Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El Hércules cumple cuatro meses casi paralizado

12/07/2020 - 

ALICANTE. El Hércules CF cumplirá este lunes cuatro meses desde que suspendió toda actividad deportiva como consecuencia de la pandemia del coronavirus y desde entonces el club, que pocos días después se acogió a un ERTE por fuerza mayor para todo su personal, continúa prácticamente paralizado a todos sus niveles.

Durante este periodo, la entidad no ha tenido prácticamente actividad de ningún tipo y sus únicos movimientos se han limitado a anunciar el fichaje de un secretario técnico, Ángel Becerra, de un técnico para su organigrama deportivo, Alejandro Valera, y a renovar su gabinete de comunicación.

Además, el Hércules se ha quedado sin presidente tras la dimisión de Quique Hernández en el pasado mes de mayo y sin uno de los miembros de su comisión deportiva, tras la salida de Paco Martínez.

Más allá de la presencia telemática del entonces presidente en las reuniones de la Federació de Fútbol de la Comunitat Valenciana (FFCV), la actividad institucional también ha desaparecido a excepción de contados mensajes en las redes sociales, cada vez más espaciados en el tiempo.

Las únicas noticias que han trascendido del primer equipo durante este periodo es la lista de jugadores que no siguen en la entidad tras el 30 de junio, cedidos incluido, y el regreso del entrenador, Antonio Moreno, al filial.

Fuentes del club alicantino aseguran que esta parálisis de la entidad se debe a la situación de ERTE, prorrogado hasta octubre, que vive su personal deportivo y administrativo, si bien esta medida laboral deberá levantarse cuando se inicie la pretemporada.

Desde la entidad se argumenta que se vive una situación atípica y que la competición en Segunda B no finalizará hasta que se decidan los ascensos, por lo que consideran que hay tiempo aún más que suficiente para planificar el próximo curso.

El club mantiene la confianza en la llegada de Carmelo del Pozo a la dirección deportiva, pero tras varios meses de negociaciones el acuerdo sigue sin hacerse público.

El club alicantino tampoco ha realizado movimientos para planificar su cantera, ni ha propuesto medidas concretas a sus aficionados para compensarles por los partidos que no se pudieron presenciar en el Rico Pérez como consecuencia de la pandemia.

Todo ello después de dos tercios de temporada lamentables en lo deportivo, ya que el equipo estaba en zona de descenso a Tercera cuando se suspendió la competición, lo que aumenta la sensación de frustración en la afición herculana.

El cuidado del terreno de juego del Rico Pérez es una de las pocas actividades que sí se han mantenido durante este periodo, por lo que al menos el estadio llegará preparado para el inicio de la competición.

Esta inactividad de la entidad, que dentro de dos años cumplirá su centenario, solo es superada por la que vivió durante la Guerra Civil, en la que como consecuencia del conflicto el Hércules cesó toda actividad social y deportiva.

Noticias relacionadas

next
x