licitación declarada desierta por ofertas "de calidad técnica inaceptable"

El desdoble de Elche-Santa Pola vuelve a encallar: la Generalitat rechaza las ofertas del penúltimo tramo

26/05/2022 - 

ELCHE. La carretera CV-865 entre Elche y Santa Pola sigue su particular laberinto que dura ya cuatro años, y que finalmente culminará la próxima legislatura, aunque el objetivo era poder finalizar la intervención en este mandato. Ahora que el final de la obra está relativamente cerca, el proceso administrativo ha vuelto a encallar en el encargo de obras para el penúltimo tramo porque las dos ofertas que se han presentado a la intervención han sido calificadas como "de calidad técnica inaceptable", por lo que la conselleria de Política Territorial ha declarado la licitación desierta.

En este sentido, el pasado mes de marzo la conselleria activó el trámite administrativo para seguir con el desdoble ininterrumpido aunque por fases que está ejecutando en esta carretera. La siguiente intervención era el penúltimo tramo, la mejora de la seguridad vial en los puntos kilométricos del 3+600 al 5+500. Para ello, la Generalitat ya había presupuestado en las cuentas de este año 3,4 millones para una intervención con un plazo de ejecución de 15 meses. Sin embargo, aunque un mes después la Mesa de Contratación ya ha recibido un par de ofertas, las ha desestimado porque antes de entrar a analizar la valoración económica, en la parte técnica no han pasado el filtro.

La licitación se ha declarado desierta ateniéndose al pliego de condiciones técnicas, que establece que “las ofertas consideradas de calidad técnica inaceptable no serán tomadas en consideración para el cálculo de las ofertas anormalmente bajas ni para la determinación de la oferta más ventajosa, por lo que en el caso de no existir ofertas consideradas de calidad técnica suficiente, se procederá a declarar desierta la licitación”. Se habían presentado dos ofertas en forma de UTE, una es Sorigué-Involucra y la otra Ocide-Probisa, que han recibido 21,59 y 22,14 puntos respectivamente. El umbral mínimo para pasar el corte era de 27 puntos. En su justificación para valorar las ofertas, los técnicos plantearon que algunas propuestas eran genéricas, insuficientes o poco detalladas en apartados concretos.

Un nuevo contratiempo

Así, ahora la conselleria tendrá que dilucidar si se reinicia la licitación, se amplía el plazo de presentación de ofertas o qué actuación tomar. En cualquier caso, otro atasco que suma al que ya adelantó este diario: el antepenúltimo tramo, ya adjudicado a Pavasal en diciembre por 2,4 millones de euros, aún no ha podido empezar porque el contrato auxiliar de seguridad y salud en la actuación se ha tenido que aplazar al detectar la propia conselleria un error en el expediente. Hasta que no se adjudique no se puede empezar en el antepenúltimo tramo. Además, este servicio de prevención será también el que se utilice para este penúltimo tramo que se ha declarado desierto en el concurso público. Así que ahora son dos tramos los paralizados a nivel administrativo y que retrasarán más el proceso de desdoble. Un proyecto que por otra parte se desbloqueó en 2018, y que ya en 1995 se incluyó dentro del Plan de Carreteras de la Generalitat Valenciana.

Noticias relacionadas

next
x