X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Hércules busca el desquite y el ascenso tras remodelar su plantilla

19/08/2018 - 

ALICANTE (EFE). El Hércules CF afronta su quita temporada consecutiva en Segunda B con ganas de desquitarse de las dos últimas temporadas, en las que ni siquiera entró en las eliminatorias para el ascenso, y dar el salto al fútbol profesional tras haber renovado y rejuvenecido su cuerpo técnico y su plantilla.

Tras los dos históricos batacazos de las últimas temporadas, el equipo alicantino ha renovado su plantilla de la mano del entrenador catalán Lluís Planagumà, quien ha denominado su proyecto como 'Hércules 3.0', y se perfila como uno de los grandes favoritos al campeonato.

El conjunto herculano ha realizado, a falta de la incorporación de un medio centro, diez fichajes, con lo que ha remodelado todas las líneas, sobre todo el ataque, y ha apostado por la juventud, ya que cuatro de los refuerzos ocuparán ficha sub-23 y otros cuatro no superan los 25 años.

Los refuerzos y el bloque de jugadores veteranos que se mantiene del pasado curso, como el portero Ismael Falcón, los defensas Samuel Llorca o Pol Bueso, el centrocampista Chechu Flores o el atacante Juli forman una de las mejores plantillas por nombre y trayectoria de la categoría.

El próximo será el primer proyecto en Segunda B en el que no estarán en la plantilla Paco Peña, histórico capitán del equipo, ni el centrocampista José Luis Miñano, dos de los jugadores con más partidos a sus espaldas en las últimas temporadas.

Los diez fichajes son el portero Ferrán Ferri (Mallorca); los defensas Álvaro Pérez (Mestalla), Adrián Jiménez (Atlético de Madrid B), Pablo Íñiguez (Reus) y Nani (Villarreal B), los medios Jaime Alvado (Watford) y Diego Benito (Cartagena); y los delanteros Pol Roigué (Mallorca), Carlos Martínez (Tokio Verdy) y Sthepane Emaná (Nàstic de Tarragona).

El cuerpo técnico, a priori, ha elevado el nivel de los jugadores sub-23 y ha apostado de forma decidida por el ataque, talón de Aquiles del Hércules en los últimos años.

Para ello ha contratado a Carlos Martínez, quien anotó más de sesenta goles en sus últimas temporadas en Segunda B, y el camerunés Emaná, dos reputados delanteros de la categoría.

El Hércules ha dejado sensaciones positivas en la pretemporada, en la que ha ganado cinco de sus ocho partidos, aunque en el entorno de la entidad alicantina, tras las últimas experiencias, nadie se fía del todo y se quieren hechos concretos.

El objetivo del equipo alicantino, que arrancará la Liga como local ante el Ontinyent, es instalarse en la cabeza desde las primeras jornadas, ya que en esta ocasión no tiene la distracción de la Copa del Rey.

El equipo necesita ganar en confianza en un campeonato en el que tendrá como grandes rivales a los filiales de Barcelona, Villarreal y Valencia, además de Sabadell, Castellón, Badalona, Cornellá o Alcoyano, entre otros equipos.

Noticias relacionadas

next
x