinanciación para comprar la parte de las hermanas de Vicente Sala), de forma que el resultado neto se quintuplicó.

El informe de gestión señala que "durante el ejercicio 2019 el grupo ha continuado con su actividad tanto a nivel nacional como internacional, en un contexto complejo en los países sudamericanos", aunque Sala considera que "no existen riesgos significativos derivados de la operativa habitual", por lo que Samar mantiene sus planes de expansión (hace un año abrió una filial en Estados Unidos). El informe señala en los "hechos posteriores al cierre" el impacto de la pandemia del coronavirus, aunque a la fecha de formulación no se apreciaban tensiones de liquidez, retrasos en el cobro ni variaciones significativas la cifra de ventas, según se indica.

Eso sí, Sala tuvo que volver a sentarse con los bancos para conseguir una dispensa por parte de las entidades financieras para que no le exigieran en el corto plazo la devolución del crédito sindicado con el que compró la parte de sus hermanas en la empresa, ya que al cierre de 2019 se habían incumplido varios ratios finacieros. Según el acuerdo, de dicho incumplimiento podía derivarse la exigibilidad de dicha deuda, contraída por Hersa Enterprise, la sociedad holding dueña de Samar, con las acciones de varias sociedades (incluida Samar) pignoradas como garantía. La deuda financiera ascendía a 25 millones de euros al cierre del ejercicio.

Como publicó este periódico en su momento, Vicente Sala, primogénito del expresidente de la CAM Vicente Sala Bello y de Carmen Martínez, asesinada en 2016 en el concesionario Novocar, se hizo con la parte de sus tres hermanas en la empresa de plásticos a cambio de 54 millones, pagados con su parte en la sociedad patrimonial de la familia y en efectivo (de ahí la financiación bancaria, con las propias empresas como garantía). El 'divorcio' empresarial de los hermanos se produjo tras las tensiones vividas desde el verano de 2016, que culminaron con la muerte de la matriarca, y en un contexto en el que el hijo varón acusaba a su cuñado (absuelto luego por un jurado) del crimen.

Noticias relacionadas

next
x